El carro impulsado por queso más rápido del mundo

Científicos de la Universidad Estatal de Utah, Estados Unidos, crearon un dragster cuyo biocombustible se origina a partir de residuos del queso. La velocidad final fue de 105 kph, todo un récord.

Redacción Motor

07:40 p.m. 13 de diciembre del 2012

Un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Utah, en Estados Unidos, estableció un nuevo récord de velocidad al crear un vehículo dragster que tiene un motor alimentado por el biodiésel que resulta de la producción del queso: alcanzó los 105,16 kph.

Esta velocidad no es gran cosa si se ve de forma aislada. Pero si se compara con la que alcanzó a desarrollar el mismo carro, pero con diésel convencional, es un gran resultado, pues con este último la velocidad estuvo ligeramente por debajo.

Esta 'hazaña' la consiguieron estos científicos estadounidenses luego de producir biodiésel derivado de la levadura que obtuvieron de los residuos industriales que quedan de la producción del queso. También emplearon parte del proyecto en el diseño del dragster, al que denominaron Aggie A-Sal Streamliner, que debía acomodarse al uso y capacidades de este particular combustible.

Sin embargo, en este proyecto quedó en evidencia uno de los problemas que se le achacan a la produción de este tipo de combustibles alternativos: el exceso de materia prima, producción y trabajo para obtener cantidades apreciables del mismo.

El proyecto les tomó a estos bioquímicos más de un año, por lo que reconocieron la dificultad de producir una buena cantidad del material para hacer la prueba en la que este dragster quedó para la historia como el carro más rápido del mundo con un motor movido por queso.

DATO
Varios de estos experimentos de producir biocombustibles a partir de diferentes materiales se han hecho en el mundo. Conocemos carros que se mueven por whisky, cerveza, café y hasta chocolate. Incluso, hay otros que utilizan materiales innombrables.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.