Correo de los lectores de Revista MOTOR 557

Correo de los lectores de Revista MOTOR 557

Redacción Motor

02:59 p.m. 12 de junio del 2012

Las "carreteras" de Nariño

Les envío fotos de varios tramos de las carreteras de Nariño, especialmente entre Tumaco e Ipiales. No queda sino decir: ¡No hay derecho! ¡Qué barbaridad!
Andrés Augusto Jiménez Monsalve

El juego de los límites

Sé que recibirán muchos correos de este tipo, pero igual quisiera compartir con ustedes algo que me ocurrió hace unos días: en el último puente me dirigía a descansar a Boyacá con mi familia y un kilómetro antes de Chocontá me detuvo la policía de carreteras.
Una vez bajé del vehículo, me mostraron un registro fotográfico
en el que constaba que iba a 102 km/h y me aplicaron un comparendo por exceso de velocidad. Le expliqué al agente de policía que no había señales en ese tramo, por lo cual no estaba de acuerdo con ese comparendo.

Para mi sorpresa, el agente me dijo que yo tenía razón, que no había señales adecuadas, que era una orden de sus superiores,
que me aconsejaba hacer los descargos correspondientes para una posterior visita al sitio. Como pueden imaginarse, trasladarme hasta Chocontá, peajes, gasolina y 6 horas de mi tiempo, llega a costar más que el 50 por ciento del comparendo, ante lo cual decidí acatar y pagar, como buen ciudadano.

De regreso revisé las señales de tránsito y observé señales de 80, 60 y 40 km/h con una antigüedad bastante notoria, y otras de hasta 20 km/h nuevas, lo cual es absurdo para una doble calzada casi recta. Aclaro: ninguna de ellas en el tramo donde, en teoría, excedí
el límite de velocidad.

Para completar mi castigo, el comparendo no fue cargado sino una semana después, y únicamente por solicitud mía. La negligencia me hizo perder una semana paseando por Bogotá, y cuando al fin pude tomar el famoso curso pedagógico, me indicaron algunos
funcionarios que el límite de velocidad era de 100 km/h, y otros (de la misma oficina) me indicaron un límite de 120. De todo ello, únicamente concluí algunas cosas: a) Ni los entes de control tienen seguro el límite. b) Las señales en esa carretera no evitan accidentes; ir a 20 km/h en una doble calzada por sí sola es una causal de accidentes, y c) La negligencia estatal está causando
pérdidas económicas y, seguramente, de vidas, que podrían
ser demandables si alguien coincide conmigo.
Fernando Camargo S.

Seguridad en los taxis

Este es un tema sobre el cual he deseado comentarle desde tiempo atrás, pero no había tenido oportunidad. El artículo en mención me anima a enviarle mi aporte y humilde opinión:
Acostumbrado al cinturón de seguridad en cualquier vehículo, entro en conflicto cuando en Colombia tomo un taxi y quiero asegurarme mediante el cinturón de seguridad.

Pero, ¿qué sucede? Que en un 99 por ciento de los casos los taxis no tienen esa posibilidad en los asientos de atrás, no por no tener los cinturones, sino porque el anclaje en el centro del asiento está generalmente oculto. Al preguntarles a los taxistas por el motivo, generalmente me dicen que los ocultan en el lavadero, o que ellos mismos los ocultan para que los pasajeros no jueguen con ellos o porque los mismos pasajeros se quejan argumentando que dicho anclaje les  incomoda.

El hecho es que uno se ve generalmente forzado a transportarse en taxis sin manera de asegurarse. Mi táctica ha sido ubicarme
en el asiento contiguo al del conductor, después de explicarle mi proceder, ya que adelante no pueden esconder dicho anclaje.
Pero ahí viene la segunda sorpresa: generalmente los conductores de taxi retiran la cabecera del asiento delantero derecho argumentando que de esa manera los pasajeros que esperan por un servicio se aseguran de que el taxi va vacío, pues la cabecera, sobre todo de noche, tiende a simular una cabeza humana.

Conclusión: cara, pierdo yo; sello, vuelvo a perder. En el asiento
trasero no puedo asegurar el cinturón de seguridad, adelante
sí, pero no tengo cabecera que me proteja en caso
de una colisión procedente de un vehículo que nos embista
por atrás.

Le dejo ese comentario para que por favor ayude a los pasajeros de los taxis que no tenemos cómo imponer estas elementales medidas de seguridad a los taxistas.
Federico Irlesberger.

Revoluciones con el aire acondicionado

Tengo un Mazda Allegro 2004, cuando enciendo el aire acondicionado las revoluciones se bajan dejando el carro con mucha vibración., ¿Qué se debe hacer para que las revoluciones queden a un nivel adecuado cuando esté funcionando el aire acondicionado?
Julio Cogollo.

R./ El motor tiene un mecanismo de aceleración y el computador un sistema compensador de rpm para ese caso, que debe estar desconectado o dañado.

La avenida novena

Publican en un periódico capitalino que se entregará la Avenida 9a. entre las calles 147 y 163 y afirman que es un tramo de 1,7 km. Al
respecto quisiera comentarles que entre las calles 147 y 151, costado oriental, o sentido surnorte, no hicieron absolutamente nada en la vía.

Lo más descarado del tema es que ¿cómo es posible que gasten tres años para hacer menos de 2 km? ¿Quién controla esas obras? Eso no tiene presentación.
Harold Castro. C.C. 93408967.

Los modelos 2013

¿Por qué un carro es modelo 2013 cuando claramente es fabricado antes de mitad del 2012? ¿Por qué no se estandariza
el tema?
Álvaro Celis.

R./ Es estandarizado el tema a nivel mundial. Cuando un carro en el curso de su año/modelo no va a tener cambios y es registrado
así por el fabricante, se puede vender en el mundo entero con el modelo del año siguiente. Eso no es un capricho de ventas u
oportunidad del concesionario sino una norma internacional que va consignada en el número VIN que le asignan, en el cual el código del modelo es 2013.

Inyectores en sobremedida

¿Es cierto que si a un motor de 4 cilindros, como el del Corsa,
le colocan inyectores de 8 cilindros, el carro tiene mayor potencia,
sin dañar parte del motor?

R/ No es cierto. Cualquier exceso o falta de mezcla con
proporción al aire ingerido por el motor, que es dado por su
cilindrada y capacidad de aspiración, baja la potencia y causa
daños en la máquina. Si hay mucha gasolina, se diluye el aceite y
la lubricación es mala. Si falta, la mezcla es pobre, se recalienta,
cae la potencia y hay problemas de detonación.

Los inyectores tienen una capacidad de flujo que se gradúa por el computador del carro, que dice cuándo y cuánto abrir la aguja. Es posible que "cuadren" las señales y el inyector del V8 quede  trabajando a un porcentaje reducido, es decir no abra todo, y si el motor trabaja bien es porque está dando la mezcla que toca. Pero si el caudal del inyector es muy alto y con la apertura que le indique el computador debita mucha gasolina, el motor se cae en potencia de inmediato por los problemas que le citamos.
Ennio Navarro, Venezuela.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.