Correo de los lectores de revista MOTOR 546

Correo de los lectores de revista MOTOR 546

Redacción Motor

11:26 p.m. 13 de diciembre del 2011

 >> Los peajes urbanos
Con preocupación y con angustia les escribo, pero con el ánimo de convocar a muchos. Creo que ya es hora que los particulares, los dueños de vehículos que diariamente se movilizan a sus lugares de trabajo y luego a sus hogares, protestemos en contra del gobierno local, así como también lo hacen los señores del servicio público, a los cuales se les otorgan cada vez más beneficios. Sería bueno sentar una voz de protesta de todos los propietarios de vehículos particulares. (...)
No nos callemos más, no dejemos que nos coloquen peajes urbanos sin un servicio de transporte de calidad, no permitamos que nos castiguen con más impuestos por tener un carro de uso particular. Unámonos y sentemos una voz de protesta.
Andrés Felipe Plazas Garnica

A propósito de la idea del alcalde electo, Gustavo Petro, de montar peajes urbanos en Bogotá "allí donde se generan trancones", uno  a no sabe qué pensar. A todas luces es una medida populista, absolutamente impracticable. ¿En dónde se instalarán los peajes? ¿En la autopista con calle 92? ¿En la séptima con 127? ¿En la carrera 13? ¿En la avenida 68? ¿En la calle 92 con 15, en "contraflujo"? ¿En la carrera 30? ¿En la calle 80? ¿En la Avenida Suba? Porque esos son solo algunos de los puntos en donde se generan trancones descomunales hoy en día. ¿Se imagina usted lo que va a ser ese infierno? Si en el norte, la trocha de Guaymaral desapareció del mapa por la cantidad de vehículos que prefieren dirigirse a Chía por esta ruta con tal de ahorrarse el peaje de Los Andes, ¿se imagina cómo van a quedar todas las calles de los barrios por donde toda la gente va a transitar en Bogotá para no pagar peajes urbanos en vías arterias? ¿Petro piensa "solucionar" los trancones con más trancones? ¿Va a poner casetas en los trancones? Si es dispositivo electrónico, ¿cómo diablos piensa que va a funcionar? Igual tocaría colocar portillos para que el que no pague no pueda cruzarlo. ¿Se imagina los atascos descomunales que se van a formar con todos los que no estén al día con la recarga de sus dispositivos electrónicos? No sé por qué esta medida me hace recordar a nuestro pintoresco personaje Antonio Goyeneche, que se lanzó como candidato a la Presidencia en 1958 y luego en 1970, cuando proponía ponerle marquesina a Bogotá, o pavimentar el río Magdalena. Ojalá que al "genial" Petro no se le ocurra ahora pavimentar el río Bogotá como medida para acabar con las inundaciones de la Sabana y "mejorar la movilidad".
Y aunque a todas luces esta medida es tan absurda como impracticable, quisiera preguntar: ¿y con lo de la sobretasa a la gasolina no les alcanzó? ¿No les alcanzó con lo del impuesto de rodamiento? ¿No era ese impuesto para ganarse el derecho de "rodar"? ¿Tampoco les alcanzó con lo de la matrícula y los aranceles que les aplican a los vehículos que se venden en Colombia, los más costosos del mundo?
Luis Antonio Rodríguez. Bogotá.

R/ Independientemente de su lectura política, creo que si pretenden poner esos peajes de chips que van puestos en los carros y leen al paso sin necesidad de parar a pagar, como funciona en el resto del mundo, esto también tiene muchos corolarios ya que debe ir complementado con un sistema de identificación de los carros infractores para poder cobrarles la multa. Son ideas ambiciosas pero no tan fáciles y lógicas de implementar, por lo cual a eso le veo un largo y complejo trámite de la teoría de campaña a la práctica de la alcaldía.


>> La séptima destruida
Señora alcaldesa y/o a quien corresponda: Los invito a que se tomen la molestia de manejar en la carrera 7ª entre la calles 127 y 116 de Norte a Sur y se cercioren de las cantidades de huecos profundos y extensos que se encuentran desde hace meses sin ser reparados, y de los cuales he sido víctima en dos oportunidades, con el consecuente daño de llantas y rines, para que tomen las medidas necesarias pero ¡URGENTES!, antes de que ocurra un accidente funesto. Al frente de la clínica Santa Fe estaba el hueco campeón en profundidad y extensión. Sin embargo, afortunadamente fue arreglado la semana pasada, pero por lo visto se olvidaron de los otros que estoy mencionando. ¿O será que los huecos son otro de los recursos de la administración pública para desestimular el uso de vehículos?
Reinaldo Pernía.


>> El debate sobre el nuevo código
El proyecto del nuevo Código de tránsito es un perro sin dientes y una culebra de dos cabezas pero ciega y sin esqueleto. Explico: "Imponer una sanción ejemplar" de suspender el pase a los conductores borrachos es una especie de saludo a la bandera si no se acompaña con una reforma de verdad al Código Penal donde se sancione con cárcel el solo hecho de conducir bajo los efectos del licor, y convertir en agravadas las lesiones o el homicidio que se cause en un accidente en esas condiciones. Pregunto: ¿Por qué les da miedo a quienes están en la obligación de legislar hacerlo como corresponde? Sabemos, porque los medios así lo informan, que hay conductores que deben esta vida y la otra por haber cometido toda clase de infracciones a las normas de tránsito, y no pasa nada. Por el contrario, se envalentonan y arman protestas porque no les perdonan los comparendos que les han impuesto y solo falta que se sindicalicen. Sería el colmo. Antes que reducir los límites de velocidad deben pensar en mejorar las vías. ¿De qué sirve tener autopistas con doble calzada y unos "buitres" escondidos detrás de un matorral con una cámara para extorsionar a todo el que sobrepase los límites de velocidad? Si piensan "reducir de nuevo" los límites de velocidad que en realidad nunca se incrementaron, ¿para qué hacen las dobles calzadas? ¿Para que transiten carros modernos a 80 kilómetros por hora? (...) Los accidentes no son en su mayoría por exceso de velocidad sino por el mal estado de las vías o por su defectuosa construcción, o mala o falta de señalización. Al tigre no se le mata pegándole un tiro en la punta del rabo para que se asuste y salga corriendo. El pase por puntos es otro saludo a la bandera, porque en cualquier tienda los conductores delincuentes consiguen otro pase con más puntos que el original y estaríamos armando un carrusel interminable, porque con el actual en las puertas de una oficina SIM están los tramitadores ofreciendo servicios que, si no se contratan, le causan a uno retrasos injustificados en cualquier asunto por sencillo que sea. Sería una lástima dejar pasar esta oportunidad, como dijo el Tribuno del pueblo, José Acevedo y Gómez. No sé por qué, pero me temo que el viceministro del Transporte está montado en un vehículo sin cabrilla y sin controles de mando, o sea, no sabe de dónde viene ni para dónde va. Aquí tenemos a los ingenieros de vías construyendo edificios, a los arquitectos ocupados en oficinas de tránsito, a los abogados gerenciando hospitales y a los médicos de gerentes de compañías de seguros. No es suficiente presentar un proyecto y dejarlo a su suerte; se necesita que alguien lo sustente con razones y lo motive, caso contrario sería como un niño expósito. Sería bueno que publicaran el proyecto completo para someterlo a debate lejos de los escritorios de tanto sabiondo.
Carlos D. González Castillejo,
C.C. 7'449.922 de Barranquilla.

>> Una vía peligrosa
La construcción de la doble calzada Bogotá-Sogamoso se está volviendo una vía que representa un peligro para los viajeros. Ya proliferan negocios nuevos a la orilla de la vía que no cuentan con el suficiente espacio para el parqueo de los vehículos, que quedan invadiendo la línea blanca, lo cual representa un grave peligro. También nuestros campesinos están dejando animales en pastoreo sobre las zonas verdes y sobre los separadores que dividen las dos calzadas. En cualquier momento un animal puede atravesar la vía y ocasionar un grave accidente. El consorcio encargado de la ampliación está colocando señales informativas invadiendo los parqueaderos de los establecimientos, impidiendo la entrada a estaciones de servicio, restaurantes, etc. Otro problema que se viene presentando es que los moradores no hacen los retornos en los sitios establecidos (motos, carros) y aparecen en contravía. Me pregunto si existe algún ente que corrija estas anomalías.
Ómar Pinzón Muñoz.
Ventaquemada

>> Aceites equivocados
Tengo un Corsa 1400 modelo 2000 al cual le estaba colocando aceite de motor Mobil 20w50 pero en el "cambiadero" se equivocaron y le aplicaron Mobil 15w40, pero para motores diésel. ¿Será que tengo algún inconveniente pues quien hizo el cambio me lo confirmó solo 20 días después? ¿Lo puedo dejar con ese aceite o qué sucederá?
Jaime Iván Araque

R/ Si no ha observado
cambios en el funcionamiento
del motor, no pasó nada. Lo que suele suceder cuando se aplica aceite para diésel en un motor a gasolina es que el mayor poder detergente del primero remueve muchas costras y asentamientos hechos con residuos en el interior del motor, y cuando están viejos empiezan a pasar aceite. Problemas de lubricación no suelen presentarse. Lo indicado es regresar cuando pueda al aceite convencional que ha usado, que es el correcto para su motor.

>> RTM y SOAT simultáneos
Sugiero que la Revisión Técnico-Mecánica no se elimine pero sí que se una a la expedición del SOAT. No tiene sentido expedir seguros sobre vehículos sin saber su estado mecánico. De igual manera, considero que se pueden hacer los dos procedimientos por el valor que actualmente cobran por el SOAT, debido a que las aseguradoras obtienen jugosas ganancias de tal requisito.
Roberto Durán.

R/ Es que el SOAT no es un seguro para vehículos sino para proteger a personas que resulten lesionadas en accidentes de tránsito y funciona de manera automática. En el caso de que el auto tenga un mal estado mecánico, es aún más importante que tenga al menos el SOAT vigente para amparar a las personas cuyo riesgo potencial aumenta. Por otra parte, los vencimientos de cada documento son diferentes y unificarlos sería un galimatías.

>> ¿Falta gobernador?
Sigue siendo el director de MOTOR el mejor editorialista del país y por eso le escribo sin ningún ánimo de hablar bien o mal de nadie, sino para expresarle mi opinión como lector. Siempre he estado de acuerdo con su claridad y objetividad, pero no con el artículo del día 30 de noviembre pasado en la revista MOTOR.

Como debo ser corto, le comento:
nada esgrimo en contra del
gobernador de Cundinamarca,
pero nunca me atrevería a catalogarlo
como eficaz. De lo que
conozco, no tengo la misma
percepción, y si vemos el estado
de las vías del departamento, de
alguien que ha sido varias veces
gobernador y por tanto debiera
conocer su problemática, menos.
Es intransitable -no por la trajinada
excusa del invierno, sino por
mala administración-, peor que la
capital, que eso es mucho, tal como
lo vemos y sufrimos quienes
transitamos por las vías que usted
y yo conocemos.
Tampoco estoy a favor del director
de la CAR Cundinamarca,
pero lo que dijo de convivir con
las inundaciones no es del todo
desenfocado; es más, hay un
estudio serio que conceptúa el
adquirir por parte de la administración
predios ribereños para
que el río pueda desbordarse en
ellos sin afectar el entorno, como
según se me comenta ya empezó
a ejecutarse. No se le puede
rechazar gratuitamente esta
manifestación a un funcionario
que debe entenderse con vías y
puentes construidos debajo de
la cota de inundación, excepto
uno de siglo XVII. No olvidemos
que el campo de acción de un
director regional no es para hacer
infraestructura -como sí lo es
para un gobernador- sino para
mejorar, preservar y cuidar su
entorno.
Es que, señor director, no tenemos
cultura de convivencia con
el río, como la hay, por ejemplo, en
el Valle del río Hudson, que también
usted y yo conocemos.
Enrique Laverde G. C.C.
19.151.169.
Su último editorial, como la mayoría
de los mismos, es una radiografía
de nuestra realidad: franca, al
grano y respaldado con auténticos
conocimientos de la materia. Me
permito hacer dos comentarios
que considero pertinentes:
Disiento de usted (respetuosamente)
sobre la idoneidad del señor
gobernador Andrés González.
Él ha debido hacer un esfuerzo en
particular con el río Bogotá y la
laguna de Cúqueme. El río tiene
en el "Charquito" una especie
de gigantesco tapón que impide
el libre correr de sus aguas (este
adefesio mercantilista no existía
en la época de Bochica; con toda
seguridad él no lo hubiera permitido),
y ha convertido en una
cloaca la laguna del "Muña". Un
buen número de ciudadanos de
la sabana de Ubaté le han robado
espacio a la laguna de Fúquene,
ocasionando las calamidades de
todos conocidas. En buen romance,
falta autoridad... la naturaleza
no tiene la culpa.
Luis Eduardo Rueda Peña.
R/ Gracias por esos elogios
a los cuales les cabe una precisión
importante. Las columnas del
director de MOTOR, y en general
todo comentario de este tipo que
lleve firma en los medios de EL
TIEMPO Casa Editorial, son un
espacio de opinión personal de
cada uno de los signatarios y no
pueden calificarse como editoriales,
pues estos representan la opinión
del periódico y solamente se
publican en las respectivas páginas
de nuestro periódico matriz.
>> Colecc ionistas
Vendo todas las revistas
que se han publicado,
desde la número 1 hasta la
número 545, más las ediciones
especiales emitidas.
Todas están en perfecto
estado.
Claudia Patricia Vargas
Castañeda, clau2609@
yahoo.com ; Celular 312
447 63 97.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.