Un clásico en plena vida: Mazda MX-5

El Mazda MX-5 volvió a las vitrinas colombianas modernizado pero con su esencia intacta de carro deportivo para dos personas. Cuesta 98 millones de pesos con motor 2 litros de 167 caballos de potencia

Redacción Motor

10:20 p.m. 08 de marzo del 2011

Quién iba a pensar, en 1993, cuando estábamos probando el primer Mazda MX-5, llamado entonces Miata, que este vehículo haría toda una historia a lo largo y ancho del mundo. En ese momento, el Miata era una aventura de un fabricante japonés que estaba incursionando en el territorio de los carros deportivos con aparatos de otra tipología como el MX-6, mucho más grande, compartido con Ford (Probe) , el MX-3, con el motor V6 más pequeño de producción que se ha visto (1.8 litros) y el RX-7, con su original motor rotativo Wankel, que aún subsiste.

Desde ese entonces, Mazda siempre ha visto el horizonte de sus carros con otra óptica, menos genérica y muy diferenciadora.

El Miata, que debió cambiar su apelación a MX-5 por problemas de interferencia con un nombre que ya estaba registrado en los Estados Unidos, fue concebido en California por un grupo de estudios de avanzada de Mazda que tomaron como plataforma para desarrollar el Lotus Elan, que tuvo corta vida en Inglaterra, como todos sus congéneres deportivos, que implantaron un concepto de vehículo pero no pudieron soportarlo en la industria por su baja confiabilidad y manufactura.

Eran autos pequeños, livianos, para que motores de baja contextura los movieran decentemente, básicos en acabados, precarios en confort, convertibles por obligación, poco funcionales, pero provocativos y diferentes. Eso fueron los MG, Triumph, Austin, Lotus, entre otros, y un poco más arriba los Jaguar. Que fueron posiblemente ejemplos de lujo, pero los ganadores en problemas mecánicos.

El MX-5 se encargó de recoger todo lo bueno y exclusivo de los "Sports Cars", instaló las limitaciones y cualidades en un chasís resistente, recibió suspensiones funcionales y duraderas, electricidad constante (el gran lunar de los ingleses), un motor moderno y eficiente, caja de velocidades silenciosa e irrompible, carrocería inoxidable, capota estanca, entre otras mejoras.

Conservaron varias cosas esenciales en un verdadero auto deportivo de clase y sangre. Por ejemplo, no cabe un papel más allá de la tarjeta de propiedad en la cabina.

El camino se siente en los riñones porque uno va sentado, acuñando el diferencial y las suspensiones son cortas y secas.
Como debe ser.

El motor ronca duro al aspirar y el escape trasmite revoluciones en el piso del carro. Uno va sentado a ras del camino y lo que pueda faltarle de ósmosis con la mecánica del carro se recibe con las 'exostadas' de los buses en la cara. El tablero de instrumentos es alto, en la visual como en los aviones, los instrumentos simples pero informativos y, de no ser por los ocho parlantes Bose que compiten con la parafernalia del ruido del motor y el viento, estamos en lo que debe ser un deportivo cuyos valores están en la diferencia y no en la confluencia de accesorios, perillas y sistemas.

21 años después, el MX-5 ha evolucionado. Ni más faltaba. Pero no le han quitado su carácter. Le pusieron un motor más grande pues ahora rueda con un 2 litros de 167 caballos que gira a nada menos que 7.500 revoluciones y se escalona en seis pasos de la caja de velocidades manual.

Obviamente existe automático ya que es un carro de enorme consumo en Estados Unidos y acá también se ofrece. Pero para quien lo quiera vivir en su pedigrí auténtico, ahí está la pequeña palanca, montada sobre la tapa de la caja, directa en el mecanismo que se mueve con solo voltear la muñeca. A pesar de esa incursión de la mecánica por el gimnasio, no es un carro excepcionalmente rápido ni que se destaque por borrar competidores en los semáforos. Pero tiene suficiente para divertir.

La carrocería se ha ampliado especialmente a lo ancho y largo. Para recibir mayores trochas, ruedas anchas y hacia atrás para darle espacio a la capota sin sacrificar el baúl, muy decente teniendo en cuenta que es un pequeño auto para dos personas y nada más.

La capota es un gran avance. Funciona eléctricamente y se guarda entre las sillas traseras y la bodega. Toma 20 segundos en ir a uno de los extremos y la operación debe hacerse con el auto detenido.
Es un gran avance pues los primeros MX-5 llevaban la capota de lona de serie y se guardaba cerca de las sillas, donde producía un inolvidable ruido de fierros desajustados. El techo metálico era removible, necesitaba puesto aparte en el garaje y dos personas para ponerlo, además de pagar una extra porque no era equipo de serie. Son todas vivencias que me quedaron después de haber poseído uno de estos "Miata" en 1993, cuando la CCA hizo una primera exploración de mercado con una importación pequeña, cuyas unidades hoy son los carros usados más costosos del país,
si es que alguien vende lo que ya es un "clásico" moderno.

Pero para quienes no llegaron al club de los fundadores, la CCA les ofrece de nuevo el MX-5 como producto regular en sus vitrinas, mediante un cheque de 98 millones de pesos, con caja manual. Ya el carro no juega en la esfera popular y es un juguete que solo se explica por lo que es: el único auto deportivo de verdad que hay en el mercado mundial, hecho sobre una plataforma única y específica, por lo cual difiere de otros que son evoluciones sin capota de los turismos convencionales.

Tan solo el BMW Z4 y el Audi TT siguen sus huellas, pero están en otro nivel, aún más exclusivo.

¡900.000 EJEMPLARES!
Cuando estábamos manejando la versión 2011 del Mazda MX-5, llegó la noticia de que habían fabricado el ejemplar 900.000 de este vehículo, único en su especie y género en el mundo. Fue el pasado 4 de febrero y en ese momento el modelo ajustaba 21 años y 10 meses de producción, cifras que lo trasladan de manera inmediata al libro de récords Guinness. Es el auto dos plazas más vendido de la historia y su camino seguirá pues no da muestras de desgaste. Al contrario, sus ventas siempre crecen ya que lograron 400 mil unidades en los últimos diez años.

FRASES

ES EL AUTO DEPORTIVO MÁS CARACTERIZADO Y TÍPICO DEL MUNDO, SIN RIVALES EN ESTA MODALIDAD.

MAZDA HA MODERNIZADO EL MX-5 EN MOTOR Y MECÁNICA, PERO MANTIENE INTACTAS SUS CARACTERÍSTICAS RÚSTICAS Y BÁSICAS QUE SON SU MAYOR ENCANTO PARA LOS CONOCEDORES.

Del original al carro de ahora se destacan la desaparición de las linternas escamotables a cambio de unos faros incrustados en la carrocería y el crecimiento de la toma de aire, a tono con las de los
Mazda actuales.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.