Cartas de los lectores sobre trámites, denuncias y quejas

Cartas de los lectores sobre trámites, denuncias y quejas

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Vecino le daña el carro y nadie responde
Me dirijo a ustedes con el fin de encontrar respuesta a un gran problema que se me está presentando con mi vehículo en el parqueadero del conjunto residencial donde vivo hace nueve meses, aproximadamente. Hay zonas de parqueaderos demarcadas para los vehículos, zonas que son bastante estrechas y son de propiedad del conjunto como áreas comunes. Tengo dos residentes que parquean a cada lado de mi parqueadero asignado, las cuales le han causado a mi vehículo continuos y múltiples daños por golpes y rayones, de los cuales ha quedado constancia en los libros de minuta de la portería y así mismo le he mandado cartas informativas a la administradora para solicitarle los correctivos necesarios y que se procure la reparación o pago de los daños, sin que hasta el momento se haya corregido lo anterior.
Pero especialmente le he pedido a uno de estos residentes, que tan solo lleva cinco meses viviendo allí, que me repare o indemnice los daños. Esta persona omite su responsabilidad y por el contrario adopta actitudes altaneras, displicentes e incluso ha llegado a amenazarme.
Se han remitido innumerables cartas a la administradora, quien poco puso atención a mis requerimientos hasta que por cartas de queja mandada al consejo del conjunto, optó por citarnos para audiencia de conciliación a principios de junio, a la cual el infractor y amenazante residente no compareció.
Como la situación sigue presentándose y se ha tornado muy compleja, recurro a su valiosa y urgente colaboración para que me señale qué se puede hacer al respecto de los daños y perjuicios múltiples y reiterativos, y que me indique si se puede efectuar alguna solicitud de responsabilidad solidaria para el pago a la administración del conjunto residencial y a la compañía de vigilancia a la cual le he solicitado su atención especial para evitar estos daños que se suceden a menudo y especialmente con este alevoso vecino. 
Julio César Rodríguez

En este caso se tipifica una conducta dolosa por el sujeto que causa el daño, la cual está señalada en el artículo 265 del Código Penal como ¿daño en bien ajeno¿. Esta conducta tiene una pena de uno a cinco años de prisión y una multa de hasta 25 salarios mínimos legales mensuales vigentes.
Estos casos se resuelven mediante el recurso de conciliación, que lo puede conllevar el administrador del conjunto residencial, el inspector de Policía de la localidad o, en su defecto, el respectivo Juez Penal. Cabe señalar que el régimen que controla las administraciones de copropiedad horizontal (ley 675 de 2001) habilita y obliga a tales administraciones a adquirir una póliza que cubra las respectivas indemnizaciones por los daños y perjuicios para estos casos. Para estos efectos, el administrador cuenta con facultades disciplinarias debidamente articuladas dentro del reglamento de propiedad horizontal para ejercer autoridad.
Ángel Yezid Galvis Roldán, abogado. Tels.: 221 5967, de Bogotá; o 312 509 5546. Correo:
angelyezidgr@hotmail.com


Por falta de control cualquiera puede tener un carro de transporte especial
Me interesé en una camioneta de servicio escolar y al evaluar las posibilidades me doy cuenta que esta es una rueda suelta en Bogotá. No hay límite para la afiliación de vehículos nuevos y la norma que habilitaba únicamente a vehículos de más de 10 pasajeros y de doble llanta tampoco está vigente. Si usted quiere un carro sin restricción de pico y placa, solamente debe comprar una camioneta de servicio especial, para las cuales los concesionarios usan como gancho la posibilidad de trabajo garantizado en múltiples actividades (a tarifas ridiculas debido a la sobreoferta) Pero si su presupuesto no es suficiente, entoces puede afiliar un bus o una camineta vieja de cualquier empresa intermunicipal que este renovando su parque automotor y en Bogota le reciben desde una aerovan hasta un a gacela de 50 pasajeros
Mi pregunta es¿la secretaria de movilidad,la policia de transito o alguna autoridad estara pensando en regular este Gremio?
Eduardo Contreras

Está de acuerdo con el aumento del límite de velocidad
El aumento del límite máximo de velocidad en Colombia está a una firma de ser aprobado, con lo cual estoy muy de acuerdo, ya que 80 kph se alcanzan en segunda marcha de los actuales vehículos sin llevarlos a un máximo de esfuerzo. Con lo que no estoy de acuerdo es que algunos medios de comunicación, en especial con lo que observé en las noticias de Citytv del fin de semana del pasado. El presentador estaba inclinado al inconformismo sobre esta noticia, y se inclinó al no al aumento de velocidad. No se dio bien la información, y se le mostró a la gente lo malo o peligroso que será esta nueva norma, lo cual indujo a la gente a contestar negativamente o en desacuerdo a lo antes mencionado. Caso contrario, en la sección Vehículos de EL TIEMPO sí informaron bien lo que viene, y lo que hace que personas como yo, al igual que muchos que saben que 120 kph no es un exceso de velocidad en vías donde se puede caminar y hace que sepamos que la responsabilidad al volante prima sobre todo.
Fredy Calderón

Terror sobre ruedas
Realmente causa estupor y pánico saber lo que están haciendo algunos taxistas actualmente. No sólo conducen como si fueran los dueños y señores de la vía (no respetan señales ni semáforos, se meten en contravía, pasan por encima de todo y de todos) sino que además, ahora a quien se atreva a desafiarlos o reclamarles le caen -como se dice vulgarmente- ¿en gavilla¿ para dañarle el carro y atacarlo físicamente. En días pasados, a un familiar, después de no permitir que un taxista le quitara la vía, casi lo matan cerca de 15 taxistas a punta de varilla, después de volverle añicos el carro. ¿Quién nos defiende de esta mafia?
Carlos Alberto Gómez Gómez


Busetas podrían optimizar la visibilidad del conductor
Para transportarme utilizo el servicio público y me he fijado en que los conductores tienen poca visibilidad en su panorámico debido a que llevan los letreros en los que indican las rutas. Creo que estos letreros son los culpables de muchos de los accidentes, ya que se encuentran al lado opuesto de su panorámico, lo cual les limita el alcance visual. A eso se le suma que en las noches deben iluminarlos y el reflejo de la luz les quita aun más visión. Acudo a ustedes no con el fin de acusar a los señores conductores sino con el objetivo de que lo analicen y si es posible lo publiquen ya que estoy seguro de que es muy diferente conducir con toda la visibilidad que le ofrece el vehículo a una tan reducida.
Luís Oriol Pinto Méndez


Aumento de velocidad, inmovilidad y TransMilenio
El tema vial de Bogotá me tiene bastante preocupado. Respecto al aumento de velocidad a 120 kph, en un noticiero salió el subdirector de la Secretaría de ¿Inmovilidad¿ escandalizado, diciendo que eso cómo era posible, que se iban a incrementar los accidentes de tránsito, que él estaba en total desacuerdo. Pero creo que a este señor nadie le ha contado qué significa velocidad máxima y velocidad mínima. Si en realidad quisieran mejorar la movilidad en Bogotá, en algunas vías se podría colocar Velocidad Máxima y Velocidad Mínima, como en los cinco carriles de la Boyacá, entre la calle 170 y la Avenida Suba, en la Avenida 26, y de pronto en la ciudad de Cali, en la famosa NQS y la Autonorte, para ver si así avanzamos un poco. Pero hablando de la Boyacá, entre la 170 y la Suba, colocaron dos pasos peatonales seguidos. A la Secretaría no se le ocurrió hacer puentes peatonales, así que donde se puede medio andar colocaron dos semáforos para peatones seguiditos, ¿qué tal la perla? Lo bueno es que ahora no utilizan tanto el radar, porque ya para qué, si no podrán colocar comparendos. La calle 170 está vuelta nada. Dizque entre las prioridades de intervención por parte del IDU, pero quién sabe para cuándo. Y si nos preocupábamos por las losas de la Autonorte, frescos que las losas de la misma vía, pero de TransMilenio, están súper acabadas... así que nos podemos proyectar al 2020. En esa época habrán cambiado todas las losas de la obra por la que nadie respondió, pero por la cual nos cobraron valorización. Por último, monté en un TransMilenio engallado el martes 27 de mayo por la tarde (el T-117) ¡con resonador! Esa sí no la había visto; eso sí, es más importante hacer plata que darles mantenimiento.
Óscar Santos  


Difícil ganar un caso ante un ¿juez y parte¿
Definitivamente las autoridades y el Ministerio de Transporte son ciegos ante tantos atropellos, como por ejemplo la limitación de la velocidad en la ciudad a extremos absurdos, el rebasamiento en doble línea a pesar de ir tras un camión con velocidad de ¿babosa¿ y gastar el triple del tiempo en dicho viaje o ir a pagar un comparendo a la ¿Patagonia¿, donde por desgracia le pusieron uno estando de vacaciones. Pero lo increíble lo leí el sábado 24-05-08, en la separata, cuando un señor por haber tomado una vía por Corabastos sin señales definidas, fue multado seguramente por algún policía escondido en espera de la víctima. Dicho señor tenía razón, pues la vía adolece de señales claras, no estuvo de acuerdo en el parte y por eso lo demandó ante la autoridad, (si no hubiera tenido la razón, no se hubiese molestado en ir, ¡lógico!). Pero dice él que la autoridad que falla en dichos casos pertenece a la misma entidad, o mejor dicho, son de los mismos, es decir que se convierten en ¿juez y parte¿. De hecho, perdió el caso. Me pongo a pensar, ¿cuándo uno podrá ganar un caso así se tenga el máximo de razón? Lo mejor será vender el carro.
 
Armando Rey Blanco


Denuncia sobre inseguridad en las vías
Por todos es conocido y más quienes laboramos muchos años en esta ciudad, de los problemas que se presentan en cuanto hace relación al hurto agravado (atraco callejero) y daño en cosa ajena (contra vehículo), conductas que por su connotación horripilan con su accionar el sentimiento colectivo y desvirtúan el concepto de autoridad y confianza en la Fuerza Publica, lo que crea cada vez más una idea hostil hacia los representantes de la autoridad.

En concreto: el robo de espejos y otros lujos ha sido por una constante. Hace mucho tiempo que los carros particulares no pueden transitar por determinados sitios de la ciudad como son:
Avenida Caracas, entre la calle 1ª y la 26.
Carrera 10, de la calle 1ª a la calle 26.
Carrera 13, en el cruce con la calle 45.
Avenida 19, de la carrera 3ª a la carrera 24.
Carrera 7, entre calles 19 y 26.
Calle 6, en el cruce con la Caracas, frente al comando de Mebog.
Calle 6, en el cruce con la carrera 10, en sentido norte sur ¿ sur ¿ norte.
Calle 7, en el cruce con la carrera 10, que es muy crítico.
Ahora se llenó de atracadores la carrera 13, de la calle 45 a la 63. Esto no existía en las proporciones actuales.

Caso concreto: hace dos años intenté transitar por la Avenida Caracas, de la calle 19 a la 13, y antes de llegar a esta me abordaron los malandrines y reventaron los espejos de mi automóvil. Cada uno costó en esa época un millón quinientos mil pesos.

Pasado algún tiempo, al cruzar por la calle 7 con carrera 10, fui despojado violentamente del mismo espejo izquierdo y las lunas del espejo derecho.

Hace seis meses, cuando transitaba por la carrera 7 entre calles 19 y 22, fui despojado de los emblemas de la marca Honda que lleva el carro sobre el baúl.

Hace poco, en la carrera 13 con 45, fui perseguido para robarme los espejos y me logré escapar, gracias a que cambió el semáforo.
Hace una semana, en la carrera 13 con 57, fui asediado por dos maleantes, quienes se colgaron de los espejos y tuve que darles 5.000 pesos para que no los arrancaran, pues éstos valen 4 millones.

Para qué sigo contando historias que le han pasado a mis amigos y de cuyos hechos he tenido conocimiento. Lo importante es que este delito está proliferando de una manera alarmante, especialmente en zonas donde no existían, como la Carrera 13 (¿). Es sabido desde hace años y es doloroso decirlo, que mientras subsista este vandalismo no podemos transitar por la carrera 10 y la Avenida Caracas, pero que ya no podamos transitar por la carrera 13 y carrera 7, y eso es muy grave.

La vez que me robaron los espejos en la Avenida Caracas, el Comandante de la Sijín (Automotores) prometió tomar cartas en el asunto y se arregló por un tiempo el cruce de la carrera 10 con calle 7, pero se olvidó y siguieron en las mismas. Lo más extraño es que en el cruce de la Avenida Caracas con calle 7 es necesario llevar escolta para poder pasar, y eso que estamos frente a la Policía.

Sugerencia: la Policía uniformada es inoperante porque; o los ladrones delinquen fuera de su área o pasan los uniformados raudos en sus motos. Si no se camufla personal de civil especial en estos puntos y muchos más, el mal persistirá y no judicializaremos a ninguno de estos bandidos. Inténtelo Señor Comandante, una vez lo hice en una capital de Cundinamarca y capturamos 300 delincuentes en un solo día, con videos y todo como pruebas. Aquí capturaríamos por lo menos 5.000 bandidos en un día.
Coronel retirado Gildardo Ospina Arias

Le desinflaron las llantas en el CDA
Quiero formalmente poner la siguiente queja para su revisión y análisis. El 12 de junio pasado me hice presente en un CDA para hacer la revisión técnico-mecánica. Se inició el trámite y recibieron el vehículo para el análisis. Vi que en un momento del diagnóstico desinflaron las llantas de 35 libras de presión que deben tener por seguridad a 20 libras y pregunté el porqué. Me explicaron que era para realizar la prueba de suspensión. Así las cosas, al final de las pruebas, me entregaron el vehículo con el certificado de que había superado todas las pruebas. Pregunté por qué nadie además me había advertido del hecho. ¿¿Y quién me infla las llantas otra vez? A lo que me respondieron: ¿Nosotros no podemos¿. Es inaudito y realmente se siente uno robado, al pensar que uno lleva su vehículo para que verifiquen que se encuentra en condiciones técnico-mecánicas apropiadas para circular y garantizar así bajar la probabilidad de ocurrencia de accidentes y en dicho centro le quitan a uno la plata y lo mandan a circular con el carro en condiciones inapropiadas. Esto es realmente el colmo y rompe con todo el principio básico de dicha labor. Espero que esta denuncia les sirva para poner situaciones como esta en regla y evitar que los usuarios de este u otros centros de diagnóstico salgan a las calles en esta situación, incluso sin advertirles del hecho.
Iván Darío Ordóñez, Ingeniero Mecánico
 

Pregunta de un concesionario sobre garantías
¿Si se me presenta una solicitud de garantía por daño prematuro de una pieza que hemos vendido, implica el cambio de la pieza únicamente o estamos obligados a cubrir mano de obra y perjuicios a terceros, si los hubiera? ¿Qué responsabilidad tendría el proveedor del producto? ¿En cuánto tiempo deberíamos resolver la garantía, pues el cliente exige que sea inmediato? ¿Quién determina si el problema es falla en la pieza o error en el montaje? Aclaro que somos distribuidores y no tenemos taller de servicio.
 
Roberto R. O.

Los repuestos vendidos por mostrador tienen la garantía de que se cambiarán o se devolverá el precio al comprador si resultan defectuosos (como todos los bienes en general), y el vendedor debe honrar la garantía de inmediato si el reclamo se hace estando vigente la garantía que el almacén da a sus clientes sobre la pieza, la cual debe constar en la factura de venta.

Los perjuicios que le ocasione al comprador el repuesto que salió defectuoso  (costo de la mano de obra para retirar el repuesto e instalar otro que funcione bien, los daños a otras personas o cosas si ocurre un accidente por el mal funcionamiento del repuesto, el lucro cesante, si el vehículo produce lucro, etc.) y el daño emergente (gastos del propietario para reparar otros componentes que se hayan dañado por el mal funcionamiento del repuesto y los gastos del propietario para suplir el vehículo mientras se soluciona el inconveniente) los puede reclamar al vendedor ante un juez civil, y obtener un fallo favorable si demuestra que hay un nexo causal entre la falla del repuesto y los daños y perjuicios que reclama.
Antes de demandar debe agotar el requisito de ¿procedibilidad¿ mediante una audiencia de conciliación con el almacén para intentar deshacer por las buenas el entuerto.

Ante la Superintendencia de Industria y Comercio el comprador puede presentar una queja para que esa entidad disponga que se haga efectiva la garantía del repuesto (cambio o devolución del precio).

El almacén siempre puede repetir contra el productor que le suministró el repuesto que resultó defectuoso para que le reembolse todos los gastos por el reclamo del comprador, incluso llamándolo al proceso que el cliente final haya iniciado en su contra.

Rodrigo Bueno Vásquez, B&L Abogados, Carrera 16A 75-33 Of. 304, Bogotá. Tels.: 542 2762 y 317 427 2959. www.buenolopez.com

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.