Can-Am Spyder: la moto incomprendida

Es un aparato cuyo propósito no se ha asimilado y por ello se ha juzgado mal desde cuando incursionó en el mercado.

Revista Motor

04:47 p.m. 05 de abril del 2017
Can-Am Spyder

Can-Am Spyder

Esta versión de tres ruedas de la moto convencional es quizás la más incomprendida y hasta odiada. Es un aparato cuyo propósito no se ha asimilado y por ello se ha juzgado mal desde cuando incursionó en el mercado. La verdad es que el Spyder tiene todas las incomodidades de la moto y el carro en un solo vehículo: tráfico, lluvia y frío, entre otras. Pero es muy interesante en el hábitat urbano y en los viajes por carretera.

Hay que citar lo que pensaba la marca cuando se propuso crear esta moto: brindar lo mejor de la experiencia de conducir al aire libre con las sensaciones que solo se pueden vivir a bordo de un vehículo de dos ruedas. Pero, a la vez, poder ir lo más seguro posible en un aparato amable para conducir y cómodo para compartir.

El Spyder ofrece dos variantes en su configuración y funcionalidad: la F3 Roadster y la Roadster Tourism. La primera está enfocada a clientes de un segmento más deportivo, y la segunda a quienes la usen para turismo, pues es estupenda para disfrutarla con un acompañante. Dentro de esas dos gamas hay versiones de equipamiento diferentes que permiten reunir todos los juguetes de confort que ustedes puedan imaginar: radios, calentadores, sillas más amplias o suspensiones neumáticas, entre otros.

Can-Am Spyder

.

Todas vienen equipadas con motor Rotax de tres cilindros en línea y 998 cm3 e inyección electrónica. Produce, según el modelo que escoja, desde 105 hasta 115 caballos, que es la potencia necesaria para mover los 430 kilos que pesa la moto más equipada. Por supuesto, para detener esa masa se requieren los mejores frenos, por lo cual el Spyder tiene discos en las tres ruedas con mordazas de 4 pistones en las dos delanteras y una sola en el trasero. La transmisión puede ser de 5 cambios mecánicos o semiautomáticos más reversa.

En seguridad, que es fuerte diferenciador, tiene un control de estabilidad y de tracción, ABS y dirección asistida, además de seguridad antirrobo.

Es una moto muy completa que -de acuerdo con el modelo- ofrece muchos extras de comodidad, lujo y confort para los entusiastas de viajar de manera segura y cómoda en compañía y con gran contacto con la naturaleza.

Can-Am Spyder

.

Precisamente para darles las mayores posibilidades de comodidad a los propietarios, es clave resaltar que la moto se puede adaptar ergonómicamente a cada conductor, pues los apoyapiés y el manillar ofrecen cinco posiciones en altura o profundidad. Esto resulta fundamental si se piensa que el objetivo es viajar largas distancias sin fatigas y con el mayor control posible del aparato.

Obvio, el diseño mecánico es una limitante de sus habilidades, que no están en el ‘off road’. Claramente, no es una moto para terrenos destapados o difíciles de transitar, por lo cual su hábitat es el de un vehículo muy urbano o para largas distancias en buenos caminos.

Juan Pablo Clopatofsky

Can-Am Spyder

Can-Am Spyder

DATO
Nada barato: el cheque arranca en 78.2 millones de pesos hasta los 138 millones, dependiendo de la configuración que se escoja. Pero desde el modelo más básico, es el aparato soñado para viajar de manera segura con lo mejor del mundo de las dos ruedas.

Ficha técnica
Motor: 998 cm3, 3 cilindros
Potencia: de 105 a 115 caballos
Torque: 108 Nm a 5.000 rpm
Transmisión: 5 cambios mecánicos o semiautomáticos y reversa

Noticias recomendadas

Más noticias

Avance: De las llaves al control

Aunque siguen siendo comunes, las llaves para abrir el carro y prender el motor no siempre estuvieron ahí. Además, su futuro es incierto.

Agenda de actividades a motor

Citas como el circuito callejero de Bakú en Azerbaiyán, el X30 Challenge en la pista XRP, el Campeonato Distrital Casa Ibáñez y mucho más.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.