Conviértase en un profesional del timón: asuma una conducción responsable y segura

Conviértase en un profesional del timón: asuma una conducción responsable y segura

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

La mejor forma de bajar la accidentalidad es entendiendo el vehículo en sus justas proporciones. Un profesional en la vida debe serlo también en la vía.

Responsabilidad, seguridad, conocimiento y destreza son virtudes que hacen más ¿profesionales¿ a los conductores, en la medida en que los obligan a actuar de manera más proactiva.

Un documento del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi) que habla al respecto coincide en que el profesionalismo está íntimamente ligado con la actitud que asume el conductor en la vía.

¿Es importante ponerse en la situación de los demás conductores y usuarios de la vía, como lo peatones, ciclistas y motociclistas, para convertirse en un conductor previsivo¿, advierte el estudio.

Es en este punto en donde, según los expertos de Cesvi, se diferencian los conductores profesionales de los que no los son: exceder la velocidad sin tener en cuenta los límites propios de reacción es un ejemplo de una conducción poco profesional.

Como un corredor profesional, que necesita horas de entrenamiento para llegar a la fama ¿añaden los expertos de Cesvi-, quienes aspiran a convertirse en conductores responsables necesitan muchos kilómetros al volante para desarrollar destrezas útiles sobre la vía.

Para lograrlo, el conductor debe tener en cuenta una serie de aspectos importantes.

Adaptación a la realidad
Esto tiene que ver mucho con la madurez de la persona, que debe saber distinguir entre las conductas adecuadas y las que no lo son, a la hora de coger el volante.

Si a un conductor, por ejemplo, le gusta imitar a los pilotos de carreras, tomando curvas ¿a lo chicana¿ o sobrepasando a los demás, como emulando a Montoya, lo único que está demostrando es una seria deficiencia en el desarrollo de la personalidad.

¿Un parámetro importante dentro del ser profesional en la conducción es tener idea de quién es uno mismo, cuáles son sus principios y valores, qué es lo que sabe y qué limitaciones tiene para conducir¿, añade Cesvi.

También es importante tener claro que el vehículo es solo eso: un medio creado para transportarse, ¿no para utilizarlo como escudo de defensa frente a los demás¿.

La responsabilidad
Este aspecto de la conducta sobre la vía tiene que ver con el respeto por las normas de tránsito, que están ahí, simple y sencillamente, para que los conductores, peatones, ciclistas o motociclistas no hagan ¿lo que se les venga en gana¿ mientras circulan por cualquier vía.

Todo derecho trae consigo una obligación y eso es muy claro en la vía: si usted quiere que los demás le respeten su derecho a circular sin peligro, usted debe procurarles lo mismo a los demás.

¿Durante la infancia, todas las personas muestran su individualismo, pero poco a poco esos comportamientos van diminuyendo y gradualmente vamos comprendiendo que la convivencia en armonía implica reglas¿, advierte el estudio de Cesvi.

El autocontrol
Un conductor profesional también es capaz de controlarse frente a situaciones extremas que se le presenten en la vía. Lo anterior significa evitar la agresividad, que es el canal más expedito para tomar decisiones impulsivas y juzgar subjetivamente lo que sucede alrededor.


¿QUÉ CARACTERIZA A UN ¿PROFESIONAL¿?
Trata de prepararse intelectualmente.
Es conocedor de sus limitaciones y actitudes.
Sabe sortear las situaciones extraordinarias que se le presentan y trata de resolverlas lo mejor posible.
Se mantiene informado.
Es una persona líder y digna de imitar.
Tiene mucha seguridad en sí mismo.
Fuente: www.cesvi.com


PONGA SU GRANO DE ARENA
Respete a los demás actores de la vía, cumpliendo con las normas de tránsito.
No vea su vehículo como un instrumento de dominio sobre los demás, sino como lo que es: un medio de transporte.
Actualícese no solo en normas de tránsito, sino en los cambios de vías, desvíos, nuevos puentes, etc. que determinen las autoridades.
No les conteste a los conductores agresivos, ni los provoque. No vale la pena arriesgarse.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.