Cascos Azules de Auteco: inciativa privada para disminuir la accidentalidad

Cascos Azules de Auteco: inciativa privada para disminuir la accidentalidad

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

 

Con una inversión de más de 300 millones de pesos y en jornadas llevadas a cabo en Bogotá, Medellín, Cartagena y Montería durante los pasados 25, 26 y 27 de julio, la ensambladora Auteco les cambió a más de 6.300 motociclistas sus cascos viejos por otros nuevos y de reluciente color azul.

La idea es, según voceros de la empresa, ¿mejorar la seguridad de quienes transitan sin el casco apropiado¿, independientemente de la marca o el tipo de moto que conduzcan.

Los cascos azules de Auteco son importados de Oriente y diseñados, según la compañía, ¿bajo las recomendaciones de la normatividad de la seguridad colombiana¿, avalada por el Icontec.

Seguridad ante todo
Esta iniciativa no es nueva para Auteco. En marzo de este año, la firma organizó una ¿Motomaratón¿ en Antioquia, a través de la cual impulsó la conducción prudente y el respeto por las normas, para disminuir las cifras de muertes en accidentes de tránsito de los motociclistas.

Según cifras del Fondo de Prevención Vial, el 89 por ciento de ellas fueron causadas por utilizar un casco inadecuado y el 80 por ciento de de los heridos ni siquiera lo llevaban puesto.

El casco azul Auteco tiene coraza de ABS, un polímero de alta resistencia, recubrimiento de nuca y orejas, interior de poliestireno grueso para amortiguar la cabeza, cierre homologado, visor irrompible en policarbonato y con protección UV, y está hecho con material inodoro.

La nota discordante de las jornadas la pusieron algunos motociclistas reunidos en los puntos de entrega de los cascos, quienes discutieron y pelearon en medio de la congestión y la algarabía que se formó.

El desorden obligó a Auteco a cambiar los sitios para el intercambio de los cascos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.