Siguiente
Retrovisor

¿Por qué los concesionarios exigen servicios y visitas?

¿Por qué los concesionarios exigen servicios y visitas?

Redacción Motor

03:40 p.m. 24 de febrero del 2015

Hay dos razones. Una es técnica, pues para poder conceder las garantías pertinentes deben estar seguros de que nadie ha metido mano en el carro, no se han instalado elementos no autorizados por la marca como radios, alarmas, rines y llantas diferentes, para no hablar de partes que intervienen en el funcionamiento del motor, tales como turbos, chips de rendimiento, suspensiones diferentes, etc.

Al tenor de este principio, exigen que los servicios de lubricación se hagan exclusivamente en sus talleres y utilizando los productos que imponen, muchas veces a costos superiores a los que estas operaciones cuestan en sitios independientes con los mismos productos. Y agregan operaciones de control o revisión que son, en muchos casos, innecesarias y, en otros casos, discutibles.

La segunda razón, cuando imponen revisiones tempraneras, por ejemplo a los 5000 kilómetros, y que no hablan muy bien de la confianza en la calidad del vehículo, no es ninguna diferente a la económica, en especial en los aceites, porque utilizan lubricantes más caros que los motores no necesitan o de marcas con las cuales existen convenios comerciales favorables para ellos y que someten al usuario a utilizarlos. Eso indica que la recomendación de aceites está muchas veces determinada por esos convenios y no por la tecnología que el manual del propietario sugiere.

En ese punto, hay que leer muy bien las condiciones de las garantías, pues tienen una cantidad de letra menuda y de condiciones que en la vida real significan que el cliente no tiene toda la gratuidad que le ofrecen.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.