Los caleños prefieren los automóviles plateados o perla

Los caleños prefieren los automóviles plateados o perla

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Un sondeo con los usuarios respecto a las preferencias en el color de sus carros. Hay diferentes razones por las que escogen uno u otro.

JAZMÍN DEL PILAR ÁVILA
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

CALI

No sólo es por moda que los carros de colores brillantes, plateados o perla, abundan en las calles de Cali. Hay quienes los consideran más rentables y multifuncionales.

Muchos consideran que los plateados tienen un toque de elegancia, sin importar su marca o su modelo. Otros hablan de que concentran menos el calor predominante. El beige Marruecos está ahora arriba en las preferencias.

El brillo es uno de esos imanes para los usuarios. A Carlos Morales le parece que esos tonos le agregan algo de apariencia de mayor tamaño en la carrocería.

Ni la mancha amarilla puede ocultar ese gusto, aunque entre los fuertes los colores rojo y azul mantienen su presencia.

Algunos informes dicen que cerca de un 50 por ciento de los compradores los prefieren de color plata o similares. El porcentaje puede no ser tan alto, pero lo que sí queda claro es que eso se nota en los cruces más concurridos de la ciudad. Esa hegemonía también es marcada entre los casi 20.000 vehículos nuevos que llegaron en el último año a la ciudad. 

Paola Bonilla, orgullosa propietaria de una camioneta Chevrolet y un Mazda 6  de la familia, asegura que prefiere los 'policromados' porque los planos, como el negro, azul, rojo y verde, a la hora de la reventa se tropiezan con un precio por debajo del valor real. "Ese solo detalle les puede significar una venta de hasta un millón de pesos menos de lo que se registra en el mercado", comenta Bonilla. 

Por puro agüero

En estos asuntos del gusto siempre hay contrastes.  "Los colores rojos y verdes no son tan apetecidos", asegura Jorge Enrique López, asesor comercial de Autopacífico Ltda., quien recuerda que hace un tiempo un cliente le comentó que "el rojo es causante de accidentalidad", como le ocurrió a él, y por eso prefería escoger otro color.

Que no se nota la mugre, que no hay que lavarlos tanto y que hasta ocultan los rayones son los argumentos de quienes prefieren sus carros en colores plateados, ya sea que los posean o que los estén buscando en el mercado.

"El plateado es el más comercial en cualquier marca de vehículo, no se ensucia tanto y es el más cotizado", agrega López. Aún así, afirma que hay gente que no le gusta tanto porque es el más común.

En los concesionarios como Autopacífico, que maneja la marca Chevrolet, se da el caso de las personas que buscan un color específico, como el blanco. Cuando no lo consiguen, se inclinan por el plateado porque "es el más llamativo y la gama de colores es muy bonita en todas las marcas", dice López. 

Por dentro del carro predominan el gris oscuro y el negro. Y para darle un toque final de elegancia, la gente les pone rines brillantes a sus llantas. Un 20 por ciento de los usuarios de los modelos Aveo y D-Max pide ese tono.

"Son modas y van variando con el tiempo. Antes no compraban negros, sino blancos y rojos", asegura Diego Gómez, gerente de marca de Harbin Motor.

El gusto por los plateados de hoy no es exclusivo de estos lares, porque también se siente en distintas ciudades de Colombia y del mundo.

Hay estudios que reflejan que quienes usan esos vehículos son personas cuidadosas al conducir. En Estados Unidos, por ejemplo, se llega al punto de aplicar un seguro más alto a carros con colores fuertes, lo que se apoya en niveles de accidentalidad.

En Cali hay una tendencia que se apega a los colores más usuales en los lanzamientos de modelos nuevos o en las exposiciones de vehículos. Esto sin contar que en condiciones de lluvia o poca visibilidad muchos los consideran más fáciles de ser apreciados a la distancia.
 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.