BMW R 1200 GS, ruta y enduro con estilo

Esta icónica moto es la máquina perfecta para quien quiere viajar cómodo, rápido, con todos los lujos e incluir en su recorrido rutas accidentadas.

Revista Motor

06:27 p.m. 13 de julio del 2016
BMW R 1200 GS

BMW R 1200 GS

La primera impresión de la moto es su enorme tamaño, traducido en una intimidante estampa que hace pensar si será fácil conducirla en las intricadas calles y con el tráfico de Bogotá. Evaluar cómo hacer pasar las enormes tapas de válvulas que sobresalen de la carrocería sin dejar un rayón en las puertas de los carros que circulan a lado a lado es una preocupación que asalta de entrada. Pero las dudas se disipan al sentarse y sentir que la moto bajo las piernas no se percibe tan pesada ni difícil de maniobrar.

Solo basta con recorrer pocos kilómetros para sentirse totalmente compenetrado con la moto por muchos motivos, como la sensación de seguridad que transmiten sus frenos, la facilidad con la que se impulsa sin necesidad de hurgar todo el recorrido del acelerador y la desenvoltura para maniobrar en el tráfico, que convierten su conducción en una experiencia muy agradable, predecible y segura.

El impulsor de esta moto es de 1.170 cm3, de dos cilindros opuestos o tipo bóxer, con 4 válvulas por cámara, capaces de producir 125 caballos a 7.750 revoluciones. Son más que suficientes para mover sus 238 kilos de peso con total tranquilidad y llevarla (hasta donde pudimos acelerarla) a los 220 kilómetros por hora con más de 1.500 revoluciones de sobra en el tacómetro. Pero no solamente se destaca en el fondo, sino también en el pique, gracias al alto torque del motor, que en todos los cambios le permite una respuesta muy eficaz al acelerador.

Cuando hablamos del chasís de este monstruo tocamos el tema más sorprendente, que es la respuesta para maniobrar en el tráfico o cruzar en carreteras. Es espectacular. Una vez la moto está rodando parece una pluma y da la confianza para cruzar en espacios pequeños o acostarse en las curvas sin vacilar por la firmeza que transmite. La suspensión es ajustable en suavidad de acuerdo con la necesidad de quien conduce e incluye tres modos de dureza (suave, normal y duro), que la hacen variar generando respuestas muy diferentes en cada uno de ellos según el terreno por el que se transita.

BMW R 1200 GS

BMW R 1200 GS

Con 5 modos de manejo en los cuales la moto adopta diferentes durezas de la suspensión, así como el accionar de las ayudas de seguridad activa, como el ABS y el ASC (control automático de estabilidad), y la respuesta del acelerador, el conductor puede disfrutar la máquina en casi todos los terrenos y llevarla a los límites de la deportividad. ‘Rain’, el programa para rodar en asfalto mojado que activa todos los sistemas de control automático al máximo, suaviza la suspensión y retrasa la respuesta del acelerador. En ‘Road’ hay más eficacia del acelerador y suspensión más firme. En ‘Dynamic’, el recorrido del acelerador queda con ¼ de vuelta para estar al máximo, la suspensión totalmente dura y el ASC funciona más retardado. En el caso de manejo ‘Offroad’ hay dos opciones: Enduro y EnduroPro. En este último la moto desconecta casi totalmente las ayudas de conducción para que los expertos jueguen con ella. Todo se maneja desde botones fáciles de manipular, algo que se puede hacer con la moto en movimiento.

Los frenos Brembo y el ABS son perfectos y se pueden usar al límite sin problemas o pérdidas de trayectoria. Obvio, de acuerdo con el modo de manejo que se seleccione cambia su intervención, por lo que es necesario ser precavido.

BMW R 1200 GS

BMW R 1200 GS

El desarrollo no solo está enfocado en las prestaciones y la calidad de manejo, pues no podría ser una BMW si el lujo y el confort no van de la mano. Los asientos de conductor y pasajero son suaves y cómodos. También tiene calefactores en los mandos, luces ledes, y en el panel de instrumentos, además de tacómetro y velocímetro análogos, hay una pantalla LCD con toda la información necesaria (distancias totales y parciales, temperaturas mecánicas y de ambiente, marcha, combustible, modo de manejo seleccionado y dureza de la suspensión) y, como si fuera poco, control de velocidad crucero.

Quizá el único aspecto de la moto que no convence es el sistema de paso rápido y sin embrague de los cambios, porque es muy brusco cuando cambia las marchas y la moto tiende a jalar. Es mejor usar las 6 velocidades con el embrague de la manera tradicional.

Fue una gran experiencia estar a bordo de la R 1200 GS, en la cual cada peso de sus casi 84 millones de valor se disfrutan al máximo en cualquier camino.

Juan Pablo Clopatofsky Gutiérrez


DATO
El motor bóxer, de dos cilindros opuestos, que responde a la tradicional configuración de las motos BMW, desplaza 1.170 centímetros cúbicos y produce 125 caballos de potencia para mover los 228 kilos de peso de la máquina, que cuesta 84 millones de pesos.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.