Pista y ruta en la misma máquina: BMW S1000 XR

Adventure Sport es la manera como BMW la define. Es una moto que permite el uso diario, así como rodar en carreteras con un monstruo entre las piernas

Por Redacción Motor 

09:38 a.m. 07 de octubre del 2015
BMW S1000 XR

BMW S1000 XR

La S1000 XR completa la familia de superdeportivas de BMW, en un portafolio donde están la S1000 RR y la HP4, así como la Roadster S1000 R, la cual comparte el motor con este nuevo modelo, para completar cuatro opciones de motos de alto nivel de desempeño para todo tipo de público.

El motor de 4 cilindros, 1.000 cm3 y 160 caballos de potencia es una bestia. Cuando se es tan osado como para acelerar a fondo, el tacómetro y el velocímetro se devoran en segundos las 6 marchas sin tiempo de parpadear. El torque de la S1000 XR permite una respuesta muy agresiva en toda la gama de revoluciones, alcanzando su pico máximo a las 9.250 de las 11.000 disponibles. Además, el sonido del escape acompaña cada aceleración como la más afinada sinfónica.

Es claro que para rodar con seguridad BMW pensó en dotarla de todas las ayudas, como modos de conducción que permiten que la moto se adapte a los diferentes caminos. Para pasar toda la potencia de frenado al piso cuenta con ABS y se ayuda con el sistema de control de estabilidad, que disminuye el riesgo de patinazos. Como opción, la S1000 XR se puede pedir con los modos de conducción PRO, que incluyen la versión Dynamic y Dynamic Pro, para quienes desean llevar los límites más a fondo en carretera o pista, porque el ABS trabaja de manera más deportiva, y se complementa con el DTC o control dinámico de tracción, que actúa luego de la respuesta del acelerador.

BMW S1000 XR

BMW S1000 XR

Otro juguete es el asistente Pro de cambio de marchas, que permite subir o bajar los cambios sin necesidad de soltar el acelerador (cuando se aumenta de relación) ni operar el embrague. El mismo caso se presenta cuando se hace un rebaje, no se debe oprimir el clutch porque la moto sola hace la aceleración necesaria para emparejar las revoluciones del motor y la caja de cambios. Esto reduce la pérdida de tiempo en el paso entre cambio y cambio y permite un manejo más deportivo. Y, a la vez, ayuda a la estabilidad direccional porque la llanta de atrás nunca se bloquea al bajar los cambios.

Los frenos son algo excepcional, aunque deben operarse con mucha delicadeza porque son muy sensibles. En la parte delantera tiene dos discos con mordazas de cuatro pistones cada una que la detienen de manera impecable. Atrás un solo disco con una sola pinza de doble pistón complementa de manera perfecta el paquete, transmitiendo seguridad para acelerar con la certeza de que habrá cómo parar. Para las S1000 XR equipadas con el paquete Pro, el ABS viene con la función del mismo nombre, que permite frenar mientras se está cruzando sin que la moto retome su posición vertical, algo muy útil, pues nunca se sabe cuáles obstáculos se pueden encontrar en el camino.

BMW S1000 XR

BMW S1000 XR

Manejar la S1000 XR en carreteras sinuosas es muy divertido porque el chasis y ayudas electrónicas permiten cruzar en curvas pronunciadas sin problemas, a pesar del peso, que llega a los 228 kilogramos con el tanque de gasolina lleno. Es fácil de llevar y se siente liviana cuando se cambia de dirección. La suspensión es dura si se tiene pensado rodar largas distancias, más aún con acompañante, para quien el viaje puede resultar muy pesado. Obviamente ese comportamiento es parte del ADN deportivo de este tipo de motos de alto rendimiento. Para alguna facilidad, tiene un amortiguador en el manillar que evita los golpes a la dirección en el momento de acelerar.

Para ser una moto con tal nivel de desempeño, vale la pena resaltar la ergonomía de la posición de manejo, que es bastante erguida, evita la fatiga de la espalda y permite rodar más relajado.

La S1000 XR es bastante ancha y alta con respecto al piso, por lo cual para una persona de estatura promedio el proceso de parquear o manipular la moto en el tráfico puede ser algo complejo debido a que el apoyo se hace en la punta de los pies.

BMW S1000 XR

BMW S1000 XR

El cuadro de instrumentos cuenta con una pantalla LCD que muestra el cambio en que se transita, el modo de manejo seleccionado, la velocidad, información sobre la distancia recorrida y un cronómetro para cuando se va a la pista. El tacómetro es análogo, muy fácil de leer cuando se está conduciendo.

La S1000 XR es el aparato perfecto para quienes han soñado con una moto que les permita las prestaciones de una superbike con la comodidad de una multipropósito (como los modelos GS de BMW Motorrad), una combinación que une lo mejor de los dos mundos. Su precio al público es 68’900.000 pesos y ya está disponible en las vitrinas de la marca.

El chasis está diseñado para brindar gran rigidez torsional, resistir el torque del motor y permitir gran capacidad de maniobra. Toda la electrónica del ABS está controlada por una pequeña central ubicada bajo el sillín.

El diseño de la moto es muy moderno y agresivo por la doble óptica en la parte delantera. Los carenajes transmiten el carácter deportivo a la nueva S1000 XR.

FRASE
Un lema que le aplica bien a este modelo es: ‘úsela entre semana, córrala el domingo’.

* Juan Pablo Clopatofsky G.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.