BMW estrena en Colombia sus primeras 'scooter' de alta gama

BMW entra al mundo de las scooters con dos grandes máquinas, conmotores de 650 cm3 y 60 caballos de potencia en dos ejecuciones, unaturística y otra deportiva, pero ambas excelentes en la ciudad.

Redacción Motor

04:10 p.m. 27 de noviembre del 2012

Autogermana BMW empezó a comercializar en nuestro país, a raíz de su reciente lanzamiento mundial, las nuevas C 600 Sport y la C 650 GT.

La gran noticia es que no se trata de motocicletas multipropósito,
como estamos acostumbrados, sino que la marca alemana
decidió incursionar en el mundo de las scooters, cuya finalidad
principal es moverse por la ciudad.

Claramente, BMW no iba a proponer una moto pequeña sino unas scooters de poder y tamaño acordes con su línea de productos, empujadas por motores de 650 cm3 y capaces de rodar a 180 km/h sin ningún problema.

La respuesta de BMW para este segmento en el cual no tenía
presencia es una maxi-scooter que ofrece en dos referencias, las
cuales, a pesar de tener diferente denominación, comparten el mismo motor, un bicilíndrico en línea, refrigerado por agua, que produce 60 caballos de potencia alimentado por inyección electrónica y conectado a la rueda trasera por una trasmisión CVT, como es de rigor en las scooters.

Tuvimos la oportunidad de probar las dos versiones de esta moto,
la C 600 Sport, que es más dinámica y deportiva, y la C 650 GT,
más turística y que se destaca por su mayor comodidad. Aunque
son muy parecidas técnicamente, tienen una estampa muy diferente en cuanto a las farolas, carenajes y accesorios, además del tamaño, ya que la 650 GT es más voluminosa.

Al manejarlas se percibe de inmediato la posición de conducción deportiva de la 600 Sport porque tiene una altura del timón inferior y un asiento más delgado y duro, pero perfectamente compatible con el kilometraje diario. La actitud sobre la motocicleta genera
una elevada sensación de control y mucha comodidad porque la "cabina" ofrece mucho espacio para las piernas y la estatura no es un diferencial para quedar correctamente sentando.

La 650 GT tiene una ergonomía que apunta más hacia el confort para viajes largos, ya que el asiento es ligeramente más bajo y suave, el timón está ubicado más alto y es más ancho, el espacio para sentarse es más generoso y mullido tanto para el conductor como para el pasajero, que encuentra una útil plataforma para apoyar los pies en lugar de los estribos usuales, como ocurre en la
deportiva.

Pero la característica más importante que define a estas dos motos, además del confort, los accesorios y la suavidad de marcha, es la protección aerodinámica.

Ambas motos tienen muchos detalles interesantes de
equipamiento, entre ellos un freno de parqueo automático que se activa al bajar el gato central, y calentadores en los manubrios y la silla. El tablero de instrumentos lleva un velocímetro análogo, display digital multifunción, testigos de emergencia y ordenador
de a bordo con diferentes reglajes y datos para viaje.

En cuanto a la planta motriz, que ya describimos, se destaca por su suavidad de funcionamiento en bajas revoluciones. Da una rápida respuesta en el rango medio, lo que permite conducir la moto sin problemas en la cuidad y también ponerla a caminar a fondo en la autopista aprovechando los 60 caballos de potencia
que llegan a las 7.500 rpm.

Un aspecto muy importante que hay que tener en cuenta, a pesar del tamaño de las motos, es que el peso es muy racional.
Muestra 249 kilos en la Sport y 265 en la GT con el tanque lleno.
En cuanto a las suspensiones, BMW armó el tren delantero con una horquilla invertida de 40 milímetros de diámetro y en la suspensión trasera puso un amortiguador en el lado izquierdo en posición horizontal.

Ambas suspensiones tienen un generoso recorrido de 115 milímetros. El conjunto genera buena maniobrabilidad, firmeza y progresividad en las reacciones, cosas clave para una moto de
ciudad y, sin duda, para viajar.

También son muy estables y permiten una conducción realmente agresiva en calles o carretera sin mostrar el más mínimo síntoma de rebeldía a pesar de su tipología de scooter, aún rodando a fondo en las curvas. Son definitivamente sobresalientes por la combinación de cualidades urbanas y ruteras, que se complementan con una frenada perfecta que proviene de un sistema armado con un doble disco delantero de 270 mm y
otro trasero de la misma medida, por supuesto con un ABS muy efectivo, potente y fácil de dosificar.

RECUADROS:

Transmisión variable
Un punto destacable en estas scooters de BMW es la armonía de la transmisión, que está operada por un variador mecánico tradicional con embrague centrífugo automático de zapatas. Es un mecanismo patentado por BM W que se distingue por su resistencia y ausencia de mantenimiento, por lo cual la autonomía de la moto en cualquier condición de trabajo aumenta de manera importante.

Confort todoterreno
La C 600 Sport cuenta con un visor regulable mecánicamente en tres posiciones que hace las veces de panorámico, y los carenajes, en general, son más pequeños. La protección es buena, aunque en el C 650 GT es, obviamente, superior, ya que el visor es más grande y se regula electrónicamente en altura. Entre los accesorios y detalles con los que cuenta la 650 GT, hay dos guanteras en la zona del timón, un compartimiento debajo del asiento con nada menos que 60 litros de capacidad, que permite llevar dos cascos integrales.

En la "carrocería" de la Sport aparece un novedoso sistema FlexCase o baúl flexible. Cuando la moto está parqueada se puede desplegar debajo del cojín de la moto un segundo compartimiento que casi duplica la capacidad de carga debajo del asiento y permite guardar dos cascos integrales.

FRASES:

La GT poco o nada tiene que envidiarles a las motos de turismo, y cumple todas las funciones de una scooter ciudadana.

Las dos versiones ya están disponibles en el país. La GT cuesta 42,9 millones de pesos y la Sport, 39,9.

BMW cambió la numeración en las motos, 600 Sport y 650 GT, para diferenciarlas por razones de mercadeo, pero tienen la misma máquina.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.