Can-AM y su línea de UTV: una experiencia salvaje

Para el lanzamiento del Maverick X DS la marca hizo una prueba de manejo en El Parque de Los Nevado hasta una altura de 4.000 metros. Off road puro.

Por Redacción Motor

12:17 p.m. 22 de noviembre del 2018
Can-Am Maverick X3 en Colombia

Así fue la prueba de manejo del Can-Am Maverick X3 en Colombia

Para una persona desacostumbrada a los retos extremos y a las aventuras a campo traviesa la experiencia de manejo que proponía la firma canadiense Can-Am para lanzar en Colombia el nuevo Maverick XD S podría ser más estresante e incómoda que divertida.

La travesía nos proponía un recorrido por las laderas menos transitadas del Parque de Los Nevados para probar el Maverick X3 como los demás UTV de su portafolio. 

El recorrido se haría por una abandonada huella que hacia las veces de camino abordo de los diferentes tipos de UTV, configurados para un off road extremo o trabajo especializado, para llegar hasta los 4000 metros.

Can-Am Maverick XD S en Colombia

Así fue la prueba de manejo del Can-Am Maverick XD S en Colombia.

Desde la ruta de Villa María, en las afueras de Manizales, nos adecuaron con una vestimenta que pocas veces se usa en las pruebas de manejo y que incluía casco, guantes, gafas y un impermeable que cubría de pies a cabeza, todo encima de una ropa para invierno que se nos sugirió llevar. Me sentí como un astronauta bajo un sol de mediodía, y creí que iba a ser incapaz de manejar con tantas 'arandelas'.

Can-Am Maverick XD S en Colombia

Can-Am Maverick XD S en Colombia

La orden de encender motores se cumplió al mismo tiempo para toda la caravana y ahí mismo empezó a cambiar el paisaje pues un bramido se encaramó por las laderas empinadas y la alegría empezó a hacer un lado la incomodidad.

Los motores Rotax, con cilindradas entre los 600 y los 900 c.c. apoyados en un turbo constante, se presienten enormes para estos aparatos que a duras penas cuentan con timón, pedales y asientos. No hay transmisión, ni ventanas y en algunos ni puertas, y lo máximo que tienen es un tablero digital de instrumentos.

Todo en estos UTV es ahorro en peso y una apariencia de insectos extraterrestres para estos aparatos que lucen llantas de tacos y exhiben con orgullo las venas de sus suspensiones y los espirales infinitos de sus amortiguadores.

Can-Am Maverick XD S en Colombia

Can-Am Maverick XD S en Colombia

Y a pesar de ser tan espartanos al principio hay que manejarlos con delicadeza porque al menor roce del acelerador, la estructura literalmente se lanza contra el horizonte y lo deja a uno pegado al espaldar. Afortunadamente se acostumbra rápido a domarlo y a digerir la naturaleza de estos Can-Am, hechos principalmente para generar el enorme placer de la adrenalina a toda revolución.

Can-Am Maverick XD S en Colombia

Can-Am Maverick XD S en Colombia

Apenas salimos nos internamos en lo que alguien de la ciudad podría considerar jungla por un sendero de rocas y polvo que pone a prueba la indumentaria, pues las piedras de los carros que van adelante vuelan como proyectiles hacia atrás. El viento alivia el sofoco del traje por lo que, ya confiado, el pedal va a fondo.

Cualquiera de estos UTV se convierte en un gato que araña con sus llantas la roca. El sendero desaparece por momentos para mostrar el avance de la naturaleza con desniveles y huecos enormes y no se queja ni se lastima, al contrario el Can-Am parece hacerle daño al suelo y se abre paso con la soltura de un monoplaza por donde antes había un paisaje intransitable.

Can-Am Maverick XD S en Colombia

Can-Am Maverick XD S en Colombia

A medida que subimos la montaña el clima cambia y entendemos la razón del impermeable. Un diluvio azota la caravana y anega las cabinas, los guantes se hinchan de agua y el frío crece en la misma proporción que la alegría. 

En ese panorama, con barro, charcos que parecen lagos, piedras que sobresalen del camino varios decímetros, arroyos que se salen de su cause y se apoderan de la ruta, los Can-Am prosiguen imperturbables, y transfieren una seguridad enorme pues el acelerador no se suelta y en cada esquina cruzan como si fueran sobre rieles invisibles.

Can-Am Maverick XD S en Colombia

Can-Am Maverick XD S en Colombia

Como una fiera indómita que se sacude el temporal el Maverik expulsa agua y barro y va adornando a los ocupantes casi hasta la ceguera en una sinfonía centrípeta y centrífuga de sus ruedas. El frío hace que los dedos se sientan taladrados por mil agujas hasta dejarlos inmóviles y yertos, pero a pesar del dolor y de la falta de costumbre no hay quien quiera bajarse. 

En ese momento, la caravana se ve como una horda de salvajes que huye despavorida del inclemente clima y va por un premio que se esconde entre las nubes, pues ya vamos tan alto que cada tanto la niebla como los arroyos se vuelven dueños del camino.

Can-Am Maverick XD S en Colombia

Can-Am Maverick XD S en Colombia

Después de 3estamos a 4.000 metros de altura, tras superar un par de troncos caídos, una ladera filosa y húmeda y desniveles pronunciados y estas máquinas no dejan de encabritarse, encogerse en cada curva y luego estirar sus músculos para seguir avanzando con energía y sin descanso. Pasan por encima de lo que sea borrando desniveles y huecos, sin que nada pegue en la estructura, como si fuera un 'hoover' que flotara a un metro del suelo.

Can-Am Maverick XD S en Colombia

Can-Am Maverick XD S en Colombia

Este aparato, que transmite la más pura y salvaje alegría de conducir en modo 4x4, pues es tan básico como poderoso y que a pesar de la altura no afloja su agresividad, nos lleva a estar a la entrada del Parque de Los Nevados, desde donde divisamos la cumbre del nevado del Ruiz, casi al alcance de la mano.

Hemos llegado a destino, pues más arriba no es permitido ir, y no veo cansancio sino sonrisas en los otros participantes, que a pesar de ir en las versiones de trabajo no se quedaron atrás. Ahora hay que emprender el camino de regreso, pero a quién le preocupa, estas 'arañas' del off road lo pueden todo.

Can-Am Maverick XD S en Colombia

Can-Am Maverick XD S en Colombia

DATOS
El más poderoso
Can Am Maverick X DS (Amarillo fosforescente)
Potencia: 172HP
Torque: 168Nm hasta las 7.500 rpm
Motor: 3 cilindros turbo más intercooler
Cilindrada: 900 c.c.
Suspensiones: FOX 2,5. Recorrido, 56 cm adelante y 61 atrás.
Peso: 720 kilos
Aceleración: de 0 a 100 en 4.4 segundos.


El resto, motores entre los 600 y los 900 c.c. Cajas CVT, potencias desde los 120HP. El precio de estos 'juguetes' arranca en 90 y va hasta los 140 millones de pesos.

Can-Am Maverick XD S en Colombia

Can-Am Maverick XD S en Colombia

Usos
Trabajo: Defender para trabajo y carga de 450 kilos
Deportivos Maverick X3, XRS, DS
Multipropósito: con capacidad para 5 pasajeros o remolcar hasta 950 kilos.

Ruta: Villa Maria, Gallinazo, Termales del Ruiz, Cerro del Gualí, costado oriental del Nevado del Ruiz.

Fotos de la prueba de manejo y la línea de UTV de Can-Am

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.