Correo de los lectores sobre preguntas de trámites, denuncias y opiniones

Correo de los lectores sobre preguntas de trámites, denuncias y opiniones

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Abuso por parte de un taxista
Deseo denunciar un abuso cometido por un taxista en Bogotá en la semana del 5 de febrero de 2007. Abordé el taxi de placas SIA-280, de la empresa Taxi Express, y desde el principio noté que cuando se detenía en los semáforos el conductor abrazaba la silla del lado para no dejarme ver el taxímetro. Decidí levantar mi cabeza y con estupor vi que el taxímetro avanzaba cuatro unidades de una sola vez. Al hacerle el reclamo al taxista, me agredió verbalmente sin importarle que estuviera en compañía de mi hijo de 4 años, quien estalló en llanto ante las groserías del señor. No hay derecho que nadie controle a estos inciviles que no solo nunca dejan ver la tabla de puntos, sino que cobran lo que se les antoja y de paso atropellan a los usuarios con su comportamiento. Para rematar la indefensión de los usuarios de taxi, hice la denuncia en la tan nombrada Secretaría de Movilidad pero me dijeron que no podían hacer nada y que llamara a la empresa, en donde tampoco obtuve respuesta. Confío en que por lo menos con esta denuncia los ciudadanos de bien estén alertas.
Catalina Cáceres

Conductor abusivo y peligroso
En esta ocasión deseo que EL TIEMPO colabore con la ciudadanía, pues estamos volviendo a ver en nuestra ciudad a aquellos personajes que por portar armas se creen más que los demás. El caso ocurrió hace unos días en horas de la mañana, cuando el ¿señor¿ conductor del vehículo BMW azul de placas BDK545 conducía como quería, hablando por celular, sin cinturón de seguridad, cerrando a cuanto conductor decente lo intentaba pasar y, para colmo, quien le reclamaba por su mala conducta era víctima de su grosería y ¿lo peor¿ de sus amenazas con un arma, que de pronto lo hacia sentir más ¿hombre¿ que todos los demás. Nuestras autoridades no deberían dotar a estos personajes de armas, pues se creen dueños y señores de la vida y honra de sus congéneres. Lo peor de todo es que al tratar de poner la queja con un agente que se encontraba por el sector, me informó que como no había delito ¿incurso¿ no podía hacer nada. ¿Estaremos volviendo a las épocas de los mafiosos dominantes con sus armas y sus vehículos de lujo? ¿Tienen más prioridad y pueden hacer lo que quieran estos señores armados? Ojalá que este tipo de situaciones no las sigamos viviendo en nuestra patria.
Juan Eduardo Díaz

¿Cuál movilidad?
El otro día fui a dar un paseo por la Sabana de Bogotá. Retorné a la ciudad por la vía a Cota y llegué a la rotonda de la calle 80, conocida como Siberia, y como vivo en Modelia les dije a mis hijos y a mi esposa que los iba a sorprender con la rapidez con que llegaríamos a casa. Por tal razón, no me metí por la 80 sino que seguí derecho para salir a la vía a Facatativá, que es la misma calle 13. Me llevé una sorpresa al ver que había un peaje en el que me tocó pagar 6.300 pesos, ubicado a más o menos un kilómetro de Siberia (me dicen que ese peaje lleva mucho tiempo funcionando). Mi reflexión es la siguiente: ¿Si un alcalde como Garzón está obsesionado por la movilidad de la ciudad, por qué ponen un peaje para desestimular el uso de esa vía y obligar a las personas que vivimos cerca a la calle 26, a la calle 13 o en el sur y centro de la ciudad a meterse por la 80 y contribuir a formar el trancón? Sé que ese peaje está fuera del casco urbano de Bogotá, pero estoy seguro de que algo podría hacer nuestro burgomaestre para aliviar, de manera fácil, el pesado tráfico capitalino.
Jorge Andrés Bustamante

Varios dueños de un mismo carro
¿Pueden aparecer en la tarjeta de propiedad de un vehículo dos personas o más?
Clara Ortiz

Según el código de procedimiento civil, que dice que varias personas pueden ser propietarias de un mismo bien, sí se puede, pues un carro es considerado como un bien común y corriente.

Revisión de gases, una fuente de empleo
Leí un artículo en la revista Motor del 24 de enero 2007 referente a la revisión técnico-mecánica y tengo algunas consideraciones.
1. La revisión, por lo costoso de su montaje, conlleva al monopolio y además pienso que se presta para montar más lavanderías que en Bocagrande, Cartagena.
2. La tabla de los vencimientos es una locura. ¿Usted se imagina enseñarle esa tabla a los entes de control en el país? Son 20.000 policías aproximadamente, muchos de los cuales aún no saben qué es lo que se exige.
3. Unificación con el certificado de gases. ¿Qué vamos hacer los 350 talleres o servicentros que actualmente estamos certificando análisis de gases? Esto lleva al desempleo. Generamos cinco empleos directos por establecimiento, o sea un total de 1.750 empleos. ¿Qué hacemos con los 350 equipos de análisis de gases? ¿De qué comemos?
4. Hay que leer artículo de Héctor Rincón en la revista Cambio: ¿Difícil escoger al más paquete¿.
5. Una solución salomónica sería que la revisión técnico-mecánica y la de gases fueran independientes, cada una en su formato nacional por separado. Así trabajaríamos todos y seguro se montarían más servicios de técnico-mecánica que los 80 que el ministro aspira tener en el país, multiplicados por cinco empleos directos, da un total de 400. Mire la diferencia.
6. Invitemos al ministro a que se ensucie los zapatos y se asesore mejor en lo que desea hacer, y más bien enseñemos a los propietarios de vehículos a que tienen que sincronizarlos, cambiar el filtro de aire y hacer una revisión mecánica de forma periódica.
7. El vencimiento del certificado de gases debería ser de un año para los particulares y de seis meses para el servicio público, por aquello de los malos combustibles y la falta de cultura sobre el buen mantenimiento de los vehículos.
8. En Motor se dice: ¿Desde Girardot a Bogotá¿. Yo digo: ¿Desde Taraza, Valdivia, Yarumal, Santa Rosa, etc., a Medellín para hacer la técnico-mecánica.
9. ¡Dios mío, consíguenos a alguien quien nos ayude. Somos 350 microempresarios en esta situación!
Samuel Salazar

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.