Conductores mal estacionados son causa de muchos trancones en Bogotá. Operativos son insuficientes

En una ciudad donde la movilidad es difícil a cualquier hora y sin importar el día, que no tiene suficientes vías y la mayor parte de ellas están con huecos se suma el problema de los mal parqueados.

Redacción Motor

07:08 p.m. 05 de septiembre del 2014

Esta mala conducta es una de las principales causas del trancón, a pesar de los frecuentes operativos que la Policía de Tránsito realiza para levantar los vehículos mal estacionados en las diferentes localidades de la capital.

De acuerdo con cifras de la institución, a la fecha se han impuesto 70.674 comparendos a conductores que han infringido esta norma, una cifra baja si se le compara con el número de comparendos impuestos en 2013, en igual período, que fue de 139.835 infracciones.

Esto no quiere decir que la educación de los conductores haya mejorado, que estén haciendo uso de parqueaderos o hayan migrado al transporte público, pues a diario se ve a conductores de todo tipo de vehículos parquear en sitios prohibidos.

Por otra parte, en Bogotá hay déficit de parqueaderos públicos. Ante la Secretaría Distrital de Movilidad SDM solo hay reportados 2.837 con un total de 47.375 cupos de estacionamiento. Un número bajo para una ciudad por la que ruedan a diario más de un millón 500 mil vehículos.

La SDM aclara también que “no es posible reportar una cantidad de cupos confiable por cuanto la mayor parte de los registros no se encuentran completamente diligenciados por parte de las Alcaldías Locales”.

En 2013 un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Fundación Despacio, manifestaron que el panorama de Bogotá es alarmante producto del rezago de la capital en sus políticas de estacionamiento.
Michael Kodransky, investigador del Instituto para el Desarrollo de Políticas para el Transporte recomendó “ponerle un precio al estacionamiento en vía, para regularlo y captar recursos que puedan reinvertirse en la ciudad”.

Una iniciativa que apuntaba en ese sentido fue habilitar las bahías, dando cumplimiento a la Ley 1287 y a la Acción de Cumplimiento del Tribunal Superior de Cundinamarca en 2009. La SDM confirma que “a la fecha hay habilitadas 2.151 bahías con unos 21.137 cupos gratuitos, que cumplen con las condiciones técnicas relacionadas con la movilidad y seguridad vial, y con el concepto urbanístico”.

Una ciudad como Bogotá requiere más estacionamientos, pero pareciera que esta necesidad es usada para desestimar el uso del vehículo, el cual aporta grandes recursos a las arcas de la ciudad.

Otros que ayudan al trancón

Las escoltas que se aprovechan de su estatus para estacionar siempre en zonas prohibidas. Los vehículos de reparto.
Vendedores de frutas, arequipes, bocadillos, ropa y accesorios, entre otros.
Buses que se toman las ‘orejas’ de puentes (calle 80 con Avenida 68) como si fueran terminales.

Dónde no estacionar

*Sobre andenes, zonas verdes o sobre espacio público destinado para peatones. *En vías arterias, principales, autopistas, zonas de seguridad, dentro de un cruce, en curvas o donde expresamente se indique la prohibición.
*En puentes, viaductos, túneles, pasos bajos, estructuras elevadas o en cualquiera de los accesos a éstos.
*En zona de seguridad y de protección de la vía férrea.

Plan de gestión de tránsito en Bogotá

Con el propósito de mejorar la movilidad en la zona del centro la Secretaría Distrital de Movilidad y la Policía Metropolitana de Tránsito, adelanta planes de gestión de tráfico.

Durante el primer semestre se realizaron 56 operativos, donde se impusieron 987 comparendos y se inmovilizaron 498 vehículos. Con esto se busca recuperar el espacio público en el sector y no permitir el estacionamiento indebido de vehículos, lo que genera congestión. Para esta gestión de tráfico se contará con personal motorizado de la SDM y guías en bicicleta y a pie haciendo pedagogía en la zona.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.