Correo de los lectores sobre preguntas de trámites, denuncias y opiniones

Correo de los lectores sobre preguntas de trámites, denuncias y opiniones

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

CARTA DE LA SEMANA
¿Por qué la norma es represiva y no correctiva?

Reacción de un lector respecto al pago de comparendos, cuando estos se originan en las carreteras del territorio nacional.

¿Leí el artículo del pasado 24 de febrero ¿No pague los partes nacionales en cajeros¿ y observo varias imprecisiones. También me referiré a un caso que me sucedió en la Alta Guajira. Sería bueno que ustedes como periodistas lo denunciaran e hicieran claridad a la presente queja.

En vacaciones de diciembre viajé con mi familia al Cabo de la Vela en compañía de unos amigos extranjeros. Cuando pasé el Peaje de Palomino, en uno de los tantos columpios en la vía las autoridades ¿supuestamente¿ me tomaron la velocidad.

Después de hacer el requerimiento de mis documentos y los del vehículo, uno de los policías de carreteras me mostró el equipo de medición de velocidad y me dijo: ¿Exceso de velocidad. Venía a 115 kph¿. No dije nada porque observé con sorpresa que todos los carros que habían parado venían de Bogotá (a juzgar por sus placas) y a todos nos estaban haciendo el mismo parte o comparendo por el mismo registro de velocidad: 115 kph.

Como íbamos para el Cabo de la Vela y era un sábado, averiguamos con unos amigos en Riohacha la forma de pagar el parte, y nos comentaron exactamente lo que ustedes escriben en su artículo, con la siguiente precisión: ¿Usted no debe correr a que le suban o le ingresen el comparendo al sistema. No, usted debe esperar a que el comparendo se lo ingresen y puede demorar un mes y hasta dos (en mi caso duró un mes).

Miré constantemente por Internet y de esta forma me di cuenta del comparendo y nunca se duplicó, ni me cobraron intereses. ¿Por qué? Muy sencillo; porque usted no es infractor sino hasta que lo ingresan al sistema y es obvio que no lo pueden ingresar con la fecha en que le hicieron el comparendo porque si es así, usted lo hubiera podido pagar.

Aquí viene lo bueno, en el transcurso de esa espera averigüé si podía hacer un  curso. La respuesta fue que no podía hacer un curso para ganarme un descuento. No existe. Y se plantea la pregunta de ¿¿Por qué no hay forma de hacer un curso?¿
Respuesta: ¿porque la norma es represiva, mas no formativa.
Traté de protestar el comparendo en los tres primeros días y no pude porque no existe el comparendo. Porque usted no ha violado ninguna norma. Porque no aparece en ningún sistema. Hay que esperar a que el comparendo se ingrese.

Ingresé el comparendo (después de un mes) y fui al Terminal de Transporte de Bogotá, en el Simit, módulo amarillo. Le dije a la persona: ¿Señorita, vengo a protestar un comparendo. Estas son las pruebas¿; y la respuesta fue: ¿No señor, usted no puede protestar el comparendo porque debió hacerlo a máximo tres días después de que se lo impartieron¿.

¿Es lógico lo anterior? En los tres primeros días el comparendo no existe. ¿Qué tal el jueguito y la falta de respeto con los ciudadanos? ¿Qué falta de seriedad? ¿Qué vergüenza para un país que trata de enseñarles a sus ciudadanos a respetar las normas, cuando los señores de Simit y la Policía de Carreteras nos irrespetan y violan todas las normas?

Nunca vi el registro de mi carro con un exceso de velocidad; tenía las pruebas para protestar el comparendo.

¿Por qué nunca pararon carros con placas de Riohacha o de Maicao que pasaban por el sitio a más de 100 kph?

En conclusión, usted nunca podrá protestar un comparendo que le hagan en carretera, a no ser que se quiera quedar en el sitio donde se lo hacen por lo menos un mes, pagando hotel, comida y demás gastos hasta que le ingresen el comparendo. No entiendo por qué, como ciudadano afectado, uno tiene que ir a que le ingresen el comparendo? ¿No es obligación del Simit hacerlo? ¿Por qué la ley del embudo?
Omar  Torres

Esperamos una respuesta de las autoridades a este respecto y la publicaremos en este mismo espacio.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.