El caos para refrendar o recategorizar la licencia de conducción parece no tener fin

A pesar de las vacaciones, las colas crecen conforme se acerca la fecha límite.

Redacción Motor

08:08 p.m. 03 de enero del 2014

Manuel Antonio Orduz
Redactor de EL TIEMPO

Pinta caótico el primer mes del 2014 para quienes dejaron para el final la ‘recategorización’ de su licencia de conducción, un trámite para el cual el Ministerio de Transporte fijó como límite el viernes 31 de enero.

Suponiendo que todo sale bien, es decir, que ya está inscrito en el Runt, no tiene deudas pendientes y el sistema no ‘se cae’ durante su travesía, el trámite debería llevar, a lo sumo, un día (dos con el caos actual), pues los diferentes exámenes médicos se toman su tiempo (alrededor de dos horas y media, más la ‘cola’ de ingreso al CRC), al igual que la entrega del pase, la cual se logra luego de dos filas: la de pago y la de la toma de la foto.

¿Pero, qué pasa si aparece alguna ‘mancha’ en el Runt? Pues que la cosa se complica, o al menos es lo que vivió Elkin Chávez, uno de los tantos particulares que decidieron esperar las vacaciones de diciembre para realizar el paseo del pase con el supuesto de que, “como todo el mundo está por fuera”, los CRC estarían desocupados.

“Yo llegué en la madrugada del pasado 27 de diciembre a uno de la zona de Galerías (Bogotá) y, a pesar del gentío, logré entrar para realizar mis exámenes médicos. Allí cotejaron mis datos y se dieron cuenta de que debo un comparendo desde hace tres años, motivo por el cual no podían subir los resultados médicos al Runt”, relató Chávez a esta sección.

Le permitieron realizar dos de los chequeos y condicionaron los otros tres, y su ingreso al Runt, a que se pusiera a paz y salvo con las autoridades de tránsito. “Me acuerdo de la infracción, fue en Fusagasugá. Yo la pagué en un ATH al otro día de regresar del paseo, pero no apareció el pago porque, según me explicaron en un SIM, la secretaría de tránsito de ese municipio no estaba ‘conectada’ a esa entidad”.

Esta sorpresa es parte de las tantas que se llevan los usuarios cuando se acercan a tramitar su licencia de conducción y, precisamente, la que llevó al Ministerio de Transporte a poner en orden la casa. Pases de todas las categorías, colores y formatos, miles de millones de pesos en comparendos embolatados y licencias de tránsito falsificadas son tan solo algunas de las ‘perlas’ que están viendo la luz en el Runt.

Chávez no tuvo más remedio que acudir al Simit de la Terminal de Transportes de Bogotá para solicitar la liquidación de la multa, que no incluyó intereses de mora porque sí fue cancelado a tiempo, pero, por equivocación, fue abonado a Bogotá.

Al cierre de esta edición, el pasado jueves 2 de enero, Chávez estaba de nuevo en el mismo CRC, haciendo cola, para realizar los exámenes pendientes luego de que en el Simit le informara que cuatro horas después de cancelado el comparendo ya estaría al día ante el Runt.

“Yo espero que puedan ingresar mis datos al registro y, de ser así, regreso mañana madrugado a reclamar mi pase”, nos alcanzó a decir cuando lo llamamos hacia las 3:00 p.m. Pero sucedió lo impensable: antes de cerrar esta página (a eso de las 5:00 p.m.), este nuevo mártir nacional ya estaba al día... ¡pero el sistema se cayó!

“Imagínese, tengo que volver mañana al CRC, otra vez, para poder subir al Runt mi huella y la del médico autorizado y, ahí sí, poder sacar mi pase. Con el de mañana son cinco días que completo con este drama. ¡Por favor, rece por mí !”

No pague ‘tramitadores’

Esto es lo que debe tener, antes de iniciar el trámite del pase.

1. Estar inscrito en el Runt. Si no lo está, vaya al organismo de tránsito para hacerlo. Toma un par de minutos, pues tan solo requiere estampar su huella digital.

2. En las páginas ‘www.mintransporte.gov.co’ o ‘www.runt.com.co’ (actores habilitados en el Runt) puede verificar previamente que el CRC esté debidamente acreditado y certificado. También puede cotejar que éste haya ‘subido los exámenes, a través de ‘www.simbogota.com.co’, link ‘Estado del trámite’.

3. En el organismo de tránsito le toman la foto y le indican el valor a cancelar. Allí verifican de nuevo que se encuentre a paz y salvo por multas y comparendos y expiden la nueva licencia de conducción.

Las cifras no mienten

Si los 60 CRC activos en Bogotá prestan sus servicios los siete días de la semana, a partir del 2 de enero y hasta el 31 del mismo mes, significa que alcanzarán a auscultar a 125.048 conductores pues tan solo pueden realizar 4.312 chequeos diarios. En otras palabras, 374.952 de los 500.000 que, se calcula, aun no se han acercado a estos centros médicos, serán infractores a partir del primero de febrero.

En el resto del país son más de 2 millones los conductores que deberán dejar el vehículo parqueado hasta que tengan su licencia al día.

Los exámenes médicos

Prueba sicológica: vía computador, realizan una serie de preguntas para analizar su personalidad y lo obligan a leer un texto para luego responder una serie de preguntas sobre lo que leyó.

Audiometría: verifican el estado de canales auditivos y tímpanos y realizan exámenes de orientación auditiva al interior de una cabina insonorizada.

Optometría: mide agudeza visual, contraste, visión en profundidad, reacción al encandilamiento, daltonismo y ‘phoria’ vertical y horizontal.

Coordinación motriz: son tres pruebas en total para medir agudeza frente a eventualidades, manipulación de timón e instrumentos y velocidad de reacción.

Examen general: es el último de todos, en donde se mide presión arterial, corazón y pulmones. En este punto, el médico toma una de tres decisiones: o bien sube la información al Runt (con restricciones, si las hay) o le informa al conductor que requiere un certificado médico adicional, o le dice que no es apto física o sicológicamente para manejar.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.