Correo de los lectores de la Revista MOTOR 572

Correo de los lectores de la Revista MOTOR 572

Redacción Motor

02:48 p.m. 05 de febrero del 2013

LAS VERDADES SOBRE LOS TERMÓMETROS
Estoy interesado en la compra de un vehículo nuevo y me sorprende ver que la mayoría de carros en el rango de 30 a 50 millones de pesos, en diversas marcas, carecen del indicador de temperatura del líquido refrigerante.

Ya todos conocemos la importancia de este instrumento, que nos permite monitorear de manera continua la temperatura y así evitar daños de empaquetaduras, culatas y demás, que podrían presentarse en el motor ante una eventual falla en el sistema de refrigeración. ¿Por qué esta tendencia? ¿Los testigos de frío/caliente son confiables? ¿Son sensores de temperatura
o switches de temperatura? ¿Qué pasa si se vacía el contenido del refrigerante por daño de manguera, radiador o junta? ¿Será que si compro un Chevrolet Sonic, Mazda 3, Nissan Tiida o Kia Cerato y le instalo uno genérico, mantienen la garantía? Lo dudo.
Felipe Tabares.

R./ La mayoría de los carros no tienen ya ese instrumento, solo un bombillo testigo. Pero muchas de esas señales intervienen el computador y apagan el motor si hay problemas. Ni los testigos de frío y caliente, ni los termómetros indicadores son confiables porque se activan con el agua que está en contacto con ellos. Si se sale el agua, no marcan, así de fácil. Claro que puede ponerle uno genérico, pero lo que de verdad sirve es un indicador de presión de agua en el sistema. Si esta se cae, es porque no hay agua. Si sube es porque hay demasiado calor, se abre la tapa y empieza el problema. Suele marcar unas 10 a 14 libras... dependiendo de la tapa de radiador que use.

¿VIAJAR ES UN PLACER?
Después de meses de ahorrar y planear un viaje desde Bogotá a Santa Marta, San Bernardo del Viento, Medellín, Bogotá, tan pronto se arranca de Bogotá, deja de ser feliz el viaje. Enumeraré algunas de las torturas posibles en un viaje de estos: hundimientos
de la banca, huecos y derrumbes de meses -por no decir años-,
una señalización al parecer colocada por un descerebrado, rutas por donde es casi imposible adelantar, pero cuando es posible hay un retén de policía, ejército, aduana o unos conitos, cada que hay una venta de frutas; cientos de resaltos y ahora los deprimidos (una rebaba al pavimento que acaba la suspensión hasta de un carro de balineras); dos vías en las que tienen el descaro de cobrar peaje; las nuevas dobles calzadas que llevan décadas anunciando y años haciendo. Y lo peor, en el primer trayecto Bogotá-Santa Marta, que son alrededor de 900 km, el cual no debería ser mayor a 10 horas, se convierte en una tortura de casi 18, o sea, no más de 50 km/hora en promedio. A los presidentes, expresidentes, ministros y exministros de Transporte que ha tenido este país en
los últimos 50 años les debería caber un juicio por tener un cerebro tan pero tan pequeño.
Julián Gil

EL CARRIL IZQUIERDO
Ahora que se está hablando tanto de las dobles calzadas, sería importante que la Policía Vial implementara un plan para recordarles a todos los usuarios que el carril izquierdo es para
adelantar y el derecho para avanzar tranquilamente.

Imagino que el señor director ha notado el impresionante desorden que hacen los camiones, vehículos de carga y demás vehículos de transporte de mercancías cuando cada uno invade, a su antojo, el carril izquierdo, que, como dice la norma, es solo para adelantar.
Así como la Policía Vial está atenta a multarnos a quienes adelantamos en doble línea amarilla, debería velar porque con
las nuevas dobles calzadas se cumpla esta sencilla norma. Un
ejemplo de este desorden es la mal llamada Autopista Norte
de Bogotá. Los camiones invaden tanto el carril izquierdo como
el central contribuyendo a que no fluya de mejor manera el
tráfico.En alguna oportunidad en la vía que de La Vega conduce
a Bogotá iba un policía de la Vial, en moto, haciendo orillar a camiones y buses para que dejaran avanzar a mayor velocidad
automóviles y camionetas; solución sencilla y fácil de implementar.
Orlando Álvarez García.

LECCIONES DE CHILE
Como chileno expatriado incursionando en Colombia no me queda otra que felicitarlo por el excelente editorial de la Revista MOTOR. En estos ya 14 meses que llevo viviendo en Colombia, y cansado de tratar de explicar a mis amigos y colegas colombianos las grandes ventajas que tenemos en Chile respecto a este país, y que tan solo con replicar un 15 o un 20 por ciento de las prácticas de allá aquí tendríamos mejoras impresionantes en la calidad de vida y desarrollo de la gente, creo que el editorial del número anterior es un fiel y excelente relato de lo que yo tantas veces he querido explicar y compartir. Felicitaciones por tan excelente relato.
Espero que la amplia vitrina y audiencia de su revista le sirva al pueblo colombiano para remecer un poco las conciencias respecto a las infinitas posibilidades que tienen acá de mejorar su país.
Eduardo Pastén Guzmán.

Comparto totalmente el editorial anterior de MOTOR. Viajé por tierra durante tres semanas visitando varias ciudades chilenas, incluyendo Concepción, y sin duda su ventaja es mucho mayor a la que usted describe:

- Tres de las primeras 10 universidades latinoamericanas son chilenas y entre ellas
ninguna colombiana.
- Su industria maderera compite en calidad con la canadiense. Sus casas por eso
usan tableros estructurales para aliviar costo, peso y riesgo ante sus frecuentes sismos.
- Sus perfectas y larguísimas autopistas, los trenes eléctricos de cercanías, los metros en ciudades pequeñas, el manejo ambiental, el sistema de salud, etc., etc. Pero es su respeto en todos los órdenes lo que más se extraña al regresar a Colombia.
La prevalencia del peatón, la consideración con los pasajeros en los buses y taxis, la seriedad de su cotidiano proceder... Son apenas algunos de los ejemplos que deberían ser importables a nuestro país.
Francisco Orjuela.

COLECCIONISTAS
Vendo colección de 513 revistas, desde enero de 1982 a diciembre de 2012. Juan Francisco Clavijo. Tels.: 637 1575 y 313 234 9126.
Tengo para la venta números sueltos de MOTOR, si desean completar la colección o conseguir algún número especial.
Fernando Rodríguez Sarmiento. Cels.: 310 330 0733 - 314 395 6459; fernandorodriguez30@hotmail.com. Ofrezco 110 revistas MOTOR en perfecto estado. Desde la N° 459 hasta la N° 570 y
algunas antiguas. Tels.: 315 350 7377 - 315 390 7531.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.