¿Qué hacer en caso de accidente?: la embriaguez y la huída son agravantes

Tiene derecho a guardar silencio, todo lo que diga puede ser usado en su contra en una corte. Si no tiene abogado, la Defensoría le asignará uno.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

MANUEL ANTONIO ORDUZ
REDACCIÓN VEHÍCULOS

Por qué se llevan los carros a los patios; en qué casos les ponen comparendo por ¿obstrucción de la vía¿ a los accidentados; cuándo se puede conciliar en el sitio y cuándo no; por qué no se deben mover los carros; qué labor cumple la Policía de Tránsito; qué es el Hogar del Conductor¿

Son muchos los interrogantes que surgen a los conductores cuando se ven involucrados en un choque simple o, peor aún, en accidentes graves, de esos que dejan como saldo autos destruidos y personas heridas o muertas.

Para absolverlos, conversamos con Diego López, director forense de IRS Vial, una de las dos empresas privadas del país especializadas en investigación forense y reconstrucción de accidentes de tránsito.

¿Como Colombia no ha entrado en la cultura del autorregistro, en la que cada conductor hace su propia declaración de un choque simple para usarla luego como evidencia, es necesario esperar a la Policía de Tránsito para que la realice¿, dice el experto forense.

Dejar los carros tal y como quedaron después del choque les permite a los agentes realizar el croquis, que a su vez servirá como evidencia en caso de que las empresas aseguradoras no se pongan de acuerdo y el pleito termine en un juzgado.

Sin embargo, es importante anotar que la ley exige, previa una demanda, agotar el paso de la conciliación en el sitio del accidente y, posteriormente, en un centro de conciliación, siempre y cuando involucre solo latas y no heridos con incapacidad, o muertos.

¿Esa conciliación se hace como ¿requisito de procedibilidad¿, que consiste en que la aseguradora, por ejemplo, decide demandar, pero agota el paso de la conciliación antes de proseguir ¿explica el forense-. Si no se llega a un acuerdo, ésta continúa con la demanda y le corresponde a un juez civil decidir quién es el responsable¿.

Accidentes graves
Caso distinto es cuando el accidente involucra la integridad física de conductores, pasajeros o peatones: si en un choque simple se recomienda no mover los vehículos, en estos casos es imperativo no hacerlo, a no ser que se deba sacar un herido o evitar que el carro explote, por ejemplo.

Un accidente con heridos o muertos lleva a un proceso penal, mientras que un choque simple, a uno civil. Esto implica la intervención obligatoria de la  policía judicial y no admite conciliación en el sitio, salvo que se trate de un herido muy leve (con una lesión de menos de 30 días de incapacidad y sin secuelas).

¿La Policía está obligada, por ley, a acordonar el sitio y evitar que personas ajenas a su investigación traspasen las cintas de seguridad, ello con el fin de realizar la recolección de evidencia sin contaminar la escena¿, explica Diego López.

A través de fotos, videos, mediciones, declaraciones de testigos, muestras de sangre, posición de vehículos y personas, entre varias otras evidencias, se puede saber, por ejemplo, por dónde iba el vehículo y a qué velocidad, en qué lugar exacto ocurrió el impacto, si el peatón caminaba o corría, etcétera.

Por todo esto es necesario también llevar los vehículos a los patios y los conductores a la Unidad de Reacción Inmediata (URI) más cercana. Los primeros son sometidos a una inspección de daños que, por ley, no puede durar más de 10 días calendario y los segundos están en la obligación de realizarse un examen de alcoholemia para cotejar su estado físico y mental.

Un resultado positivo de alcohol implica un agravante, que a su vez puede conducir a detención preventiva del conductor y su posterior ¿judicialización¿. Sin embargo, por tratarse de un delito de menos de cuatro años de cárcel, quien resulte culpable en un accidente de tránsito puede ser condenado a pagar su pena en la casa.

CSI Colombia
Algo muy importante a tener en cuenta en un caso como estos es que, aún si la Policía deduce que el conductor es culpable del accidente grave, él puede guardar silencio hasta tanto no llegue la asesoría jurídica a la que tiene derecho. Ni la Policía ni el abogado de la contraparte tienen derecho a hacerlo hablar, hasta tanto no esté amparado por un asesor jurídico.

Aquí, como en las películas gringas, cualquier cosa que diga puede ser usada en su contra, toda vez que la policía judicial recopila información para la Fiscalía, a la postre la entidad que actuará como demandante. Además, esa evidencia puede ser conocida por la defensa solo cuando haya una acusación formal del fiscal correspondiente.

Esta situación coloca en evidente desventaja a los conductores, de ahí que hayan surgido entes investigadores privados y avalados por la justicia, como IRS Vial, que realizan sus propias investigaciones forenses y reconstruyen accidentes para luego usar las pruebas como evidencia, a favor del conductor.

A diferencia de la policía judicial, estas entidades no pueden traspasar el cordón de seguridad, pero sí están autorizados para recopilar pruebas con aparatos especializados, acompañar al conductor a la URI, defenderlo en el juicio y apoyarlo en procesos de conciliación.

Por eso no es raro ver, en una escena de accidente grave, a los agentes del CTI, el Das, la Sijin o la Dijin, escoltados por investigadores de civil, que trabajan a la par con ellos. Mientras los primeros buscan evidencias que incriminen al conductor, los segundos buscan las mismas pruebas para ayudarlo en el problema.

¿Cuando un conductor se ve involucrado en un accidente con heridos o muertos, la vida se le complica porque en lo penal no hay compensación, es decir, si se encuentra, por ejemplo, que conductor y peatón son culpables porque el primero iba a exceso de velocidad y el segundo caminaba borracho, ambos son condenados¿, añade el director forense de IRS Vial. 

De víctima a victimario
Uno de los dolores de cabeza más frecuentes para el conductor que se ve enfrentado a un hecho penal tiene que ver con las exigencias de la víctima, que en muchos casos se convierte en un acosador implacable.

El afectado que no hacía nada, de la noche a la mañana se vuelve un potentado que producía mucho dinero; si es un hombre de la calle, se convierte en un señor distinguido que ya no puede trabajar; si la empresa lo incapacita por cualquier dolencia, es culpa del accidente¿ El conductor se convierte en una víctima de constreñimiento y extorsión.

Es por ello que el Código de Procedimiento Penal contempla cinco instancias para ¿arreglar por las buenas¿.
Indemnización integral. Es un acuerdo escrito entre las partes, ojalá avalado ante notario, que indica la cuantía y la forma de pago de una indemnización total.

El desistimiento. En pequeñas lesiones, en donde no caben enfermedad ni incapacidad para trabajar, se puede negociar esta figura, que debe ir firmada por los dos y avalada por un fiscal o un juez.

Las conciliaciones. Las cámaras de comercio, las universidades y otras organizaciones no gubernamentales tienen centros de conciliación en donde se emiten unas actas que hacen tránsito a cosa juzgada.

Admitir la culpabilidad. Si el conductor se declara culpable, el juicio se abrevia y le rebajan la pena a la mitad. Eso sí, queda la condena, cuya consecuencia es no poder conducir automotores durante determinado tiempo.

Principio de oportunidad. Es a lo que el código llama ¿pena natural¿: en este caso, el legislador dice que si por su imprudencia, por ejemplo, se murió su mujer, o su hijo quedó con una lesión permanente, no necesita más pena, pues la vida ya lo castigó. 

¿QUÉ HACER ¿IN SITU¿?
*No se altere, mantenga la calma.
*Si está asegurado, llame de inmediato a su compañía, que tiene servicio de asesoría jurídica.
*No mueva el vehículo, salvo que sea estrictamente necesario.
*Colabore con la autoridad, sométase al examen en la URI.
*Evite incriminarse en el sitio, guardando silencio.
*No trate de incriminar al otro.
*Deles prioridad a los heridos y ayude con su evacuación y reanimación. Llame al número de emergencia de su ciudad.
*No firme nada, hasta tanto no llegue su abogado.
*No trate de conciliar, pues el accidente con lesionados o muertos no admite conciliación en el sitio.
*Sea prudente con lo que dice y evite palabras de grueso calibre.
*Si el agente lo maltrata verbalmente a usted o a su contraparte, infórmelo en la oficina de atención al ciudadano de la Policía de Tránsito o en el momento de la audiencia, al conciliador o el juez.
*Si hay testigos, trate de convencerlos de que le informen a su abogado lo que vieron.
*Si lleva cámara, tome fotos: no tienen valor jurídico, pero le sirven a su abogado para darle más claridad sobre lo que pasó.

SI SE ¿VUELA¿ DEL LUGAR¿
Es un agravante tanto o más complicado que conducir embriagado porque, en este caso, pudo ayudar a las víctimas y no lo hizo.
Sin embargo, la ley es más benigna cuando el conductor se ve obligado a fugarse porque se le lanzaron tres delincuentes a robarle el auto y, en la huída, arrolla a uno o dos de ellos.
¿En este caso, debe detenerse en el CAI más cercano, informar lo sucedido y ¿entregarse¿ para que la Policía asuma el caso¿, advierte Diego López, director forense de IRS Vial.  

CUANDO VAYA A CONCILIAR¿
*Mantenga una actitud abierta y aterrizada a la realidad.
*No dé juicios de valor, limítese a contar qué pasó.
*Tenga en claro que el conciliador no es juez, sino un guía. No trate de manipularlo, pues él no busca culpables, sino acuerdos. 
*Evite expresiones como ¿me estrellé¿, ¿nos accidentamos¿ o ¿los dos tuvimos la culpa¿ que puedan hacer entrever algo de culpabilidad.
*No olvide que el papel que firma hace tránsito a cosa juzgada y puede ser demandado si no cumple con lo pactado.
*No diga mentiras: más rápido cae un mentiroso que un cojo.

¿QUÉ HACE LA AUTORIDAD?
*Da aviso a la policía especializada (Sijín, Dijín, CTI o DAS) a través de una ¿noticia criminal¿.
*La policía judicial llega con expertos (físico, fotógrafo judicial, planimetrista, ingeniero¿) a la escena del accidente, para recoger todas las evidencias necesarias.
*Medicina Legal, que es el perito de la Fiscalía General, le realiza al conductor los exámenes necesarios.
*Levantada la escena, se procede al protocolo de autopsia, procedimiento que en la mayoría de los países ya está abolido para accidentes de tránsito.
*Si el fiscal determina la detención, el conductor es reseñado ante la Reclusión de Mujeres y conducido luego al Hogar del conductor (¿cárcel de choferes¿). 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.