Conozca el 'paso a paso' del precio final de la gasolina en Colombia

La libertad vigilada permite 'echar números' para atraer clientela. La competencia va de Barranca a las estaciones de servicio.

Redacción Motor

10:06 p.m. 07 de febrero del 2014

La ruta del crudo parte de las refinerías de Ecopetrol, en donde lo reciben y convierten en combustible. Ese crudo tiene como referente el precio internacional del petróleo y la Tasa Representativa del Mercado TRM (cantidad de pesos por dólar) con el fin de generar una especie de competencia ficticia para la petrolera estatal y, de paso, controlar los ‘picos’ que se pueden generar con las variaciones súbitas en el precio del combustible.

Refinados la gasolina y el ACPM, éstos son transportados, a través de poliductos, hasta las diferentes plantas de abastecimiento (como la de Facatativá, en las goteras de Bogotá), en donde se realizan las mezclas con el etanol que llega en carrotanques a ese lugar. Esos transportes, así como las actividades de almacenamiento de los mayoristas (Mobil, Texaco, Petrobras, Terpel, etc.), están regulados por el Gobierno.

Igual sucede con el viaje del combustible final desde esas plantas de abastecimiento hasta las estaciones de servicio. Aunque, obviamente, los camiones cobran de acuerdo con la distancia recorrida, su precio límite también es seguido con lupa.

Distinto sucede cuando la gasolina y el ACPM son vaciados en los tanques de almacenamiento de las EDS. Con los anaqueles llenos, el dueño de la gasolinera empieza a ‘echar números’ para saber cómo moverse con el precio final gracias a la libertad vigilada (régimen que le permite al minorista establecer libremente el precio de venta al público a través de su estación de servicio automotor, sin ir en detrimento de los consumidores finales) y que se aplica en zonas del país en donde se detectan precios con tendencia a la baja por la libre competencia o el propio mercado.

Sin embargo, otras regiones requieren un régimen más estricto de control, al que el Gobierno llama ‘libertad regulada’ con el fin de evitar abusos por parte de las EDS que no tienen competencia. Se trata de pequeños municipios o zonas veredales en donde subsisten muy pocas estaciones.

En Colombia se vende un promedio de 3’650 mil galones diarios de gasolina y 5’400 mil galones diarios de ACPM.

Las bombas son libres, pero están vigiladas

En las principales ciudades, el distribuidor minorista es libre de fijar el precio que considere conveniente, incluso superando el precio de referencia indicado

Denuncie abusos en los precios

Informe su queja al Ministerio de Minas y Energía, a través de la línea nacional 018000 910180, la cual opera en el horario de 8:00 a.m. a 5:30 p.m., de lunes a viernes, o en el correo electrónico ‘menergia@minminas.

gov.co’. También puede ingresar a la página web de la Superintendencia de Industria y Comercio (www.sic.gov.co) o comunicarse a la línea nacional 018000-910165 de esa entidad.

Tipos de EDS

Muchas estaciones de servicio funcionan en comodato, pero algunas otras son manejadas por las propias petroleras, que las utilizan para tantear el mercado y generar políticas para las demás de su cadena. Las actividades de fidelización nacen de la propia marca, pero las rebajas o los servicios extra son producto de la imaginación del administrador de la bomba.

Sabía que…

Una aplicación del Ministerio de Minas y Energía y el ‘app’ Waze tienen entre sus servicios la ubicación de las EDS más cercanas con los precios del galón de combustible al día.

Municipios con libertad vigilada

Bogotá, Cali, Barranquilla, Medellín, Montería, Cartagena, Pereira, Ibagué, Bucaramanga, Sincelejo, Manizales, Villavicencio, Popayán, Tunja, Barrancabermeja, Chía, Palmira, Soacha, Tuluá, Cartago, Armenia, Rionegro, Neiva, Santa Marta, Sogamoso.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.