Más control al comercio y uso de automóviles blindados

La Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada regula a las blindadoras y arrendadoras pero, especialmente, a quienes viajan en esos vehículos.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Si entre sus planes está acondicionar su vehículo o comprar un usado con blindaje, tenga en cuenta lo siguiente: para poder manejarlo e, incluso, subirse a él, necesita un permiso especial de la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada (Supervigilancia).

¿El blindado requiere un control estricto, por la destinación que se le da ¿explica Felipe Muñoz Gómez, superintendente de Vigilancia y Seguridad Privada-. Como la gente los compra para protegerse, es considerado un arma defensiva¿.

Precisamente el comercio indiscriminado de los blindados ofrecidos para venta y arriendo en las páginas de los periódicos y las vitrinas de usados motivó a la Supervigilancia a actualizar el decreto ley 356 de 1994, el cual se estaba quedando corto frente a la demanda creciente.

De esa iniciativa nacieron los artículos 40, 41, 42, 43 y 44 del decreto 2187 del 2007, que contemplan los requisitos para usuarios y compradores de vehículos blindados y le dan potestad discrecional a la Supervigilancia para conceder o negar permisos.

¿Es importante entender que, al subirse en un blindado, cambia automáticamente la relación de fuerza entre los ciudadanos y, por ende, el grado de responsabilidad de quien lo maneja ¿explica Muñoz Gómez-. Por eso nosotros no reglamentamos estrictamente el bien, sino su uso¿.

Blindados y movilidad
Uno de los cuestionamientos más frecuentes frente a estos carros tiene que ver con la movilidad. El común de los conductores cree que los blindados tienen una especie de ¿permiso especial¿ para parquear en cualquier parte, pasarse los semáforos en rojo y evadir medidas restrictivas, como el Pico y Placa.

Pero no es así. Los particulares con vehículos especiales como estos no pueden violar las normas de tránsito, o al menos así se los han hecho saber la Supervigilancia y el Ministerio de Transporte a sus propietarios y jefes de seguridad, mediante circulares que les recuerdan sus deberes frente a la comunidad.

¿(¿) Las prerrogativas que se otorgan con el uso de automotores blindados no pueden romper con el equilibrio que debe existir frente a los derechos de la ciudadanía de contar con vías seguras, orden civil y sana convivencia entre todos¿, dice la circular 013 enviada por las dos entidades.

Caso distinto es el Pico y Placa en Bogotá, que les permite circular sin restricción, lo que ha motivado su compra por parte de los conductores más pudientes.

¿Eso es lo que nos tiene preocupados. Aunque el mercado está relativamente controlado por nosotros, muchos incautos están comprando vehículos blindados de segunda, sin saber que, para moverse en ellos, deben contar con nuestra autorización¿, explica el superintendente.

Todos controlan
El problema radica precisamente en el control de ese mercado, que contempla normas estrictas para blindadoras y arrendadores, pero que, al parecer, no cuenta con herramientas suficientes para vigilar el mercado de los usados.

Para la Supervigilancia, las secretarías de tránsito municipales y departamentales son el filtro casi único y más eficiente de control de usados, las cuales, antes de hacer el traspaso, están obligadas a informar el cambio de dueños a la entidad y exigirle al nuevo comprador el permiso de utilización.

Una vez en la calle, el usuario debe mostrar la tarjeta de propiedad, en donde se especifique que el nivel de blindaje ¿y el permiso expedido por la Supervigilancia para su uso¿ es personal e intransferible.

¿Nosotros no tenemos la potestad de realizar controles de calle, eso les corresponde a las autoridades de tránsito, que los ejercen con entidades como la Sijín y la Dijín. La mejor herramienta de control que tendremos para los blindados usados será el Registro Único de Tránsito (Runt)¿, confiesa el funcionario.

Si se trata de un vehículo nuevo, son las blindadoras las encargadas de orientar a quien compra o acondiciona un vehículo pues, al igual que las secretarías de tránsito, deben anexar un formulario con todos los datos del futuro comprador.

Esos datos y la solicitud formal de viajar en un blindado son evaluados por la Supervigilancia, que realiza una valoración del riesgo.

¿El solicitante deberá justificar que se encuentra en peligro de muerte o grave daño personal por especiales circunstancias de su profesión, oficio o cargo que desempeña, o actividad económica que desarrolla, (¿) para lo cual deberá aportar todos los elementos probatorios de que disponga¿, dice el formulario de revisión previa de documentos de la Supervigilancia.

Protección por horas
Otra modalidad para adquirir blindados, relativamente nueva en nuestro país, es la del arrendamiento, la cual fue regulada por la Supervigilancia cuando se dio cuenta de que se realizaba de manera informal.

En este caso, la responsabilidad del uso de los vehículos se la trasladó la entidad a las empresas arrendadoras, pues en la mayoría de los casos el servicio es contratado por multinacionales y embajadas que necesitan cuidar a algún personaje de visita fugaz a nuestro país, o por empresas nacionales, cuyos ejecutivos se desplazan de una ciudad a otra y necesitan protección especial a donde quiera que vayan.

Cabe decir que las empresas arrendadoras pueden ser las mismas blindadoras u otras legalmente constituidas que presten, exclusivamente, ese servicio. Ambas deben cumplir con estrictas normas de control frente a sus clientes y no pueden alquilar otro tipo de carros, diferentes de los blindados.

¿En este momento estamos evaluando 15 empresas autorizadas para arrendar blindados en nuestro país ¿asegura el superintendente-. Hemos encontrando que la mayoría está cumpliendo con las normas, pero otras que están funcionando ilegalmente ya fueron sancionadas¿.

MERCADO EN ALZA
En la actualidad existen casi 13 mil carros blindados inscritos en la Supervigilancia y se están radicando un promedio de 130 solicitudes mensuales.
Los ingresos operacionales de las 21 empresas blindadoras colombianas fueron de 81 mil millones de pesos en el 2006, 53 por ciento de los cuales están concentrados en las tres más grandes del país.
Mientras en enero de este año fueron radicadas 100 solicitudes, en octubre llegaron a la Supervigilancia 248. Las blindadoras están entregando un promedio de 1.500 carros anuales, de acuerdo con la Supervigilancia.
Cabe decir que todos los niveles de blindaje requieren autorización.

¿POR QUÉ TANTA DEMANDA?
Según la Supervigilancia, los blindados se venden bien en la actualidad por tres razones:
La llegada de nuevas multinacionales, que requieren vehículos especiales para sus ejecutivos.
El traslado de algunas funciones de seguridad al sector privado, que exigen blindados para cumplir con sus funciones.
El ascenso social, que obliga a hombres de negocios a protegerse contra posibles atentados.

ARRENDADORAS AUTORIZADAS POR LA SUPERVIGILANCIA
*Blindex S.A. (Bogotá).
*Blinsecurity de Colombia Ltda. (Bogotá).
*Feeling Ltda. (Bogotá).
*Toyo Renta Car Blindados (Bogotá).
*SET Ltda. (Bogotá).
*Platinum Renting Ltda. (Bogotá).
*Armtans Ltda. (Bogotá).
*Universal Security Rental Ltda. (Bogotá).
*Fábrica Internacional de Blindajes Ltda. (Bogotá).
*Ballistic Technology Ltda. (Bogotá).
*Blin Renta Car (Bogotá).
*Blirent Car Ltd.a (Bogotá).
*VIP Security Renta Car Ltda. (Medellín).
Fuente: Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada.

REQUISITOS PARA EL TRASPASO
*Formulario de solicitud debidamente diligenciado.
*Nombre y dirección de la empresa en donde trabaja o actividad que desarrolla, así como la dirección del nuevo propietario y usuarios del vehículo blindado.
*Soporte documental que acredite los requisitos de ley. El solicitante debe justificar que se encuentra en peligro y aportar los elementos probatorios a la Supervigilancia.
*Fotocopia autenticada de la cédula de ciudadanía del actual propietario.
*Fotocopia de la cédula de ciudadanía del comprador y de los usuarios del vehículo.
*Fotocopia autenticada del certificado judicial nacional vigente para el comprador y los usuarios del vehículo.
*Cuando el propietario o comprador sea persona jurídica, certificado de existencia y representación legal, autorización suscrita por el representante legal, fotocopia de la cédula de ciudadanía y certificado judicial vigente.
*Carta del actual propietario, avalando la venta o transacción a realizar.
*Si existe contrato de leasing, fotocopia del mismo debidamente numerado, autorización suscrita por el representante legal de la entidad financiera, certificado de existencia y representación legal y fotocopia de la cédula de ciudadanía.
*Copia al carbón de la consignación al Tesoro Nacional de 867.400 pesos.
Fuente: Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada.

DOCUMENTOS QUE DEBE PORTAR EL ¿BLINDADO¿
*Licencia de conducción.
*Tarjeta de propiedad que indique el nivel de blindaje del vehículo.
*Permiso de la Superintendencia que certifique que el conductor y los pasajeros que viajan en ese vehículo tienen autorización para hacerlo.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.