Correo de los lectores de Revista Motor 592

Correo de los lectores de Revista Motor 592

Redacción Motor

10:07 p.m. 12 de noviembre del 2013

La autopista y la Séptima

He leído sus dos notas sobre la autopista. Vivo en Chía y sé lo terrible que es salir hacia Bogotá por la autopista (que de eso es solo la palabra). Mi mensaje es para que usted investigue que al peaje de Devinorte se le vence el contrato el año entrante y ellos le propusieron al alcalde arreglar tanto la autopista como la Séptima, dejando cinco carriles y manteniendo la vía como la tienen después del peaje, para quedar ellos con la concesión no sé por cuántos años. Creo que eso no es negocio para nuestro gran alcalde, que prefiere que las cosas se dañen antes de dar su brazo a torcer. Me gustaría que usted averiguara para hacer algo con la comunidad, pues todos los residentes de las afueras de Bogotá estamos muy contentos con Devinorte, porque las vías importantes las mantienen muy bien, tanto las que van hacia los clubes como la variante a Zipaquirá.

Norma Alonso.

Me llamaron la atención las respuestas del IDU, más exactamente sobre la carrera Séptima. El IDU no solo tiene abandonado este corredor, sino que decidió hace unos meses robarle a la carrera Séptima un espacio importante para desarrollar andenes peatonales, de mucha importancia para la zona, pero faltó diseño. Otros dos temas: El primero, y sin exagerar, es que quedaron andenes en algunos lugares más anchos que la carrera Séptima.

El segundo, y más importante, ¿dónde está el departamento de planeación del IDU para desarrollar un proyecto de ampliación o de continuidad de la doble calzada norte–sur y sur–norte, que termina bruscamente como en la calle 183? En cualquier lugar del mundo predominan esos desarrollos que le dan un aire a la ciudad y más a esta congestionada Bogotá.

A usted le duele esta ciudad como nos duele a muchas personas, pero infortunadamente su presente y futuro no están en manos de bogotanos, sino en manos de personas que no quieren la ciudad, que no quieren verla bonita, cómoda y agradable.

Está en manos de personas inescrupulosas, que lo único que quieren es llenarse los bolsillos con los serruchos en negocios de pacotilla, pero olvidan que Bogotá necesita soluciones de fondo porque sus problemas son de fondo. Ustedes tienen poder y pluma. Por favor, mande a sus reporteros con una cámara y hagan un par de recorridos por la Séptima para mostrarle a la ciudadanía el abandono, la desidia, la falta de compromiso y la falta de visión de nuestros dirigentes. Muéstrenos cómo es que tenemos una precaria infraestructura de carrera Séptima y cómo está convertida en una carreteable con todos los riesgos posibles. Haga ese milagro por Bogotá.

Francisco Duque Chacón

 

El cambio del aceite

Quisiera saber si es importante cambiar el aceite cada cierto tiempo, así no se completen los 5.000 km de recorrido. He pasado, a veces, casi un año para hacer los 5.000 km, y no sé si debo cambiarlo realmente cada tres o seis meses.

Wilson Jiménez.

R./ Lo puede dejar hasta cumplir la distancia de cambio, los 8.000 kilómetros. Pero cuando encienda el carro, nunca lo deje calentar en el garaje en vacío ni lo use en recorridos cortos porque el aceite no alcanza a llegar a su temperatura de funcionamiento, no evapora los contaminantes provenientes del etanol de la gasolina y de la mezcla rica del encendido en frío, se oxida y produce lodos. Por lo menos, cuando lo use, que sea mínimo por media hora.

 

tapón en el exosto’

Deseo aportar otros datos referentes al correo de Carlos Arturo López Gómez, en la página 54 de la última revista MOTOR. Titulado: ‘Estafas en carretera’.

La otra modalidad de los estafadores mecánicos samaritanos consiste en esperar a que el propietario entre a desayunar o almorzar, en cualquier restaurante de carretera, para atascar el exosto con un limón, naranja o mandarina, para así ahogar el encendido del motor. Luego se le aparece el mecánico delincuente, en forma providencial, a desvararlo. Inicialmente le diagnostica daños inexistentes, luego empieza a buscar, buscar y buscar posibles causas, para justificar más el cobro del desvare, hasta que por último le pide al propietario del carro que por favor le dé ‘starter’ para así, disimuladamente, sacar el limón, la naranja o la mandarina y diagnosticarle al propietario el posible taponamiento del exosto.

Mauricio Enrique Ortiz González.

 

El ventilador no apaga

Tengo un Twingo y cuando se apaga el carro se prende el ventilador por unos minutos; no siempre. Quiero saber si es normal o si tiene algún problema de recalentamiento.

Giselle Barragán.

R./ Es normal. Esa función depende de la forma como está conectado el ventilador, que en algunos casos, como este, queda activo al cerrar el encendido del motor.

Obviamente cuando el motor se detiene se sube la temperatura porque se interrumpe la circulación de agua por el radiador, tampoco entra aire y se activa el sensor que prende el ventilador, pero a los pocos minutos debe apagarse. No son muchos los carros que están alambrados de esa manera, pues es peligroso que el ventilador arranque, por ejemplo, cuando alguien está trabajando en el motor, por lo cual deben llevar unas calcomanías de advertencia

 

Corregir la detonación

Tengo un Mazda 6 2004 2,3 Tiptronic. Este cascabelea al arrancar, inclusive en marcha; solo desaparece si presiono un poco más el acelerador. He probado con extra, con elevadores de octanaje y nada. El carro tiene muy buena fuerza en arranque y aceleración. Me dicen que son los obturadores pero no bota humo, el carro no presenta ninguna falla en el escáner ni recalentamiento. Los mecánicos dicen que hay que destapar el motor para revisar, pero eso es muy costoso. Se ha revisado compresión, inyectores, bomba de aceite, bomba de gasolina nueva, bujías originales, cables de alta nuevos originales. ¿Qué será? ¿Qué daños puede tener de no corregir esto? Estoy desesperado por esa falla sonora.

Alexánder Rodríguez.

R./ La detonación tiende a producirse precisamente cuando el motor va a bajas revoluciones y el tiempo de llenado de los cilindros es más largo, por ende hay mayor presión interna. Si el octanaje no es correcto, la chispa no está en su punto, la mezcla es pobre o el motor está lleno de carbón por dentro, se agrava esta tendencia.

Nada de lo que ha cambiado tiene qué ver con este problema ni mucho menos la bomba de aceite o los cables de alta. Debe mirar que la señal del sensor de oxígeno sea la correcta midiendo sus voltajes de salida en condiciones de trabajo, que el regulador de presión de gasolina trabaje correctamente colocando un manómetro externo y usando el carro en el tráfico real, observar que la lectura de chispa sea la que corresponde al manual en mínima y en altas revoluciones, porque puede haber mucho avance pues el computador puede estar equivocado; que no haya entradas de aire al múltiple de admisión y toda la puesta a punto del motor. Todo parece ser problema de mezcla pues apenas agrega combustible, con el toque del acelerador se corrige. Otro factor muy incidente es el manejo incorrecto, que consiste, para este caso, en dejar bajar el motor al mínimo de revoluciones y pedirle que reacelere muy colgado, sin bajar el cambio para que arranque sin esfuerzos.

 

El SkyActiv

En MOTOR hemos aprendido que la gasolina corriente se utiliza en motores con un máximo de 9,5 de relación de compresión. ¿Cómo hace entonces el nuevo Mazda 6 para consumir gasolina corriente con una relación de 13, tal como lo dice su publicidad?

Víctor Rivera.

R./ Buena pregunta. No es cosa de publicidad. Esos motores que son capaces de funcionar en esas condiciones, como los del Mazda SkyActiv, tienen un diseño especial de las cámaras y las cabezas de los pistones que hacen que la mezcla se mueva y ubique de determinada manera que se eviten los puntos de alta presión que precipitan la detonación.

Por otra parte, usan inyección directa de la gasolina en el último instante y dispersada de una forma específica y muy estudiada, de tal manera que no hay tiempo de que se produzca el encendido prematuro de la mezcla. A esto se debe sumar el programa de chispa y mezcla del computador que tienen contempladas esas situaciones y hacen constantes cambios de los tiempos para permitir que el motor funcione a ese régimen.

También es muy cuidado el sistema de refrigeración y se usan recubrimientos con materiales cerámicos en los pistones para protegerles de la mayor temperatura que se genera.

Salvo para motores como estos u otros que sean similares, la norma de la gasolina que hemos dado sigue vigente.

 

Motor enlodado

Hace poco compré un Aveo 2008. Estuvo quieto cinco meses y tenía aceite sintético, el cual se cristalizó. Le hice un lavado y traté de limpiar lo máximo posible y le coloqué aceite mineral Mobil 1000. He bajado ya cuatro veces el cárter para limpiar la suciedad que queda en la poma; hace poco le cambié la bomba de aceite porque prendió la pera, se la coloque y duró así unos 500 kilómetros y volvió a prender. Pensé que era garantía de la bomba ya que tenía baja presión; le coloqué la de reposición, pero sigue igual. Ahora ya no apaga la pera y se siente que no lubrica, ya que los árboles suenan.

Los mecánicos dicen que ya hicieron lo posible. ¿Quién me puede ayudar con este pequeño problema? Ya cambié la pera y la bomba, la poma no está tapada y lubrica muy bajo y llega muy poca presión.

Luis Alberto Ríos.

R./ La única solución para corregir los lodos es desbaratar el motor y limpiarlo, porque si sigue usándolo así lo va a fundir por baja lubricación.

La mugre en el cárter es lo de menos porque ese ya está pegado; el grave es el que está andando por el motor y las galerías de lubricación, impulsadores, etc.

Cambiar el aceite a veces agrava el problema porque el detergente fresco desprende más mugre. Eso sucede por andar el motor muy bajo de revoluciones y usarlo en tramos muy cortos. El problema no es propiamente del aceite sino de los residuos de combustión de la gasolina con etanol que no se evaporan si el aceite no calienta bien y el motor camina a altas revoluciones. Estos residuos generan natas sobre las cuales se forman los lodos que terminan bloqueando toda la lubricación, hasta fundir el motor.

 

¿Cadena o correa?

¿Existe alguna ventaja de los motores que tienen correa de repartición respecto a los que traen cadena?

Como usuario creería que los que traen correa, es decir, las compañías que se inclinan por este mecanismo buscan únicamente generar un mantenimiento más continuo en sus motores. ¿O definitivamente, hay alguna ventaja usando este mecanismo?

Iván Gómez.

R./ La correa tiene un funcionamiento más silencioso y es más exacta para los tiempos. Es más fácil hacerla funcionar porque no necesita lubricación. Lo que pasa es que hay mecanismos mal diseñados y correas de mala calidad que hacen poco confiable el sistema.

 

Aveo accidentado

En un accidente de tránsito, mi carro Aveo Sedán del 2011 sufrió varios daños, entre ellos se torció el chasis. La aseguradora me informa que se puede enderezar y queda como nuevo, pero otras personas me dicen que no es cierto y que a pesar del arreglo el carro no va a quedar igual y va a jalar para algún lado generando el desgaste de las llantas. Además, me dicen que cuando vaya a venderlo su valor será muchísimo menor por la reparación. Quisiera saber cuál de las dos versiones es cierta, y en caso de que sea la segunda, cómo puedo proceder ante la aseguradora para que no me entreguen un vehículo que después va generarme problemas.

Yolima Bolaños.

R./ Debe ir a un taller muy experto para que valoren la torcedura, si es adelante o atrás, etc.

Adelante, el Aveo tiene un puente independiente donde montan el motor y la suspensión, luego si los anclajes de ese elemento están en la posición correcta, el carro debe alinear y trabajar sin problemas. Si algo de eso está mal, obviamente el funcionamiento será errático, pero eso dependerá de la calidad del diagnóstico y luego de la del arreglo. Si todo se hace bien, bien debe quedar.

Obviamente, a un carro que sufra un accidente así y luego sea reparado se le notarán las huellas del golpe y su valor bajará de manera importante. Si la aseguradora lo considera reparable, debe ser porque está en esa condición, ya que en la mayoría de los casos declaran pérdida total porque ellos pagan el siniestro por el valor comercial del vehículo, no el que figura en la póliza, y de ahí descuentan el deducible.

 

Calentar el motor en vacío

Un vecino acostumbra encender su vehículo Hyundai Accent y lo deja calentando varios minutos en marcha mínima. Sé que este procedimiento es malo. ¿Qué consecuencias puede tener a largo plazo?

Ernesto García.

R./ Nunca sobrará repetir este consejo: una de las formas más rápidas de causar desgastes prematuros en el motor es dejarlo calentar en vacío en el garaje. La razón es que en el momento del encendido en frío el computador de la inyección o el 'choke' del carburador agregan mucha gasolina para iniciar el motor y este combustible adicional contamina y diluye el aceite, pues no se quema apropiadamente, lo cual se nota en la falla que tiene el motor mientras sube el calor. Al mismo tiempo, esa mala combustión genera residuos de carbón que se van adhiriendo en las cámaras, y la baja temperatura del aceite -que toma mucho tiempo en calentar- no permite que se evaporen los residuos del etanol que va con la gasolina y sobre estos se forman los lodos que bloquean la lubricación de la máquina. Por otra parte, el catalizador necesita calentarse rápidamente para cumplir su función y eso no se da con el motor en ralentí, por lo cual las emisiones y la contaminación son muy altas, y más en un garaje. A largo plazo, hacer eso no tiene sino malas consecuencias. Lo indicado, sea un motor para diésel o gasolina, es encender, esperar unos segundos para que se apaguen los testigos del tablero y salir de una vez a la ruta.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.