El carro más caro del mundo es un Ferrari 250 GTO de 1963

Alcanzó los 52 millones de dólares en una subasta y duplicó así valor recogido antes por uno similar.

Redacción Motor

05:01 a.m. 04 de octubre del 2013

Además de ser considerado uno de los automóviles deportivos de mayor rendimiento, el 250 GTO de la casa italiana Ferrari es el modelo de mayor valor en el mundo y así lo demuestran los millones de dólares que han pagado los coleccionistas en diferentes subastas. La más reciente se hizo esta semana donde se cancelaron 52 millones de dólares por el Ferrari 250 GTO de 1963.

La cantidad pagada por esta joya automovilística, que fue creada con el propósito de competir en las 24 Horas de Le Mans así como en otras carreras de autos Grand-Touring (GT), es casi 40% más alta que el monto entregado la última vez que se subastó un 250 GTO: el modelo verde manzana de 1962 que fue fabricado para Stirling Moss y que nunca llegó a conducir tras haber sufrido un fatal accidente. Esta subasta se hizo en junio del año pasado y allí se pagó 38 millones de dólares por el vehículo.

El bólido de 1963 le pertenecía a Paul Pappalardo, un coleccionista de Connecticut quien compró el auto en 1974, lo restauró y lo manejó en importantes carreras como la de Le Mans Classic en 2002. Ante el reducido número de unidades que se fabricaron de este vehículo, tan solo 39 autos, son pocos los coleccionistas que han podido tener un auto como éste en sus manos.

Pero el desempeño de este Ferrari 250 GTO viene de años atrás. Con chasis número 5111, el vehículo destacó en diversas carreras, como por ejemplo, el haber ganado el Tour de France 1963 y 1965 con el piloto francés Jean Guichet.

Otros 250 GTO se ha subastado con cifras altas. En febrero de 2012 se pagó 32 millones de dólares por esta joya automovilística, y en mayo de 2010, el reconocido locutor de radio británico Chris Evans pagó 19 millones de dólares por una de las pocas ediciones de este modelo.

Datos históricos del 250

La historia de este bólido es particular pues Enzo Ferrari no estaba dispuesto a someterse a la reglamentación de la FIA para autorizar un vehículo de carrera en la categoría Gran Turismo, en la cual se exigía una producción de 100 unidades del auto que se pensaba correr. No obstante, la FIA permitía modificar ligeramente la carrocería de los autos destinados a la competición y así lo asumió Ferrari al adaptar el chasis del 250 Berlinetta Competizione y el motor 2.953 centímetros cúbicos del 250 Testa Rossa.

Pero ante los conflictos internos dentro de la marca italiana, el proyecto del 250 GTO fue finalizado y perfeccionado por el ingeniero Mauro Forghieri y al diseñador Sergio Scaglietti tras la salida de Bizzarrini.

El 250 GTO debutó en 1962 en las 12 Horas de Sebring con los pilotos Phil Hill (estadounidense) y Olivier Gendebien (belga). Si bien el vehículo registró algunos problemas técnicos, terminó en el segundo lugar, detrás de un Ferrari 250 Testa Rossa.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.