Compass, la versatilidad es su secreto y reemplaza en el mercado local al Jeep Wrangler

Este ¿crossover¿ le brinda comodidad, buena máquina, estabilidad, confort y aspecto renovado por 83 millones de pesos.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Hace un año largo, cuando se lanzó en Colombia el Jeep Wrangler, con sus exploradoras en la capota, sus taches en los bordes de los guardafangos y su estilo retro, el mercado no imaginaba que en tan poco tiempo Daimler-Chrysler fuera a salir con un digno reemplazo en cabeza del nuevo Jeep Compass.

Este carro, de líneas más atrevidas que sus antecesores pero que conserva las siete ranuras de la parrilla (distintivo de la marca Jeep), es mucho más amable con el pasajero que anteriores versiones de la marca.

Se trata de una camioneta tipo ¿crossover¿ (vehículos con tracción en las cuatro ruedas pero sin bajo), que ofrece espacio suficiente para llevar a cinco personas adultas cómodamente sentadas, sin sacrificar espacio decente para el equipaje.

Gracias al compromiso adecuado entre el tamaño exterior e interior, la motorización y las características técnicas, el Jeep Compass con seguridad tendrá adeptos de diferentes perfiles, como pueden ser los ejecutivos dinámicos y solteros, que no tendrán problema en irse de paseo con amigos contando siempre con buena velocidad, pique y notable desempeño en diferentes clases de piso.

La versatilidad en los diferentes terrenos se debe a que en el Compass activar el sistema de 4x4 permanente es cuestión de oprimir un botón, que le da mayor estabilidad y agarre en carreteras destapadas, mojadas, con gravilla y con barro.

Las familias de cuatro o cinco integrantes no tendrán excusa para no movilizarse juntos, o salir a pasear sin problemas de espacio o de capacidad motriz, pues en carretera el motor de 2.4 litros y 172 caballos de potencia se recupera muy bien y responde cuando hay que adelantar las interminables filas de vehículos que se forman los fines de semana.

Los esposos que desean que sus señoras manejen más seguras, sin que las cierren las busetas mientras se desplazan por la ciudad, probablemente estarán entre los clientes de esta hermosa e imponente camioneta. Además, si de hacer mercado se trata, con el espaldar de la silla abatido se multiplica el espacio de carga y estacionar es como hacerlo en un carro pequeño, pues el radio de giro y la suavidad de la dirección son sobresalientes.

Buena relación calidad y precio
Por los 83 millones de pesos que cuesta el Compass con caja mecánica de cinco velocidades el usuario obtiene un interior muy bien presentado y cómodo, así como aspectos de seguridad que vale la pena mencionar, pues aún no son de norma en otros vehículos, como son los airbags tipo cortina en los puestos delanteros y traseros, además de los frontales ¿esos sí de norma¿ para el conductor y el pasajero.

Por otra parte, detienen con suficiencia el impulso de un carro de tonelada y media de peso los frenos de disco en las cuatro ruedas, con sistemas ABS, EBD (distribuidor electrónico de frenado) y ESP (control de tracción). La frenada se siente firme y segura, y la poca altura del Compass le da una sensación adicional de buen agarre.

En cuanto al entretenimiento a bordo, cuenta con un radio con lector de CD que viene complementado con cuatro ¿bateas¿ o parlantes de gran diámetro que producen un sonido rico en tonos bajos, aunque sin distorsión. Como novedad, los parlantes traseros se pueden sacar del baúl para escuchar la música, por ejemplo, durante un asado al aire libre.

FICHA TÉCNICA
Motor: 2.4 litros, 16 válvulas, cuatro cilindros.
Caballos de potencia: 172 a 6.000 rpm.
Alimentación: inyección.
Dirección: hidráulica.
Caja de cambios: automática de cinco velocidades.
Frenos: de disco en las cuatro ruedas, con ABS, EBD y control de tracción.
Accesorios: airbags delanteros y laterales, radio CD con parlantes traseros desmontables, monitoreo de presión de las llantas.
Precio: 83,9 millones para la de caja mecánica y 89,9 para la de caja automática de transmisión continua variable. 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.