Chevrolet trajo al país la SUV compacta Orlando para 7 pasajeros

Se agrega al segmento de las SUV y MPV, pero con tipología europea y dimensiones compactas y dinámicas. Llega desde $61.990.000.

Redacción Motor

03:46 p.m. 19 de febrero del 2013

Ver imágenes de la nueva Orlando que llegó al país

Poco a poco el año del automóvil va poniendo en marcha comercial los lanzamientos del Salón de Bogotá, como es el caso de la camioneta Orlando de Chevrolet, sobre la cual regresamos en profundidad luego de manejarla para la prueba respectiva.

Proviene de Corea, donde la filial de GM la fabrica en la planta de
Kunsan, aunque inicialmente estaba prevista para ser producida en
Estados Unidos, pensando en la cantidad de camionetas de todas las variables que tiene GM, en especial la Captiva, que está exactamente en el mismo precio de la nueva Orlando.

¿Cuál es el objeto de tener dos de estos vehículos en el mismo
cheque? La verdad es que solo el precio les es común porque las
características de la Orlando son mucho más las de un vehículo
multipropósito, más cerca de un automóvil que de las grandes SUV y tiene un concepto totalmente racional con una gran diferencia para el segmento: es para siete personas, acomodadas en tres filas de sillas y dentro de una carrocería mucho más compacta, pequeña, baja y estilizada que la de la Captiva.

Su talla inferior nace del enfoque que tiene, pues se trata de un
MPV global, con grandes aspiraciones de ventas en Europa donde el gigantismo de los vehículos no tiene espacio físico ni clientes que lo acojan.

Chevrolet viene trabajando ahora en autos globales que sostengan el lanzamiento de su marca, que a pesar de su centenario, nunca ha actuado directamente en el viejo mundo ni en muchas otras regiones.

La camioneta se anima con un motor de cuatro cilindros de 2,4 litros, con 175 caballos para mover casi 1,7 toneladas de carrocería, lo cual indica que sus virtudes no estarán en la gran aceleración aunque al final alcance los 175 kilómetros por hora.

La caja de velocidades que tiene seis marchas adelante -solamente la hay automática- da un buen escalonamiento pero igualmente en el tráfico cambia constantemente de marcha pues el torque del motor no es generoso, al menos en proporción con la carga de trabajo. Igual sucede en montaña donde hay que usar todo el acelerador para sacarle partido y la caja trabaja intensamente.

Nos gustaron mucho las suspensiones, que pasan por los terrenos malos como si fueran pavimentados y en total silencio. Está bien calculada la rata de los amortiguadores pues no cabecea ni se consume en los baches y voltea sin problemas gracias a la dirección que tiene asistencia eléctrica.

El ajuste es perfecto y genera mucha más confianza para andar
sin prejuicios por el terreno, lo cual complementa bien su idea de multipropósito, aunque claramente no se trata de un campero y se porta como un confortable automóvil.

Hay espacio para siete personas pero hay que tomar una decisión primaria: si va de viaje con el cupo de pasajeros, no hay forma de llevar las maletas pues la banca trasera ocupa todo el potencial baúl. Al doblarla sobre el piso, queda ahí sí una bodega enorme y perfecta, pero para los bártulos de cinco personas.

O sea, el tema de los siete pasajeros es una aplicación urbana, y hay que anotar que a pesar de que las sillas tienen una ubicación teatral con mayor altura atrás para que la gente tenga visibilidad, quienes van en los puestos 6 y 7 no tienen profundidad en el piso para las piernas por eso son más aconsejables para menores de edad.

Además de que el acceso es bastante acrobático, cosa que sucede no solo en la Orlando sino en todos los vehículos de este tipo. Hay muchas alternativas para acomodar objetos menores
y en especial una muy ingeniosa detrás del panel del radio, que se abre y es una gaveta (que es más bien caleta), divinamente mimetizada y muy útil para llevar las cosas del día a día.

RECUADROS:

Colmotores ofrece la Orlando a 62 millones de pesos, en el mundo W de la Koleos, Captiva, Ssangyong, Tucson, Sportage, pero sus siete puestos hacen la gran diferencia a favor para quien les tiene ocupación.

La Orlando fue concebida para los mercados mundiales pero
especialmente para Europa, por lo cual sus medidas son mucho más racionales, sin perder las funciones y ofertas de un vehículo multipropósito.

CALIFICADA EN EURONCAP
En seguridad, y sabiendo que iba para Europa, GM pensó hasta el último detalle, a tal punto que logró cinco estrellas en las pruebas de la EuroNcap. Para Colombia viene solo con dos airbags delanteros, de acción progresiva, y se acompañan con el ABS y EBD de frenado dentro de los elementos a resaltar, aparte de todas las características estructurales propias de un carro de reciente diseño, que ya no son un "plus" sino una condición obligada.

¿Orlando o Captiva?
Cuestan lo mismo pero son totalmente diferentes pues la Orlando
es mucho más citadina, compacta y cercana a un automóvil.
Sin embargo tiene unas suspensiones muy bien puestas y
silenciosas para andar por malos terrenos porque los absorbe
con toda naturalidad, por lo cual es bastante polifacética. El tablero
de instrumentos fue inspirado en el del nuevo Corvette.

FRASE:

Las sillas traseras se pueden abatir completamente para tener mayor espacio para las maletas o carga, pero cuando va con el cupo, el baúl es mínimo.

Ver fotos interiores y exteriores de la nueva Chevrolet Orlando

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.