Correo de los lectores sobre preguntas de trámites, denuncias y opiniones

Correo de los lectores sobre preguntas de trámites, denuncias y opiniones

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Hecatombe con la revisión
Ahora que el término ¿hecatombe¿ está de moda, se avecina una muy grande para todos los propietarios de automóviles. Después de varios reversazos del Ministro de Transporte para dar comienzo a la famosa revisión técnico-mecánica, ahora me encuentro con algo verdaderamente insólito y que como siempre, la respuesta se quedará en el limbo o como de costumbre ¿y si no existieran las publicaciones Motor y Vehículos¿, a quejarse al Mono de La Pila.
Después de haber pasado por un concesionario autorizado para que le hicieran todos los ajustes necesarios a mi Mazda 626 modelo 1993, lo llevé a un Centro de Diagnóstico Automotriz autorizado por el Ministerio en calle 134 de Bogotá. Cancelé los 100.000 pesos correspondientes y fue rechazado porque el freno de que mano no cumplía con lo especificado. Igualmente, y a pesar de tener en mis manos copia de las emisiones de gases correctas, tampoco corresponde a lo exigido por el organismo autorizado. Volví al concesionario donde revisaron  y colocaron los parámetros del fabricante ¿de lo cual fui testigo¿; ajustes que fueron mínimos. Con tranquilidad volví para hacer mi segunda revisión, y resulta que me lo rechazaron por lo mismo. Una vez más, volví al concesionario y para ellos todo estaba bien. Total, por tercera vez volví al famoso centro donde me manifestaron que debía volver a pagar los mismos 100.000 pesitos. Como no había turno en su momento, resolví ir a un nuevo centro, pagué otra vez los 100.000, convencido de que no perdería más tiempo. Imagínese que ahora el vehículo fue rechazado por otras cosas totalmente diferentes, tales como la alineación de las luces, la alineación del tren trasero y por desgaste del soporte de la barra estabilizadora, problemas calificados como de alta peligrosidad ciudadana. Entonces, ¿a quién le creo, al concesionario que no emite certificados, al centro de la 134 o al último que visité? Total, me tocará ver si el ¿Mono de La Pila¿ me compra el carro para chatarrizar, ¿o será que el señor Ministro estará interesado en comprármelo?

Julio Romero

¿Bajarán los impuestos?
Este año, la gran mayoría de los colombianos tuvimos que pagar impuestos por nuestros vehículos, con unos avalúos que no estaban de acuerdo con la realidad nacional.
Si bien es cierto que los vehículos rebajaron, para el Ministro no rebajaron; y la gran mayoría de los colombianos terminamos pagando unos impuestos exagerados por nuestros desvalorizados carros. Los tránsitos se apoyan diciendo que son los avalúos que suministra el Ministerio de Transporte.
¿Será que para el próximo año el Ministro toma cartas en el asunto o será que nos vuelven a atropellar?
Julián Duque Román
Vehículos le preguntó al Ministerio de Transporte al respecto y la respuesta fue: ¿Estamos recopilando la información y estará disponible a finales de este año, e incluso en enero¿.


Mantenga un número de contacto en su celular
Esta es una recomendación de la Cruz Roja a nivel mundial: las ambulancias y emergencias médicas se han dado cuenta de que a menudo, en los accidentes de carretera, los heridos llevan consigo un teléfono celular. Sin embargo, a la hora de  intervenirles, no se sabe a quién contactar de la larga lista de números.
Nos dan, por tanto, la idea de que todo el mundo añada a su agenda del teléfono celular el número de la persona a contactar en caso de urgencia, bajo el nombre: ¿AA en caso de Emergencia¿ (las letras AA son para que aparezca este contacto siempre como el primero de la lista). Es sencillo, no cuesta nada y podría ayudarnos mucho.
Jenny Galvis


No está de acuerdo con la revisión
Alguna vez leí en la revista Motor sobre la chatarrización de vehículos igual que como lo hacen los estadounidenses. Tuve la oportunidad de conocer esos nuevos negocios llamados CDA con diferentes nombres y marcas pero que tienen como fin último entregar el nuevo documento validado por el Ministerio de Transporte. Quiero decirle que eso es un negocio bien montado por los que lo aprobaron y quienes lo montaron sólo les interesa recuperar su inversión a toda costa y sin importar el costo-beneficio que un carro contamine, salga mal de frenado, mal de luces y otros detalles de menor cuantía; se lo digo con la certeza de que así es, pues trabajé para uno de ellos durante cuatro meses y lo único que sé es que siempre había que convalidar la mentira de todos los vehículos, pues eran muy pocos los que realmente pasaban el examen. A esos carros de modelos 1996 hacia atrás el Estado debería llevarlos al proceso de chatarrización y a su vez estimular el subsidio de vehículos nuevos con precios que las personas que trasladen productos perecederos, pasajeros o cosas puedan acceder a ellos y botar el viejo. Es la única forma de evitar más accidentes y contaminación en nuestras ciudades. Que el gobierno aproveche esos vehículos chinos de 16 millones y subsidie a todos los estratos para que todo el mundo estrene, mejore sus condiciones y crea en un país que lo único que da son problemas y más impuestos, que es como se ve esta carga del nuevo documento de certificación técnico-mecánica; lo único favorable que tiene ese documento es que se abre la guerra de precios y uno va a donde le brinden un precio más cómodo. Ya se ofrecen promociones. ¿Cómo ven ese desbarajuste? Siempre lo he dicho: ¿Colombia es un país muy desajustado socialmente, no hay beneficios sino para pocos¿. Espero que haya un comentario justo y claro al respecto, porque son muchos los engañados con este nuevo documento.
Mohamed Abusaid

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.