Correo de los lectores de Revista Motor 600

Correo de los lectores de Revista Motor 600

Redacción Motor

07:25 p.m. 08 de abril del 2014

Vigencia del pase

El lunes 24 de marzo regresaba con mi esposa y dos hermanos en mi campero. Bajando a Villeta en el sitio conocido como La Roca, entre el Alto del Trigo y Villeta, nos paró una persona con traje de policía. No tenía ninguna identificación: casco, brazalete, moto o patrulla. Me pidió los papeles de rigor: revisión tecno-mecánica, Soat, tarjeta de propiedad, pase (categoría 3, expedido en noviembre de 2004). Luego me pidió la cédula y me dijo que los mayores de 60 años debíamos cambiar el pase. Mi edad es 74 años, pero tengo entendido que el cambio es obligatorio cada año después de los 85. Le expliqué que mi pase se encontraba vigente hasta el 2022 y me dijo que me iba a retener el vehículo.

¿Pongo estos hechos en conocimiento de las autoridades?, ¿y cuáles serían? ¿Pueden inmovilizar un vehículo cuando lo correcto era sacarme o poner un parte a nombre de Gabriel Vanegas y no perjudicar el viaje, pues mi esposa o hermano podrían haber seguido conduciendo? ¿Cuáles son las causales para inmovilizar un vehículo? ¿Por qué el dudoso agente no sugirió que otra persona continuara conduciendo el carro? ¿Por qué permiten el pare de vehículos en cualquier recodo del camino?

Gabriel Vanegas Cantor.

R./ El agente tiene razón porque el pase para mayores de 60 debe renovarse a esa edad y luego cada cinco años y, por razones de la edad, tiene vencimientos. En una situación como esa, lo que el agente debe hacer es poner a manejar a otra persona que vaya en el vehículo con el pase en regla, o esperar a que alguien venga y pueda manejarlo. Si eso no se da, debe guardar el carro. Si quien hizo el "pare" es autoridad real, puede hacerlo en cualquier parte. En Cundinamarca hay un grupo de apoyo civil a la policía.

 

La alcaldía de Bogotá

De mi parte, apoyo lo que piensa, así tenga tinte político, porque está en su derecho de opinar y escribir como ciudadano que es, no solo en lo técnico sino en lo político. Solamente quería decirle que usted contó doce alcaldes en catorce años, pero en veinte han sido dieciocho. Nunca he visto, desde cuando tengo uso de razón, una política de ciudad que haya tenido continuidad, con excepción de la trilogía Jaime Castro, Antanas Mockus y Enrique Peñalosa. A la mayoría de los alcaldes les han interesado nuestros votos o robarse la plata de los pagos de impuestos, porque a Bogotá solo se la ve para robarla o como trampolín para la presidencia. En el caso de Petro fue al contrario: como la ruta al desprestigio. Ya es hora de que haya postulantes a la alcaldía con un perfil técnico y altruista, que antepongan el interés colectivo al interés personal. ¿Utopía? Posiblemente, pero tiene que llegar alguien que, así sea por el futuro de sus hijos, nos ofrezca una ciudad decente.

Gonzalo David Prada.

 

Tal como lo describe en sus recientes editoriales, también he soñado con irme a vivir a un lugar más tranquilo, pero pienso que me faltarían los taxis que me cierren, los cornetazos de las volquetas humeantes, la emoción de pelear el carril a 20 centímetros de mi vecino, la adrenalina de ver un policía de tránsito acechante y sortearlo sin ser llamado, o ser atendido en cada semáforo por una nube de vendedores como si entrara a los pits de Nürburgring. A veces me bajo del carro y voy en bicicleta. Son solo 12 kilómetros de ida y 12 de vuelta, para comprobar que es una experiencia vital: cada cruce es una aventura. En ocasiones la ciclorruta termina en nada, en otras está invadida o inundada, sin contar con que ahora las bicicletas con motor practican el mismo matoneo automotor. Compré botas con suela antideslizante y chaqueta con costuras termoselladas, pero peatón es la palabra más fea del castellano. Sin embargo, hay un paraíso posible que tiene enormes ventajas: recibir gratis una 4x4 oficial, estacionarla frente al restaurante de su gusto, mejor si es sobre vía arteria. Transitar por el exclusivo carril de Transmilenio cuando haya urgencia manifiesta. Volcar y destruir el vehículo, como la concejala indígena, sin que nos cobren nada. Eso sí, al menor requerimiento contestar: "¿Usted no sabe quién soy yo?".

Orlando Beltrán D.

 

MOTOR es el único que ha hablado de la falta de vías de infraestructura y no de soluciones absurdas como salir todos a la ciclovía. Ahí ya faltarían ciclorrutas. Hay que hacer vías, ampliar las autopistas para que parezcan autopistas, mejorar el servicio de transporte, como usted lo dice. Hay que progresar porque bastantes impuestos pagamos para que el político de turno haga fiestas con la plata. Estamos cansados de una ciudad llena de huecos y donde a cada rato hay que cambiar las llantas porque terminan reventadas; de barrios sin vías y de congestiones porque no hay más vías. ¿Hasta cuándo?

Luisa_lldrdany@yahoo.com

 

Como dice Marliu A. Pérez en la edición anterior de la revista MOTOR, buscando mejorar un poco la calidad de vida huimos hacia Medellín, más exactamente a Envigado, y he llegado a la conclusión de que la calidad de vida es más que te regalen el agua o te beneficien con un Sisben. Se da por la infraestructura de una ciudad. Tener un sistema de transporte masivo, buses permanentemente limpios -algo que no se ve en otra ciudad de Colombia-, puentes hechos hasta con arte, pero sobre todo vías en muy buen estado, dan calidad de vida, porque las calles las utilizan desde el estrato uno hasta el seis. Recuerdo al exalcalde de Nueva York cuando mandó pintar murales en zonas peligrosas y bajó el índice de homicidios. Es cuestión psicológica: cuando vives en frente de una calle rota, sucia o polvorienta, así se vuelve tu vida. Pavimentar las vías y hacer obras de infraestructura dan más calidad de vida porque la ciudad es tu entorno.

Julián Gil.

 

Carta a la ministra

Un lector le cursó la siguiente carta a la ministra del Transporte sobre problemas con los documentos de su vehículo:

"Deseo manifestarle la lentitud del procedimiento para obtener una homologación de carrocería en el Ministerio de Transporte.

Los documentos deben ser presentados ante la Coordinación del Grupo de Homologaciones, que está a cargo del señor Javier Orlando Aguillón; luego son enviados a la secretaria general, señora Carmen Nelly Villamizar, donde se verifican los papeles y se proyecta el documento al cual se le asigna la numeración de resolución y todo es devuelto a la Coordinación del Grupo de Homologaciones para darle el visto bueno. Luego lo mandan a la Subdirección de Transporte Terrestre para la firma de la homologación y se notifica al usuario. Sabemos de su dinamismo al frente de esa cartera y lo que deseamos los usuarios es agilidad en la obtención de este documento. Es increíble que todavía estén trabajando con planos de papel a escala 1:20, pudiendo recibirlos vía Internet, mediante programa de diseño de las carrocerías. Se nos solicitó la firma electrónica, procedimiento que cumplimos a cabalidad a través de Certicámaras, y cancelamos los derechos para el RUNT. Todavía los documentos para homologaciones se llenan a máquina de escribir y se corrigen a lápiz.

Como sabemos que usted desea modernizar este sistema para prestarnos un servicio ágil a los usuarios, estamos poniendo de su conocimiento los inconvenientes que nos acarrean las demoras de más de seis meses para obtener una homologación de una carrocería".

Yul Fuenmayor Ripoll.

 

Estamos satanizados

Estamos totalmente de acuerdo, esta ciudad necesita vías. Estamos rezagados y no tienen por qué satanizar a la gente que tiene su vehículo particular. Por ejemplo, la calle 13 tiene lugar para ser ampliada a seis carriles, pero no quieren hacerlo. Por otro lado, venden unos accesorios llamados 'absorb shock' para evitar que se desgaste la suspensión y absorber los huecos. Se trata de un polímero que le ponen a los amortiguadores. ¿Qué tal sería comprarle esto a mi vehículo?

Ómar Enrique López.

Pues se usan cuando los resortes están cedidos y el carro ha perdido altura, pero mientras esté normal, no son necesarios.

 

Descuadre en los impuestos

Desde hace un mes deseo pagar el impuesto de mi Kia Cerato Forte del año 2013, el cual compré sin IVA por valor de $ 41'835.000. El vehículo fue comprado en de noviembre de 2012, por tal razón para el 2013 pagué sobre el valor de la factura. Para el año 2014 decidí pagar y acudí a las tablas ofrecidas por la Secretaría de Hacienda de Bogotá, que a su vez las obtiene del Ministerio de Transporte, y ¡oh, sorpresa! El vehículo, según ellos, cuesta $ 46'300.000. Contrario a toda lógica, mi vehículo no se depreció sino por el contrario cuesta más que uno nuevo cero kilómetros del año 2014 y en dos meses 2015.

Inicié la petición respectiva y las respuestas que ofrecen son leyes y decretos, y en ningún caso quieren admitir el error, a pesar de que les indico y les aporto las pruebas que demuestran que están en un error evidente.

Indiqué además que si cumplo con el debido proceso hasta llegar a la jurisdicción, a cambio de cumplir con mi deber de pagar el impuesto y obtener mi premio del 10 por ciento de descuento, obtendré una multa y obviamente el pago injustificado sobre un avalúo a toda luz injustificado. Hágales llegar una Revista MOTOR o remítales los teléfonos de los concesionarios porque, a este paso, el mejor comprador será el Ministerio de Transporte. Si me pagan los $ 46'300.000 por mi auto, lo entrego de una y hasta les dejo el tanque lleno, el mantenimiento de los 20.000 kilómetros y lavadas por un año gratis.

 

Coleccionistas

Ofrezco colección incompleta de la revista MOTOR desde el ejemplar número cuatro, con 455 revistas en buen estado y además 68 repetidas, seis ediciones especiales.
germanrdflaco@hotmail.com

 

Tengo para la venta ediciones del año 1991, N° 115 en adelante (8 años empastadas), muy buen estado.
Alejandro Gutiérrez. Cel.: 314 790 78 66.

 

Vendo colección de revistas MOTOR desde el año 84.
Tel: 300 577 882. Jorge Nicolás Prada Triana.

 

El año tibio

En alusión a su artículo "Un año tibio", de enero 29 de 2014, donde se analizan las estadísticas de ventas de vehículos por marcas y referencias, valdría la pena ver la incursión de las marcas chinas en el mercado colombiano, que para el 2013 suman en conjunto más 18.000 vehículos vendidos en Colombia. Si clasificamos su participación como una marca 'made in china', llegamos a la conclusión que las cifras aportan más del 6 por ciento del total de los vehículos vendidos en Colombia para el año que acaba de terminar, a pesar de la falta de confianza que en muchos generan estos autos. Todo esto nos lleva a plantear muchas preguntas que valdría la pena resolver con el aporte técnico de su redacción, despejando dudas en muchos aspirantes a comprar vehículos.

¿Se están importando de China vehículos competentes en calidad, tecnología y respaldo de acuerdo con las normas internacionales, que nos brindan seguridad y confianza? ¿Acudimos los colombianos a comprar autos chinos como una alternativa más económica comparada con las ofrecidas por marcas reconocidas? ¿Existe en Colombia, por parte de las autoridades correspondientes, un control de calidad y respaldo que exija a los importadores ofrecer buenos vehículos en cuanto a calidad, seguridad y respaldo de garantía posventa?

¿Puede considerarse como mala prensa la prevención, apatía y malos comentarios de muchas personas hacia estas marcas chinas a pesar de que cada vez ofrecen gran variedad de modelos, muchos de ellos dotados de tecnología, equipamiento, elementos de seguridad y garantías con precios considerablemente inferiores a los ofrecidos por las marcas tradicionales?

¿Debemos prepararnos para una invasión masiva de este tipo de autos baratos que se ofrecen como una alternativa futura para muchos de los aspirantes a ingresar al mercado del automóvil? Finalmente, ¿hoy por hoy, son de buena calidad los carros chinos o aún les falta evolucionar?

Jair Figueroa Vargas. Armenia, Quindío.

R./ La prensa, cuando existen posiciones como la que cita, interpreta lo que se ve en el ambiente, pero no lo produce. Los vehículos chinos han mejorado mucho y hay que anotar que la gran mayoría de esas cifras de ventas son de vehículos utilitarios, como las vanes pequeñas y los camiones livianos. En automóviles la penetración es muy modesta contra el total del mercado. Los automóviles de ese origen suelen no pasar las pruebas de seguridad internacionales, y la confirmación es que no se venden ni en Estados Unidos ni en la enorme mayoría de países europeos por esa razón. El hecho de que un automóvil de cualquier procedencia tenga airbags o ABS no quiere decir que su estructura y construcción sean homologadas internacionalmente, y esa es la parte técnica importante y fundamental en su calificación. Ni tampoco que sea un ejemplo de tecnología. Los demás equipos que ofrecen son accesorios atractivos, pero curiosamente encontrará en esta misma revista que entre los carros más baratos del país, no hay sino dos chinos, junto con dos indios y dos colombianos. Esa invasión ya no se dio y tienen su espacio en el mercado, que refleja su aceptación ya consolidada, pues su presencia data de bastantes años. Además, al abrir los datos se ve que esa cifra está atomizada en más de 20 marcas. Pero vienen avanzando y seguramente llegará el momento en que sean plenamente competitivos, como sucedió, por ejemplo, con los coreanos.

 

El colapso de Transmilenio

Importante y oportuno hacer un balance del desarrollo de Transmilenio desde su planeación hasta el presente. Su Unidad Investigativa nos podría ayudar a conocer en detalle los avances de cada administración de Bogotá, los compromisos previstos y los incumplimientos correspondientes. En realidad en las últimas 4 administraciones es poco o nada lo que se ha hecho y en cambio es demasiado lo que se ha dejado de hacer, al punto de tener colapsado el sistema, que fue modelo en Colombia y ejemplo para muchos países del mundo, incluso más avanzados que el nuestro.

Roberto Martínez Dussán.

 

Chips para los papeles

Aprovechando las nuevas tecnologías de los chips, computadoras, GPS, etc., para el caso de los Soats y las revisiones tecnomecánicas, si usted tiene un vehículo que usa muy poco, el valor de estos dos ítems es alto y costoso, pero si lo usa frecuentemente o diariamente, su costo es menor. ¿No sería más lógico que al parque automotor se le instalara un chip, y el Soat y la revisión tecnomecánica fuesen por un kilometraje dado, por ejemplo 20.000 km?

Iván Gutiérrez.

No creo que hagan falta chips. Ya han tratado de meter eso y probablemente ese sistemita sería otro camino de enredos de platas y contratos. Si el Runt estuviera al día y caminara sin caídas del sistema, en vez de lectores de chips los policías podrían tener un simple aparato de comunicación, inclusive su celular, a través del cual pregunten por las placas del carro y salga todo su historial y documentación. Es algo de sentido común y sería una buena y simple solución.

 

Policía de carreteras, ¿de adorno?

En diferentes oportunidades he visto con asombro volquetas y camiones que pasan de noche frente a la policía de carreteras sin luces adelante ni atrás, por el peaje de la Autopista Medellín, y la policía no hace absolutamente nada, convirtiéndose en cómplice de un posible accidente ocasionado por esos conductores irresponsables y suicidas.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.