Correo de los lectores de Revista Motor 591

Correo de los lectores de Revista Motor 591

Redacción Motor

09:18 p.m. 29 de octubre del 2013

Los GPS y los radares

Quisiera saber si es cierto que los GPS detectan radares de velocidad, porque donde hay carreteras que se prestan para andar a altas velocidades encontramos radares móviles a la caza de conductores que manejamos a 100 o 120 km/h, y pienso que estas velocidades no son peligrosas si se viaja en un carro moderno y se tiene conocimiento de las normas de tránsito. Además del GPS hay otro aparato electrónico complementario y más sofisticado: los detectores de radares móviles, una función que no tiene el GPS. Son aparatos que se colocan sobre la consola central y van monitoreando la ruta, cuya finalidad es alertar al conductor cuando se encuentra bajo vigilancia de las pistolas de velocidad que utiliza la policía. ¿Está permitido usarlos?

También pienso que deben hacer pruebas de conducción a quienes quieren obtener la licencia de conducción, pues aquí en Colombia todo el que quiera puede manejar un vehículo, y en la carretera eso es lo que vemos por montones. Personas que no saben quién tiene prioridad en un cruce, no saben en qué carril deben andar, no saben entrar a una rotonda o glorieta, no utilizan direccionales ni luces de parqueo, son atrevidos, etc. Ahora en la vía encontramos carros sin frenos, sin dirección y parecen una fábrica de humo, pero con la tecnomecánica al día.

En vez de andar la policía multando solo por velocidad, deberían sancionar fuertemente a los conductores que interrumpen la libre circulación y que se pasan en rojo los semáforos, igual o peor de mortal que andar embriagado, cosa que está de moda en Villavicencio.

Esto lo vivimos todos los días en dos pequeños ejemplos, los cruces con semáforos del Cementerio Central y del Parque de Banderas. Cuando el semáforo da vía a los que pueden seguir derecho, estos no pueden avanzar porque los que van a girar a la izquierda se quedan detenidos en este carril; y qué me dice de los motociclistas que serpenteando se abren paso a las malas y le dañan a uno el carro. Para esto y muchas cosas más no existen policías de tránsito que le pongan orden a una ciudad.

Así como están las cosas, pronto habrá una guerra y no será por el poder y el dinero, sino por la falta de educación y buen comportamiento en el tránsito, cosa que no le interesa para nada al Gobierno, ¿o por qué no ordena que desde la escuela se eduque a los futuros peatones y conductores que estarán en el tránsito? Guerra que ya se está viendo, donde algunos taxistas, no todos, le recuerdan la mamá al otro, donde el conductor de bus les rompe el carro a los demás porque se cree el dueño de la vía, donde los desadaptados ya le pegan a la policía. Por todo esto es que también decidí no volver a votar por más políticos que solo nos dejan ruinas, pobreza y huecos por todos lados.

Le agradecería, si es posible, nos ilustre sobre las cámaras que se ponen en los vehículos para grabar tantas cosas que pasan en el tránsito. También volver a la información de cómo funcionan las partes mecánicas de los vehículos, que antes publicaban y que es muy bueno para uno tenerlas presentes. Por ejemplo, cómo elegir una buena llanta y sus características; cómo funciona un eje, sus partes, sus daños; el mantenimiento del aire acondicionado, etc.

Edison Delgado.

R./ Los GPS son localizadores de posición triangulando su señal con satélites, y no tienen ninguna posibilidad de ser detectores de radares, salvo que estos estén en sitios fijos que el GPS confronte con la información de la ruta que lleva grabada. Los radares básicamente funcionan por el efecto dopler, es decir, midiendo el tiempo que toma la ida y regreso de una señal, y así calibran la velocidad de aproximación de un vehículo. Son aparatos diferentes e independientes, cuya ilegalidad no está en ningún código de tránsito colombiano.

 

Use las originales

Mi Mazda Allegro 2007 dice en la placa de la puerta que usa llantas 185/60/R14 adelante y 195/60/R14 atrás. ¿Pasa algo si usa las 4 llantas 195/60/R14?

Jairo Salas.

R./ No me parece consistente esa información. Deben ser dos opciones de llantas, pero siempre las cuatro de igual tamaño. Lo mejor sería usar las bajitas 185, pues así hay mejor pique, de lo cual ese carro adolece, y la frenada y centro de gravedad son mejores.

 

Marcha por la autopista

Como siempre, leí su comentario en MOTOR y, creo, ha sido el más acertado respecto a las críticas de los problemas de las vías de nuestra querida Bogotá. Qué bueno sería aprovechar su artículo para convocar una marcha pacífica por la llamada Autopista Norte y así hacerle ver a nuestro alcalde, y a los futuros, la urgencia de intervenir esa vía de salida y entrada por el norte de la capital, acorde con las necesidades ya exigidas. No baje la guardia. Todo lo que usted escriba sobre el mal estado de las vías, la burocracia, la poca planeación y los tumbados en las contrataciones servirá para que despertemos y nos unamos para protestar y exigir que se cumpla con el mandato ciudadano de tener una ciudad vivible y armoniosa.

Juan Pablo Mallarino M.

 

Manejo de la caja automática

Tengo una inquietud respecto al buen y correcto manejo que se le debe dar a la caja automática de un Toyota Corolla, ya que no encontré ningún manual al respecto:

¿Es necesario colocarla en neutro mientras el carro está esperando para el cambio en el semáforo en rojo? Me parece, no sé si estoy equivocada, que el carro realiza dos situaciones que son contrarias: si lo dejo en D estaría impulsándose y frenando al tiempo, lo cual forzaría la caja?

¿Cómo es el correcto funcionamiento para el parqueo en el proceso para apagar el vehículo en N, freno de mano, P y soltar el freno, o cual es el adecuado?

Carol Gómez.

R./ No necesita sacarla de Drive cuando está en los semáforos. Precisamente es uno de los automatismos de la caja, que no requiere ninguna intervención diferente a acelerar cuando quiere andar, y eso aplica en cualquier caja de cualquier marca. Lo correcto para el parqueo, y mandatorio, es poner siempre primero el freno de estacionamiento antes de pasar la caja a la posición Parking. La razón es que el Parking funciona con un pasador que traba los piñones, por lo cual todo el carro queda apoyado en ese mecanismo y es susceptible a daños o puede romper la caja en el caso de que al carro lo empujen bruscamente o lo choquen, y en la simple entrada de esa traba y soltar el freno se produce un golpe interno.

 

Gasolina y carreteras

Sobre su artículo. No solo el valor del combustible en Colombia es costoso por su precio, sino porque, sumado al costo, recorrer un kilómetro en la ciudad, que normalmente debería durar un minuto, puede triplicarse, en el mejor de los casos, traduciéndose en un precio multiplicado por tres. El estado de las vías de una ciudad como Bogotá hace que el vehículo requiera más cambios de pastillas, tenga más desgaste de llantas, amortiguadores, rótulas, rines etc., sin contar con la inseguridad que puede sumar el robo de un vidrio o un espejo, en el mejor de los casos.

Rodar por carretera es aún más complicado, porque al costo del galón hay que agregarle los peajes que, además de ser los más costosos del continente, están cada vez que uno parpadea. A eso también súmele que si se cansa de andar detrás de un camión a 10 km/h le puede costar unos cuantos pesitos más, y no propiamente para el Estado. Un trayecto de la carretera Medellín-Cali, de unos 420 km, que debería durar no más de cinco horas, se convierte en 10, por el derrumbe, por los miles de camiones y carros rodando por las mismas vías de hace 60 años -excluyendo las del Valle-, la roca, el hundimiento de la banca, los conos, el retén, los policías acostados y los huecos. Me podría quedar enumerando cientos de inconvenientes, que hacen que el costo del combustible en Colombia tranquilamente se triplique, y lo peor es que no se vislumbran nuevas vías en muchos años.

Julián Gil.

 

Nuestras mal diseñadas, construidas, demarcadas y señalizadas carreteras, algunas mal llamadas autopistas, nos pasan elevadas cuentas de cobro en accidentalidad, multas por sobrepasos en demarcaciones injustas de línea doble, de irrisorios límites de velocidad y de peajes cada ‘veintipico’ de kilómetros. Es increíble que en rectas de más de 300 o 500 metros con total visibilidad y sin carro al frente no se pueda sobrepasar porque la vía ha sido demarcada con doble línea continua por ‘cerebros’ del tránsito nacional. Tampoco se puede andar en autopistas de doble calzada independiente, pese a los adelantos tecnológicos de algunos vehículos de alta gama, a 100 km/h. Y qué decir del reguero de tractomulas que se encuentran en puentes festivos, pese a la prohibición para estos vehículos de transitar esos fines de semana.

Tampoco se puede sobrepasar una tractomula que transita a 20 por hora en una semicuesta de más de 300 metros; toca seguirla por horas en fila india hasta encontrar una bendita línea discontinua demarcada en la vía, y allí nos espera la policía de carreteras con un retén de velocidad. Lo más increíble es que no sabemos qué hacen con tanta plata que recogen, porque las vías siguen pésimas, algunas hasta parecen verdaderas trochas.

Rafael Antonio Córdoba Ardila.

 

Estafas en carretera

Una modalidad de estafa difícil de descubrir es la que ocurre en carretera. Cuando usted va viajando y se detiene en un restaurante o parador en la carretera, los delincuentes aprovechan para hacer su fechoría. Cuando reinicia su viaje y trata de encender su vehículo, este no da encendido por más que lo intente. Lo que usted seguidamente hace es abrir el capó del vehículo para revisar alguna anomalía, pero en apariencia no se observa nada. Es cuando aparece muy oportunamente, y como caído del cielo, un ‘samaritano’, que regularmente tiene su vehículo parqueado enseguida del suyo y además anda con la familia y un amigo para no despertar sospecha. Este personaje, que no inspira desconfianza, se ofrece gentilmente a revisar su carro e inicia primero con las partes eléctricas y termina con los pasos de gasolina, las que al probar evidentemente muestran una falla, pues no hay bombeo desde el tanque al motor.

Conclusión: se dañó la pila de la bomba que está en el tanque y hay que cambiarla. Por fortuna, y gracias a Dios, decimos los que caemos en la trampa, ellos cargan el repuesto y nos van a desvarar. Hacen el cambio del repuesto en el tanque de la gasolina y finalmente se meten debajo de su vehículo para verificar que no haya más anomalías.

Al volver a encender su vehículo este arranca y queda perfecto. El ‘samaritano’ le cobra una suma importante por el repuesto y el desvare, la que usted generosamente paga por lo oportuno y su voluntad de colaboración.

El truco estuvo cuando el individuo se agachó bajo el carro. Lo que hizo fue reconectar el socket (enchufe), que está sobre el tanque y le lleva corriente a la bomba, pila. Este socket lo habían desconectado previamente cuando usted estaba lejos del vehículo.

Yo caí la primera vez en tierras del Quindío, pero la segunda, en tierras de Casanare, tuve sospechas, que confirmé cuando descubrí el socket desconectado. Un salvador oportuno en carretera puede ser un estafador.

Carlos Arturo López Gómez.

 

Injertar un Ford

Tengo un Ford Granada del 75 que compré hace unos meses por hobby. Deseo cambiarle el motor por uno nuevo y estaba pensando en un dos litros, tal vez del Nuevo Fusion. Mi pregunta: ¿qué tan viable es eso?, ¿qué problemas puede tener, o si hay alguna solución mejor?

caag871@hotmail.com

R./ Pues todo injerto es viable, pero tenga en cuenta que los motores nuevos deben trasplantarse con toda su electrónica, es decir, sensores, cableados, computador y demás accesorios electrónicos. Además, el costo de un motor de esos completo, con sus elementos que le cito, me atrevo a pensar que se acerca a los 25 millones fácilmente, sin hablar de los acoples mecánicos de caja, embrague, escapes, refrigeración, mano de obra y demás. Lo correcto sería un motor antiguo de carburador y distribuidor convencionales, que es más fácil de implantar.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.