Correo de los lectores sobre preguntas de trámites, denuncias y opiniones

Correo de los lectores sobre preguntas de trámites, denuncias y opiniones

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Motos a la derecha amerita tutela

La norma de conducir la motocicleta pegada al andén es inconveniente bajo cualquier punto de vista y por absurda es causal inminente de accidentes.

Los funcionarios de tránsito deberían ponerse en los zapatos del motociclista; o mejor, montar en una para tratar de conducirlas del modo que lo exigen para que entiendan que están provocando accidentes por su necedad.

Es un adefesio obligar al motociclista a conducir por el rincón de la vía del carril derecho, en donde paran buses, automóviles y taxis a dejar pasajeros, o camiones a descargar, zorras a estorbar y peatones a cruzar.

La restricción en la conducción de motos es un abuso de autoridad que amerita tutela porque viola un derecho fundamental del ciudadano, al restringir su libre movilización y exponerlo a un accidente. Moto Club de Colombia tiene la palabra.
Fabio A. Ribero Uribe

Armando ¿el Conejo¿ Calle
Hay que preguntarles a los organismos de control de Bogotá por qué no existe prioridad con las obras de rehabilitación de las avenidas en Bogotá.

Por ejemplo, la calle 68, entre la avenida Ciudad de Quito y la carrera 50 no era prioridad para Armando Calle y la antigua carrera 50, frente a la plaza de los artesanos, mucho menos. Actualmente, la avenida Primero de Mayo, entre la Caracas y la carrera 30 tampoco tiene doliente y así muchas más.

En los próximos días saldrán de servicio otras principales vías arterias por culpa del deterioro, como la avenida que pasa por la entrada del portal El Tunal o la carrera 42 con calle 17. Si requiere un listado de muchas otras avenidas, vaya a la zona industrial de Bogotá y a otros sectores, en donde muy pronto ya no servirán ni como camino de herradura.
José Malaver

¿Vale la pena chatarrizar?
Llevo un año tratando de que el Ministerio del Transporte nos dé la cancelación del registro nacional de carga y nos expida el certificado para poder matricular otro vehículo nuevo. Como es tan engorroso el proceso, los clientes prefieren pagar una póliza de seguro y no chatarrizar sus buses viejos.

Este trámite me recuerda al del negrito en Sábados Felices, que quería sembrar un arbolito: le dieron tantas vueltas con el asunto, que cuando salió el permiso, el arbolote ya se había muerto.
Gonzalo Aristizabal K.


El precio sube y la gasolina baja
Hace más de 25 años soy pescador y durante el mismo número de años he tenido un tanque de gasolina de seis galones para mi motor fuera de borda. He comprobado cientos de veces que, literalmente, este se llena con un poco menos de los seis galones, mezcla incluida.

El sábado pasado, cuando fui a llenarlo de nuevo en una bomba de gasolina de Bogotá, descubrí que el medidor del dispensador decía seis galones, pero a mi viejo y fiel tanque le faltaba un galón y medio para llenarse.

Llamé a todo el personal de la bomba, le expliqué que durante décadas se ha llenado con esa cantidad y que ahora, por arte de magia, le faltaba galón y medio. Que si es un error técnico de esa bomba en particular, lo aceptaría.

Pronto me di cuenta de una inexplicable angustia y posterior agresión de todo el personal del lugar y supe, claramente, que todos sabían lo que pasaba.
Daniel Caicedo

¿Para qué tanto semáforo?
Soy un conductor más de nuestra bella capital, y desde esta semana veo cómo instalaron un semáforo peatonal en la avenida 68 con calle 13.

¿Cómo puede ser posible que, antes del puente vehicular, pongan un semáforo? Eso es inaudito. ¿En dónde está el dinero que todos los capitalinos aportamos en impuestos, que no se usa para construir un puente peatonal?

Lo mismo ha sucedido en muchos sitios más, como la avenida Boyacá con calle 21, la Primero de Mayo, a la altura de Plaza de las Américas y ahora en la avenida Villavicencio, a la altura del puente de Timiza y la avenida Ciudad de Cali, frente a Nueva Castilla.

La solución no es seguir instalando semáforos y más semáforos porque esto no es solucionar el problema. ¿Qué pasa con los puentes peatonales en sitios donde sí hay espacio para construirlos?
Alejandro Castillo

Puente sobre el Río Bogotá
Sabedor de su interés y dedicación porque se mejoren los sistemas de movilidad, en mi condición de usuario muy frecuente de la vía que por la Avenida Calle 80 (Autopista a Medellín) conduce al occidente de la ciudad, recurro a ustedes para pedirles su intervención ante quien sea para que la dilatada y exasperante ¿reconstrucción¿ del puente de ¿El Cortijo¿ sobre el río Bogotá se concluya inmediatamente.

El concesionario de la autopista Sabana de Occidente ha advertido desde hace varios meses, en carteles y pasacalles, que la obra que es adelantada en ese puente no es responsabilidad de esa organización y que por tanto las dificultades que origine no son por su causa.

Entonces, nos preguntamos los usuarios de la vía, ¿quienes son los ineptos que han propiciado tanto perjuicio a la ciudad y a los municipios aledaños? ¿Por qué destruyen un puente nuevo recientemente construido y que aparentemente estaba en buen estado, que en el momento de la construcción de la excelente autopista Sabana de Occidente, fue objeto de todas las pruebas de carga y de resistencia obligadas para dar al servicio este tipo de obras?

Han transcurrido muchos meses en los cuales por causa de esa intervención inaudita la movilidad sobre la Calle 80 se ha vuelto exasperante, el acceso a la ciudad es casi que imposible, y la salida hacia los municipios del occidente y la región de Gualiva y Honda tienen una demora de más de dos horas. ¿No se han dado cuenta las autoridades civiles y militares que con obras como esa Bogotá queda totalmente sitiada y a merced de que cualquier eventualidad no pueda ser atendida prontamente? ¿Acaso para esas entidades negligentes no hay sanción, ni quien las investigue y se las imponga?

Ernesto Álvarez Pinzón

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.