Can-Am Maverick X DS: fiera Todoterreno

El reto más grande y complejo de agua y barro que se corre en Colombia fue la prueba perfecta para el Can-Am Maverick X DS.

Revista Motor

05:31 p.m. 06 de agosto del 2018
Can-Am Maverick X DS

Can-Am Maverick X DS

Mil kilómetros agrestes que exigen al máximo todos los componentes del vehículo, a tal punto que de los 90 participantes solo unos 15 se dieron el lujo de llegar al final haciendo el recorrido diseñado.

Can-Am Maverick X DS

.

El Maverick X DS es impresionante. Los 172 caballos de potencia provenientes del motor Rotax de 900 cm3, tres cilindros turbocargado con intercooler, es una cifra de consideración teniendo en cuenta que mueve un peso de 721 kilos, por lo tanto la aceleración es brutal y hasta las 8.500 revoluciones es difícil despegarse de la silla, la sensación del torque con 168 Nm a 7.250 rpm es constante y el velocímetro se consume con facilidad hasta los 140 kph, y apenas gasta 4,4 segundos para llegar a 100. Toda la potencia se gestiona a través de una transmisión CVT que tiene 4 posiciones de manejo, High, Low, Reversa y Parking.

En el recorrido que hicimos desde Puerto Gaitán hasta Puerto Carreño encontramos todo tipo de terrenos: barro extremo similar a la greda, terraplenes de la tierra roja típica de la región, bajos llenos de agua y, por supuesto, huecos y rocas por doquier. Esas condiciones exigieron al máximo las suspensiones FOX 2,5 que, gracias a su generoso recorrido, 56 cm adelante y 61 atrás, hacen casi imperceptibles las imperfecciones del terreno. Los amortiguadores son ajustables en compresión y descompresión regulando la velocidad en la que esos movimientos ocurren, mejorando las condiciones de manejo. Todo el desarrollo novedoso del tren delantero y trasero permite una conducción muy estable y es perfecta la transmisión de la potencia a las ruedas traseras en cualquier condición del terreno.

Can-Am Maverick X DS

.

Es fundamental la altura de despegue que tiene con respecto al piso, ya que el camino puede presentar vadeos y huecos profundos que pegan contra los componentes mecánicos, pero el X DS siempre pasa sobrado gracias a los 36 centímetros que lo separan del suelo.

La experiencia de conducción gracias a la ergonomía de las sillas y al diseño general de la cabina hace más agradable recorrer grandes distancias, y esta prueba sí que lo fue. Hicimos turnos de conducción de hasta 23 horas casi continuas, salvo las paradas a comer y uno que otro corto descanso. La dureza de la dirección se puede regular en 3 diferentes resistencias según la velocidad y el terreno para mayor comodidad y seguridad. También es posible seleccionar conducir con tracción solo en el eje trasero o en las 4 llantas y, por supuesto, el primer modo es mucho más divertido y exigente.

Can-Am Maverick X DS

.

Can-Am pensó en todo, más allá de crear un aparato con los suficientes pergaminos para resolver cualquier terreno. El diseño y los accesorios de lujo le dan más valor a su conjunto. Luces tipo led, sillas con ajuste suficiente para cualquier conductor, guanteras con buena capacidad, conector 12 voltios y un tablero de instrumentos con la información básica y necesaria como velocidad, revoluciones, temperatura, tipo de tracción seleccionada y distancias parciales y totales, son la dotación. Otro aspecto clave es poder elegir entre dos modos de conducción, Eco y Sport. El primero gestiona la entrega de potencia de manera más dosificada (muy útil cuando hay poca tracción) y limita la velocidad. El más deportivo desata la fiera y entrega siempre todas las capacidades mecánicas del X DS.

Can-Am Maverick X DS

.

Hay muchas versiones de este modelo. Desde los 90 millones, ya con impuestos incluidos, se puede comprar un Maverick X DS en la versión más básica, y con un cheque final de 140 puede hacerse a la más completa en prestaciones y accesorios. Hay muchas opciones de configuración en suspensiones, motores y usos hasta el equipo especializado para ascenso en rocas o rock rolling.

Can-Am Maverick X DS

.

MOTOR se le midió por segunda ocasión a este reto tan complejo que plantea el raid ‘Héroes del Orinoco’, travesía creada para exaltar la labor de nuestras Fuerzas Armadas a lo largo de territorio. Muchos entusiastas del 4x4 toman partida a sabiendas de que el recorrido es casi imposible de completar y puede ser demoledor para la mecánica de sus vehículos. Bajo esa premisa, es impresionante vivir la camaradería de todos los participantes, siempre dispuestos a dar una mano a quien lo necesite porque metros más adelante pueden ser ellos los que requieran ayuda. Es un viaje que permite llegar a lugares por los cuales casi nadie pasa, con gente aislada de la realidad que vive a la espera de eventos como este para cuadrar unos pesos y poder hablar con otras personas. Es espectacular ver cómo, a pesar de las adversidades y la falta de infraestructura vial, el país se sigue moviendo en trochas por donde todos los días deben transitar camiones con su carga, esperando minimizar el tiempo que les tome todas las enterradas que se convierten en pan de cada día.

Can-Am Maverick X DS

.

Fueron tres días de lluvia inclemente, barro hasta el pelo, enterradas, de dormir en el piso y muchas otras situaciones, las cuales, gracias al Maverick X DS, pudimos sortear y llegar primeros a Puerto Carreño. No fue una prueba fácil en lo absoluto, pero sí un reto que permite vivir y conocer en toda su expresión un aparato de las características del Can-Am.

Juan Pablo Clopatofsky G.
Asistimos a la travesía Héroes del Orinoco gracias a una gentil invitación de Los Coches, representante de la marca para Colombia.

Ficha técnica
Motor: Rotax 3 cilindros
Cilindrada: 900 cm3
Turbocargado intercooler
Potencia: 172 Caballos
Torque: 168 Nm a 7.250
Transmisión: CVT por correa

Can-Am Maverick X DS

.

DATOS

Además del Maverick, BRP –firma filial de Bombardier– tiene una gran variedad de estos vehículos para uso más familiar o utilitario en fincas, ingenios y hasta aplicaciones militares, y todos tienen, en justa proporción, las habilidades y los diseños para desempeñarse en los terrenos más difíciles.

Este aparato es totalmente funcional y su ‘estética’ proviene de sus componentes mecánicos y la estructura, totalmente a la vista. Las suspensiones son el secreto de versatilidad y fortaleza. Se aprecian el sistema de doble tijera delantero con largos brazos que le dan una amplitud de trabajo enorme, y los interminables resortes traseros de acción progresiva. El funcionamiento es ajustable de acuerdo con el terreno. Gracias a su diseño, es un aparato para el cual no hay obstáculos insuperables. Inclusive, hay una versión para usarlo entre rocas.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.