El bote Anaconda, de diseño nacional, es finalista en el ShowBoats Design Awards de Montecarlo

Este proyecto de yate, del diseñador colombiano Juan Ortiz Rincón, recibió ese nombre por las formas y colores del acabado de la parte superior de la cabina, semejante a la piel de la serpiente.

Redacción Motor

07:59 p.m. 12 de noviembre del 2013

Vea imágenes del yate Anaconda

Con apenas 23 años y en último semestre de diseño industrial en la Universidad de Buenos Aires, el bogotano Juan Ortiz Rincón acaba de ser nominado como finalista en la categoría juvenil del ShowBoats Desing Award, que es el equivalente a un premio Óscar para los conceptores de botes y que anualmente se entrega en Mónaco.

Ortiz envió un espectacular trabajo, cuyas fotos ilustran este artículo, fruto de todos sus estudios y habilidades, además de una pasantía en el European Institute of Yacht Design y de su afición por los temas náuticos que conserva desde pequeño.

Es un complejo trabajo que partió de sus dibujos a mano hasta armar todo el proyecto del barco utilizando los programas gráficos de Rhinoceros, Solid Works, 3D Max, AutoCad, Photoshop, Adobe Illustrator y Corel Draw, sumados a diversos motores de renderizado. Más allá de todos los conceptos, la calidad y el realismo de las imágenes son de admirar, y ello supone un manejo excepcional de las herramientas gráficas.

El nombre del yate propuesto, ‘Anaconda’, lo relaciona claramente con nuestras tierras (www.anacondayacht.com) y seguramente todas estas ideas llamarán la atención de algún fabricante o magnate que ordene la reproducción real de este proyecto, teniendo en cuenta que este tipo de juguetes suelen ser personalizados y exclusivos.

Cuanto más diferentes y provocadores, mejor.

El Anaconda fue uno de los 40 trabajos que enviaron los aspirantes de todo el mundo para ganarse el premio de 5.000 euros y el reconocimiento y la proyección internacional de sus diseños.

Ortiz trabaja actualmente en el desarrollo de una moto eléctrica para transporte de carga en contextos urbanos, con sus respectivos equipos y accesorios, y ya está construyendo el primer prototipo funcional con miras a llevarlo a la producción. A juzgar por su corta edad y la larga lista de logros que ha tenido en sus estudios, habrá que esperar en el futuro muchas otras ideas de este colombiano que resalta en el mundo de los brillantes.

Todos los juguetes

Un salón que en la noche funciona como discoteca sirve también de garaje para el submarino DeepFlight Super Falcon y tres botes de apoyo para cuando los huéspedes deseen navegar o profundizar en los misterios del mar. Otro de los atractivos es un poderoso telescopio para observar las estrellas y explorar el universo desde alta mar. Y si algo exótico faltaba, en la parte trasera hay los elementos necesarios para la salida de globos aerostáticos.

Interior de ensueño

Una de las características del Anaconda es la amplitud de todos sus espacios, superior a la de barcos de similar tamaño. Hay zonas activas y pasivas lo mismo que unas partes para uso diurno y otras para la noche. La parte para el día tiene salón de desayuno, un club de playa y la zona de preparación y almacenamiento de los equipos de buceo.

En la noche está una zona que se adapta como salón de cine pero queda aislada de la cabina del propietario, que va en la parte superior.

En la cubierta hay parrillas para preparar teppanyaki, un yacuzzi en vidrio y zonas de relajamiento y para tomar el sol.

DATOS

Anaconda mediría 65 metros de largo y está pensado para viajes de aventura pero con todo el lujo y las comodidades de los barcos de placer.

La cabina tiene tres enormes camarotes dobles para los huéspedes, cuyos cuartos tienen acceso directo a la biblioteca, el spa, salas de masajes, peluquería, sauna y gimnasio.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.