BMW R Nine T Pure, el sabor de ayer

Simple, casi sin carrocería, motor plano de dos cilindros y apenas un ABS para el frenado, hacen de esta minimalista una máquina retro muy especial.

Revista Motor

04:53 p.m. 30 de noviembre del 2017
BMW R Nine T Pure

BMW R Nine T Pure

Una máquina singular, no solo por sus formas y concepto, sino también por la brutal respuesta de su motor de 110 caballos cargado con el peso mínimo posible.

Cada vez crece más la tendencia en el mundo de las motos de los modelos con aspecto clásico, pero construidos haciendo uso de los últimos avances en tecnología. En esencia, ese es el concepto de la serie R Nine T de BMW, una moto con toda la pinta de una ‘cafe racer’ como las que se hicieron tan famosas en la década de los 50 en manos de los rockers, muy minimalista en los detalles, pocos carenados, escapes modificados, suspensiones muy cortas y duras, con el fin de aligerarla. Resultado: un máximo desempeño, pero actualizada con los avances tecnológicos de hoy.

BMW R Nine T Pure

.

Probamos la versión R Nine T Pure, la más básica de la gama de este modelo. Cuando hablamos de básica en este caso sí que realmente lo es, a pesar de ser una ostentosa BMW, pero cuando se ofrece una moto con este concepto no hay cabida para nada más que lo estrictamente necesario.

Un tanque muy grande y alargado es la única ‘carrocería’ que viste la moto. Pero el motor forma gran parte de la pinta con sus cilindros opuestos horizontalmente, que sobresalen del chasís como en las grandes clásicas de BMW. Otro gran aporte lo hace el sistema de escape que, con el color azulado y bronce que toman los tubos con el calor, complementa el diseño y el aspecto retro. Para completar el conjunto, el manillar ancho y bajo hace perfecto juego con el velocímetro, único instrumento de la moto, terminando todo en la farola delantera redonda, tal como solía usarse.

El motor bicilíndrico tipo bóxer de 1.170 cm3 enfriado por agua y aceite, que produce 110 caballos de potencia a 7.750 revoluciones y 116 Nm de torque a las 6.000 revoluciones, es herencia del anterior modelo de la afamada moto GS 1200 conocida por sus siglas K25. El desempeño es realmente espectacular: la entrega de la potencia es brutal y el torque obliga a sostenerse fuertemente del manillar. La caja de seis velocidades tiene relaciones muy cortas permitiendo a la moto una respuesta muy agresiva a cualquier movimiento del acelerador. Toda la potencia pasa a la rueda trasera a través de un cardán, como se acostumbra en las motos de la marca bávara.

BMW R Nine T Pure

.

La suspensión es una grata sorpresa, porque la expectativa era que sería un ‘rejo’ total. Todo lo contrario. En el rodar cotidiano las suspensiones se perciben firmes, pero asimilan bien las imperfecciones del pavimento. Ya en carretera, al momento de cruzar exigido se debe tener en cuenta si hay desniveles en la vía, porque se siente mucha inestabilidad. En realidad, teniendo en cuenta el concepto de la moto, esperar confort y comodidad plenos va en contravía de la filosofía del producto, cuyo único objetivo es un chasís, motor, dos llantas y el mínimo peso posible para rodar a fondo, sin importar nada más.

Los frenos de disco en los dos ejes son más que suficientes
para detener la moto. El ABS es la única asistencia de manejo con la que cuenta la Nine T en la versión Pure.

BMW R Nine T Pure

.

Dentro de la gama se puede seleccionar cualquiera de las cinco versiones: R Nine T, Scrambler, Pure, Racer y Urban. Todas comparten el mismo motor, pero la gran diferencia radica en la carrocería, estilo y en algunas asistencias de conducción opcionales. Por supuesto, se puede seleccionar una vasta cantidad de accesorios para personalizar más la moto y hacerla tan única como lo será el dueño.

Probar esta moto fue una experiencia muy divertida. Es volver a los inicios del motociclismo, cuando la pericia del piloto era el factor diferencial en el rendimiento. Rodar en lo básico, sin protecciones contra las inclemencias del clima, con poca electrónica, además de la pinta retro, obliga a cambiar el chip, hacer remembranza, ponerse nostálgico y, de nuevo, emplearse a fondo para rodar por la carretera en un aparato de respeto.

Juan Pablo Clopatofsky G.

BMW R Nine T Pure

.

Arranca En 50 Millones
El precio del modelo de entrada, Puré, está fijado en 50 millones de pesos, y puede llegar a 60 en la versión Racer. En esa gama diferencial hay mucha variedad de equipos y accesorios para escoger cuál moto se adapta más al estilo de cada persona. Las boutiques de la marca son también una escala obligada para agregarle a la moto todo el equipo personal propio de cada especialidad y elementos de seguridad y homologación internacional.

Ficha técnica
Motor: bicilíndrico bóxer
Cilindrada: 1.170 cm3
Potencia: 110 caballos
Torque: 116 Nm a 6.000 rpm
Caja: 6 velocidades
Transmisión: por cardán

Noticias recomendadas

Más noticias

Sin S1. Un deportivo a la medida

La compañía búlgara Sin Cars llevará su modelo de acceso al Salón de Ginebra 2018, un súperdeportivo modular y configurable para calle o competencia.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.