Correo de los lectores de revista MOTOR 554

Correo de los lectores de revista MOTOR 554

Redacción Motor

05:05 a.m. 30 de abril del 2012

La seguridad en los taxis

Leyendo el artículo sobre los nuevos taxis en Estados Unidos, veo la diferencia que existe con respecto a los nuestros. Mientras ellos se preocupan por brindarle al ciudadano común un medio de transporte con todas las normas de seguridad habidas y por haber,
nosotros acá nos tenemos que conformar con vehículos con poca seguridad, solo cinturones, pues lo demás queda a opción del prestador del servicio que siempre optará por comprar un auto de menor valor. En definitiva, la seguridad del pasajero vale lo que cuesta el vehículo más económico con el que se pueda prestar el servicio.
Lector

Aceites de motor usado

Tengo un campero Toyota Prado 2.7 modelo 2005, el
cual desde nuevo se ha lubricado con aceite semisintético
de referencia 10W40. Actualmente el carro tiene 80.000
km y en la serviteca donde siempre me han hecho el cambio
me recomiendan empezar a usar aceite de mayor viscosidad,
específicamente un multigrado 20W50, supuestamente
porque tiene más de 60.000 km. Actualmente el carro no
presenta ninguna fuga de aceite.

No sé qué hacer, ya que un amigo tiene un Chevrolet Corsa taxi, el cual desde nuevo se lubricó con semisintético 10W40 y alcanzó los 350.000 km hasta ser reparado por su alto kilometraje, sin presentar ninguna alteración, ni falla, ni consumo, ni fugas de aceite. ¿Sigo con 10W40 semisintético o cambio a 20W50 multigrado?
San Gil, Santander.

R/ Siga usando el aceite con el cual viene trabajando. En
todo caso, cuando el motor se gaste, va a consumir cualquier
tipo de aceite que le ponga. Una cosa es que un motor camine
durante esos 350 mil kilómetros, otra es que lo haga con
pleno rendimiento y eficiencia. Seguramente si lo exige con
esa vida ya a bordo, inmediatamente notará consumos de
aceite normales.

Potencia del Génesis 

En la crónica sobre el Génesis, dice usted que para
Colombia vendrá con 210HP, pero en la propaganda dice
256HP. ¿Quién dice lo cierto?
César Tulio Ramírez.

R/ Es 265 caballos; hubo un error nuestro al hacer la información.

Los ángulos de las camionetas

Tengo una Ford Ecosport 4x4. Una página especializada en automóviles comenta que dentro de las bondades de este vehículo para su desempeño como un todoterreno se encuentran: un ángulo de ataque de 28°, un ángulo de salida de 34° y una capacidad de vadeo de 45 cm. Estas propiedades técnicas, ¿cómo se traducen al idioma de un usuario corriente?
José del Carmen Sánchez.

R/ Son los ángulos con los cuales puede llegar de frente inclinado sin que pegue la trompa contra el piso, y el de salida para que no haga lo mismo con la cola. Lo otro es la altura del agua a la cual puede pasar charcos o ríos.

Las luces de las patrullas

Siguiendo con el tema de las luces encendidas en las patrullas de policía, estoy totalmente de acuerdo con el lector que escribe en la última edición de la revista MOTOR (N° 553), acerca del uso indiscriminado de estas por parte de la policía en la mayoría de los casos. Realmente no entendemos cómo un vehículo de policía debidamente parqueado enfrente de un CAI, por ejemplo, debe tener todas las luces de seguridad encendidas, y me refiero a las estroboscópicas y no a las luces de parqueo regular de cualquier vehículo.

O cuando el vehículo está transitando por una avenida o calle y las están usando, no se sabe si es que están solicitando paso libre para atender una emergencia o es que necesitan que uno pare para realizar una inspección o requisa al vehículo que uno conduce.

Esto genera confusión en la ciudadanía; ya no sabemos realmente qué pasa cuando estas dichosas luces están prendidas. Usualmente en los países civilizados, y en algunos no tanto, el uso de las luces de emergencia son exclusivas para atención de situaciones que requieran que los otros vehículos estén alerta por el paso de estos, o para señalar un alto a un vehículo que necesita ser detenido por cometer alguna infracción.

Todo lo anterior sumado al desgaste natural del equipo en condiciones innecesarias que compromete no solo las bombillas (recordemos que ahora se están usando los diodos LED mucho más económicos, de mayor duración y más incandescentes), sino la descarga de la batería sumado a la molestia de tener que desviar la mirada para evitar el destello de las luces. Pareciera que nuestros comandantes de policía de turno estuvieran más preocupados por hacer notar su presencia que por tratar de preservar lo más posible un bien común, como son los diferentes vehículos que la policía usa y que bien pagamos todos los contribuyentes colombianos.
Rafael E. Badel. Barranquilla

Los diésel duran más

¿Es verdad que los motores diésel después
de 5 años hay que revisarlos porque ya están
deteriorados, aunque se les haya hecho el mantenimiento
riguroso?
Francisco Javier Orozco.

R/ La edad no tiene nada qué ver. Lo que cuentan son los kilómetros que haya recorrido. Usualmente, un diésel funciona más del doble de la distancia que el de gasolina, sin problemas ni servicios mayores. Son mucho más duraderos pues caminan a menos revoluciones y tienen componentes más fuertes.

Revoluciones e impulso

¿Por qué a un motor de inyección se le aumentan las revoluciones cuando se descienden trayectos
cortos sin pisar el acelerador? ¿A qué se debe que un vehículo con carburador produzca
unas pequeñas explosiones cuando va en descenso?
Jesús Alberto Acevedo.

R/ Indiferentemente de que el motor sea carburado o inyectado, diésel o a gasolina, cuando el vehículo va rodando con un cambio conectado, el motor tiene que girar a las revoluciones equivalentes
a la velocidad que lleve pues mecánicamente la inercia del carro lo lleva a ese régimen.

Por eso, es posible pasar un motor de revoluciones, y es un daño frecuente, al desacelerar y poner un cambio inferior a la velocidad que no corresponde pues el motor pasará de tope fácilmente, aun si tiene un limitador pues este solo cortará la gasolina o la chispa, pero no puede impedir que la máquina gire al son que le dé la velocidad y la relación de caja. Las explosiones son mezcla rica en gasolina que no se quema bien y se inflama con el calor del escape.

Los peajes perversos

Su último comentario en la prestigiosa revista MOTOR, como siempre, está muy bien fundamentado. Con el respeto que usted merece, me permito hacerle la siguiente crítica: no se puede hablar de los peajes en Colombia omitiendo la forma en que raya en lo abusivo, por decir lo menos, la perversa concepción de su estructura. La absurda cantidad de peajes, su costo y, lo más grave, el estado de las carreteras, obligan a pensar y decirlo como
lo estoy haciendo. Si creemos en los periodistas cuando en los llamados puentes o temporadas de vacaciones reseñan el alto flujo de vehículos en las carreteras, hablan de más de un millón, tenemos que asombrarnos de la altísima suma de dinero que se recauda precisamente por este concepto. Hoy, el movimiento automotor en las carreteras es alto las 24 horas todos los días. Ante este río de millones de pesos diarios sin que se reinviertan para lo que se crearon los peajes, ¿qué se debe pensar?
Eduardo Rueda Peña.

Como todos sus artículos de MOTOR, es importante
el que hicieron sobre los peajes. Me parece que, además de lo indicado por ustedes respecto a la causa de las interminables filas
en los fines de semana extendidos o con puente, hay falta de señalización en los tramos donde se está ampliando la "doble calzada Bogotá-Girardot". O si existe no está debidamente informada a los conductores.

Realmente me parecen un peligro inminente estos tramos de la supuesta autopista del sur, pues se deja a discreción de los conductores que transitan en ambos sentidos para que lo hagan a su criterio personal, ya que no existe señalización de carriles,
lo cual puede generar accidentes de gran magnitud.

Me gustaría que la policía de carreteras se desplazara por esta vía, pero conduciendo para ver cómo le parece que de un momento a otro en una vía de dos carriles subiendo y uno bajando se pierda la
señalización y se quede en un espacio donde "pueden transitar" hasta cinco vehículos, donde "gana" el más osado. En el regreso a Bogotá el domingo 8 de abril, el trancón comenzaba después del peaje, pues la vía pasaba de "cinco carriles" a dos.

Esta carretera es un peligro alto de accidente en donde las autoridades únicamente están pendientes de "controlar" la velocidad y si se adelanta en la famosa doble línea amarilla, pero no se hacen presentes en los verdaderos sitios que tienen alta
probabilidad de accidentes.
Pablo Vacca.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.