BMW K1600 Nurb, un producto con líneas retro, pero que no desentonaría en una película futurista

El preparador belga Fred 'Krugger' Bertrand, reconocido por atrevidos proyectos con motocicletas, fue encomendado por BMW Motorrad de Francia para realizar una moto única basada en la K 1600.

Redacción Motor

03:50 p.m. 21 de octubre del 2014

Arte en dos ruedas

Sistema de audio, sillas con calefacción, control de crucero, luces de xenón con función adaptativa según las condiciones, suspensión ajustable, pantalla TFT para el computador de a bordo, motor de seis cilindros en línea: estas son características y elementos de equipamiento que inmediatamente ponen nuestra mente en un automóvil. Solo que no estamos hablando de un carro sino de la BMW K 1600, la más grande motocicleta de turismo del fabricante alemán.

Esta monstruosidad, que en orden de marcha y sin pasajeros supera con facilidad los 300 kilogramos en la balanza, fue el punto de partida que BMW Motorrad le asignó al preparador belga Fred ‘Krugger’ Bertrand para crear una motocicleta única. Lidiar con la tecnología y la electrónica equipadas en esta moto fue un gran reto, como bien dijo ‘Krugger’, pero el resultado final muestra un producto inigualable.

Inspirado en la BMW R7 de la década de 1930, 'Krugger' comenzó re¬emplazando el chasis por uno completamente nuevo que permitiera modificar la estética y la posición de manejo. La suspensión delantera también fue modificada, dejando intacto únicamente el amortiguador y, para dar una apariencia llamativa, tanto el tenedor delantero como el basculante trasero se ubican a un solo lado.

El motor de 1.649 cm3 y 165 caba¬llos no se modificó, pero para lograr un diseño más esbelto se pasaron los radiadores hacia los lados y el tanque de combustible bajo la silla, alimentado por un segundo tanque en la cola de la moto. Los enormes frenos de disco firmados por Beringer, con pinzas de seis pisto¬nes adelante y de cuatro atrás, fueron conectados al sistema ABS que equipa de serie la K 1600. Adelante, la llanta es de 21 pulgadas y la trasera, de 20.

Toda la parte baja de la moto está al descubierto y exhibiéndose orgullosa, mientras que la sección superior ha sido recubierta con un carenaje sencillo, pero por sus formas redondeadas y aerodinámicas, y desde el cual se extienden hacia los lados los manillares, parece una versión futurista de la mencionada R7.

Haciendo honor a su fama, ‘Krugger’ logró una vez más lo que muy pocos se habrían atrevido a hacer: convertir una moto touring en un concepto totalmente distinto, que no se vería fuera de lugar en una galería de arte o en una película de ciencia ficción.

BMW K1600 Nurb

Nada se dejó al azar y hasta los más pequeños detalles fueron estudiados para que al final nada pareciera fuera de lugar. El gran cuadro de instrumentos de la K 1600 se redujo a un sencillo tacómetro análogo, los brazos tanto de la suspensión delantera como de la trasera están a un solo lado de la moto para un diseño más cuidado, y al estar totalmente descubierto, el conjunto motor tiene un acabado digno de estar en una muestra artística.

Transformación

Partiendo de la BMW K 1600 donada por BMW Motorrad de Francia, 'Krugger' tuvo el reto de lidiar con una de las motocicletas más avanzadas en cuanto a tecnología. Varios elementos fueron suprimidos al no tener cabida en lo que se buscaba para el resultado final, pero el monstruoso motor de seis cilindros en línea no fue uno de ellos.

DATOS
3.000 horas de trabajo tomó la construcción de esta moto, cuya inspiración fue la BMW R7 de la década de 1930.

El nombre Nurb hace referencia a las siglas en inglés de B-Splines racionales no uniformes, modelo matemático utilizado en computación gráfica para generar y representar superficies y curvas, y también al famoso circuito alemán Nürburgring.

El paso más importante que se dio en todo este proceso de transformación fue deshacerse del chasis original y reemplazarlo por uno nuevo. Esto permitió cambiar radicalmente tanto la posición de manejo como la postura misma de la moto, dándole una apariencia totalmente distinta a la del modelo original.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.