BMW i3, primer modelo que la marca trae al país cien por ciento eléctrico

Un auto diseñado y fabricado para estar a tono con la movilidad urbana del futuro y proyectarse como líder en tecnologías 'verdes' hacia el año 2025. El Salón de Bogotá será su primera vitrina.

Redacción Motor

05:23 a.m. 04 de noviembre del 2014

Detalles del nuevo BMW i3

El i3 no es un eléctrico más. Es el resultado de varios años de investigación y desarrollo de BMW, que se lanzó por primera vez al mundo de los kilovatios en el 2009 con el Mini E conceptual y continuó dos años después con el Serie 3 Active E, ya un 40 por ciento más eficiente que el primero.

La creación del i3, que encarna todo el pensamiento y saber de BMW acerca de esta nueva forma de motricidad, arrancó cuando, paralelo a las pruebas con aquellos modelos previos, un batallón de diseñadores e ingenieros empezaron a trabajar en silencio alrededor de un vehículo que se convirtiera en la punta de lanza del ‘Proyecto i’, dirigido, exclusivamente, al desarrollo de automóviles híbridos y eléctricos de alto performance y carrocerías únicas. El primer resultado de ese chispazo es el BMW i3, el cual registra sobreventas en todo el mundo desde su lanzamiento en el 2013.

El i3 llegará a Colombia con esa doble misión: se presentará como el primer ‘citycar’” ecológico que la casa alemana comercializará en el país y, de paso, mostrará cómo se está proyectando la empresa a mediano y largo plazos a través de su nueva unidad de negocios.

El primer punto a destacar salta a la vista. No se trata de un auto conocido al cual le sustrajeron el motor de combustión interna y lo sustituyeron por una compleja red de cables, alambres y pilas, tal como sucedió con las maquetas E y Active E. Este es un carro que nació de ceros, con soluciones pensadas solo para él y desarrollado en una planta ecológica ubicada en Leipzig (Alemania), en donde las demás referencias de la marca de motores tradicionales no son bienvenidas.

El 95 por ciento de las piezas que componen el i3 fueron hechas con materiales reciclables y su revolucionaria arquitectura estructural consta de dos módulos, bautizados ‘Life’ (la jaula del habitáculo, en fibra de carbono) y ‘Drive’ (chasis hecho en aluminio para darles cabida a los componentes técnicos y de las suspensiones). Unidas, estas dos estructuras forman una masa que no excede los 1.190 kilogramos de peso con el vehículo armado en su totalidad y permite un interior cómodo y muy abierto para conductor y pasajeros.

Cada gramo de peso cuenta en la eficiencia del i3. Por eso fue calzado con llantas runflat de buen perímetro, pero bien angostas, con el fin de restar pesos innecesarios, reducir la fricción sobre el piso y procurar un mayor confort. De ahí también que fuera armado con puertas traseras suicidas, es decir, de las que abren de adelante hacia atrás. Esto les permitió a los diseñadores prescindir del paral central o ‘pilar B’ y jugar con las ventanas, que son muy generosas, a pesar del tamaño de la carrocería.

Al i3 lo mueve un motor eléctrico desarrollado por BMW con una potencia de 125 kilovatios equivalentes a 170 caballos, el cual entrega un par motor de 250 Nm. Esto se traduce en una aceleración de 0 a 100 kph en 7,9 segundos y una velocidad tope de 150 km/h, cifras sobradas si se tiene en cuenta que está hecho para rodar, esencialmente, en la ciudad.

Una vez al timón, el primer despistado con esta nueva tecnología es el oído, pues, parqueado o rodando, el motor no emite un mínimo sonido. Es el tablero el que anuncia, con los testigos encendidos, que el carro está listo para arrancar, y el cursor en D (Drive) el que le permite moverse hasta 60 km/h (velocidad tope permitida en las grandes avenidas de nuestras ciudades) en 3,7 segundos, si se aplasta a fondo el acelerador.

El segundo despistado es el pie, acostumbrado a retirarse del acelerador cuando el conductor quiere bajarle a la velocidad, pero que en este caso activa el modo de recuperación de carga para las baterías. En la práctica, la sensación es la de un carro frenando bruscamente de caja, de ahí que la manipulación de ese pedal obliga un trato diferente a la del vehículo convencional, pues en muchos casos es innecesario usar el freno.

El comportamiento general del i3 es excepcional. Una prueba de ‘eslalon’ a 40 km/h, por ejemplo, resulta un juego niños gracias a su bajo centro de gravedad, que se logra por la ausencia del túnel central y la ubicación de las baterías a lo largo y ancho de la superficie del piso, la cual permite una distribución ideal del peso (50:50 adelante y atrás).

La posición de la planta eléctrica sobre el eje posterior y la impulsión trasera también juegan un papel importante durante la conducción y le dan al conductor una muy buena sensación de estabilidad y control durante los 160 kilómetros de autonomía que logra con el uso normal en la ciudad, y los 200 si circula en modo EcoPro de baja energía.

El diseño del BMW i3 incluye las riñoneras frontales típicas de la marca, pero que en este caso no cumplen función diferente a la de identificar su origen. Los panorámicos delantero y trasero y las ventanas laterales también marcan diferencia frente a los demás vehículos de este tipo, pues otorgan una excelente visibilidad que se traduce en seguridad frente al caos del tráfico.

Autogermana arrancará la comercialización del i3 en dos versiones (la más equipada con asientos forrados en cuero y techo de cristal corredizo), varias opciones de personalización, un completo equipo de seguridad que incluye seis bolsas de aire y conectividad de última generación, baterías con garantía de ocho años o 100.000 kilómetros y precios que rondan los 140 millones de pesos.

Manuel Antonio Orduz

Detalles del nuevo BMW i3

Quince claves del BMW i3

DOS TONOS. Todos los BMW i3 combinan el color de la carrocería con el tono negro del capó, la tapa del baúl y los faldones laterales para darle identidad frente a los demás modelos de la marca.

MATERIAL DÚCTIL. La carrocería y los paneles de las puertas son de termoplástico, un componente liviano y resistente que contribuye también al buen rendimiento del vehículo.

SILLAS ERGONÓMICAS. El interior del i3 es sobrio y sencillo, con sillas forradas en algodones reciclables y espacio suficiente para cuatro pasajeros cómodamente sentados.

SUPERFICIE PLANA. Gracias a que las baterías van colocadas horizontalmente como plataforma del chasis, el piso de la cabina no tiene túnel y genera mucho más espacio para los ocupantes.

APERTURA TOTAL. Los diseñadores prescindieron del pilar ‘B’ o central de la estructura y lograron así mayor comodidad para la entrada y salida de conductor y pasajeros.

UNA PECERA. La sensación de seguridad al interior del i3 se debe también al enorme panorámico delantero, que alcanza a ‘robarse’ parte del techo y permite una visibilidad excepcional.

LAS LUCES. Los faros delanteros individuales están enmarcados por diodos luminosos en forma de ‘U’ y se prolongan hasta los guardabarros delanteros para darle un aspecto contemporáneo y deportivo.

CON EL ADN. La parrilla doble ovoide, típica de todos los modelos BMW, no cumple función distinta a la de emular el origen del vehículo. Eléctricos como este no requieren refrigeración.

PUERTAS SUICIDAS. La apertura invertida de las puertas traseras también contribuye a la comodidad del vehículo, aunque no puede realizarse si antes no se han abierto los portones delanteros.

RUEDAS GRANDES. El i3 circula sobre llantas 155/70 R19 calzadas en rines que pesan menos de siete kilos, una medida que ya fabrica Bridgestone para satisfacer la demanda de este modelo.

TIMÓN REGULABLE. Se puede manipular hacia arriba y hacia abajo, de acuerdo con la altura del conductor, e incluye mandos remotos para la información técnica y la manipulación del radio y el teléfono.

DOS PANTALLAS. El tablero es una pantalla led ubicada detrás del timón, y tanto el centro de entretenimiento como el GPS aparecen en otra que fue atornillada en la zona central, sobre la unidad de climatización.

SEGURIDAD Y CONFORT. El copiloto tiene acceso a una generosa guantera ubicada en el millaré y, al igual que el conductor y los pasajeros, está protegido al menos por uno de los seis airbags que posee.

MANDO CENTRAL. El manejo del radio y el GPS es intuitivo y se logra manipulando una perilla ubicada en la consola central al lado del selector de los modos de conducción Normal, EcoPro y EcoPro+.

SOLUCIÓN EJECUTIVA. El diseño del interior incluye generosos portapapeles en las puertas delanteras que no invaden las sillas, y un enorme espacio entre el millaré y el panorámico que sirve de repisa.


Los conectores

El i3 incluye un cable de conexión de emergencia que servirá para los tomacorrientes de las electrolineras futuras. El conector de pared será vendido aparte e instalado por expertos en la casa del usuario. Según Autogermana, esa unidad costará entre 2 y 3 millones de pesos adicionales.

Más barata que la gasolina

Según pruebas realizadas por BMW en Colombia, la carga completa del i3 cuesta hoy 3.553 pesos en estrato uno, 4.447 en estrato dos, 7.390 pesos en estrato tres, 8.698 en estrato cuatro y 10.420 pesos en estratos cinco y seis. Además del evidente ahorro en aceites y combustibles, el carro estará exento del pico y placa y podrá circular sin recarga por la ciudad durante tres días, al régimen de 40 kilómetros diarios que promedian los desplazamientos en Colombia.

La ‘caja de cambios’

La conexión de electricidad al motor se logra mediante un botón start/stop ubicado al lado de una palanca que hace las veces de ‘caja’, con mandos que solo admiten ‘drive’, reversa, neutro y parqueo y que se accionan con un pequeño switch.


DATOS
Durante los primeros meses, autogermana limitará la venta del i3 a usuarios de bogotá y sus alrededores mientras adapta todos los talleres de servicio de la marca a esta nueva tecnología. La idea de la importadora es realizar convenios con centros comerciales, parqueaderos y estaciones de servicio para la instalación de electrolineras.

150 kilómetros por hora alcanza el bmw i3 luego de acelerar de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos, una cifra comparable con deportivos y vehículos con motores de combustión interna de alto performance. Esto es posible gracias a que el motor entrega todo su torque a cualquier nivel de revoluciones.

50.000 dólares FOB es el límite que contempla la legislación colombiana para la importación de vehículos eléctricos sin impuestos. El BMW i3 costará alrededor de 140 millones de pesos, una cifra tan solo accesible a bolsillos privilegiados, pero que refleja su origen, toda la tecnología que posee y los materiales con los que está hecho.


Otros eléctricos en Colombia

MITSUBISHI I-MIEV
Estará para preventa en el Salón de Bogotá a un precio que ronda los 85 millones de pesos, incluido el cargador de pared. Sin embargo, el usuario podrá comprarle ese transformador a Codensa (Bogotá), empresa encargada de realizar la acometida en su casa o edificio, y pagarlo con la factura de la luz o bajo la modalidad de leasing.

BYD E6
Estos son los primeros taxis eléctricos que ruedan por Bogotá como parte de un experimento para evaluar su desempeño. Praco Didacol, distribuidor de la marca, dispuso siete electrolineras en su sede de la capital, con tarjetas de recarga de Codensa y Emgesa para los conductores. El plan pondrá a prueba 50 de estos carros durante cinco años.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.