La "caja negra" del Gobierno

La "caja negra" del Gobierno

Redacción Motor

03:56 p.m. 25 de junio del 2012

A última hora, pidiendo cacao, el Ministerio del Transporte logró que en la Cámara de Representantes le dieran una primera mirada al proyecto del flojo Código de Tránsito que estaba prácticamente archivado para próximas legislaturas.

Pasaron seis meses desde cuando el ministro Cardona lo radicó por primera vez, y uno no se explica la falta de interés de esa entidad por promoverlo después del bombo y la severidad con los cuales lo anunciaron como la gran transformación y modernización
del transporte en Colombia.

De entrada, los representantes empezaron a recortarle cosas que eran inviables como la obligatoriedad de matricular en un plazo de 60 días desde su importación todos los vehículos extranjeros, así no estuvieran vendidos, mientras que a las ensambladoras no les hacían ninguna exigencia similar.

Obviamente echaron eso a la caneca pues era una propuesta absurda. Ratificó la Cámara la obligatoriedad de los airbags y
los ABS para todos los vehículos, pero a partir del 2014, después de que el Ministerio lo había anunciado para este año, luego dijo que para el 2013 y ahora ya vamos en el 14. Y eso.

Porque simultáneamente en la página web del Ministerio hay colgado en este momento un proyecto de resolución que reglamenta los airbags y los ABS pero a partir del 2015, e inexplicablemente excluye a todos los automóviles livianos de pasajeros, es decir a más del 50 por ciento del parque que ingresa cada año y donde el requisito de seguridad es mayor, en especial
en los taxis. Y para estos ojalá haya mayor exigencia, como las cortinas laterales para proteger a los pasajeros.

¿Quién entiende a este Ministerio que funciona como una veleta sin rumbo? Ni ellos mismos. Rápidamente la Cámara también eliminó desde la primera conversación la posibilidad de que el Ministerio entrara a regular el parque automotor de particulares a su antojo, dando cupos de ventas y cosas por el estilo, como lo había sugerido el viceministro Felipe Targa, quien ahora salió con el cuento de las "cajas negras" obligatorias para todos los automotores, cosa que es técnicamente una linda utopía y más que inviable desde el punto de vista de las incompatibilidades con
las electrónicas de todos los carros modernos.

Ninguna fábrica de carros va a diseñar software y sensores
para satisfacer un caprichoso decreto de un gobierno que en materia de normas automotrices no tiene ni idea y hace el oso internacional con sus requisitos "montañeros".

Por ejemplo, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, que nada tiene qué ver con la técnica de los vehículos, expidió una resolución que debía regir desde la semana pasada mediante la cual todos los elementos de frenos de los vehículos nuevos, desde
Ferrari hasta el más básico chino, deberían ser homologados
y certificados localmente por NADIE, pues acá no hay laboratorios ni técnicos que lo puedan hacer.

Y menos decirles a Mercedes o a BMW o a cualquier marca seria que sus piezas que se venden y aceptan en el mundo sirven o no, desconociendo las homologaciones que cualquier fabricante de carros cumple. ¿Qué tal un técnico de la Ferrari explicando acá -en un escritorio- que las pastillas de cerámica de sus carros sí frenan? Obviamente, después de enemil y desgastantes reuniones de los importadores y de Fenalco con el famoso Ministerio tuvieron que aplazar la vigencia del citado capricho, cuando en realidad lo que deben hacer es archivarlo por ser totalmente improcedente.

También andan en el Ministerio de Medio Ambiente tratando de inventar una norma de emisiones que combine la americana o la de Europa al sabor local, como si acá estuviéramos en capacidad de dictar mejores especificaciones que las que han hecho los laboratorios de la Unión Europa o de Estados Unidos o de Japón.

Todo por hacer inventos pueblerinos para satisfacer el lobby de algunos sectores de la agricultura. Es obvio que nadie va a diseñar motores ni software ni computadores para cumplir con el "ingenio"
colombiano que, de paso, tiene al país al margen del uso de los motores más modernos, pues los combustibles están en un atraso lamentable.

Al paso que arrancó el trámite del código en el Congreso, no va a quedar nada diferente a que hay que hacer un texto nuevo, técnico y consistente, que diferencie el tránsito del transporte y reúna en un solo documento nacional toda la normatividad que un sector
tan importante requiere y que no puede seguir manejado de una manera tan incompetente e improvisada por este y los gobiernos pasados.

Eso es lo que revelaría la "caja negra" si se le pone el adminículo al Gobierno nacional para hacerle seguimiento en esta materia.

FRASE:

"Al paso que arrancó el trámite del código en el Congreso, no va a quedar nada diferente a que hay que hacer un texto nuevo, técnico y consistente, que diferencie el tránsito del transporte y reúna en un solo documento nacional toda la normatividad que un sector tan importante requiere y que no puede seguir manejado de una manera tan incompetente e improvisada por este y los gobiernos pasados".

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.