Correo de los lectores de Revista Motor 601

Correo de los lectores de Revista Motor 601

Redacción Motor

04:46 p.m. 22 de abril del 2014

Vías caras y peligrosas

Como usuario de la carretera Bogotá-La Calera-Sopó conozco sus problemas, especialmen­te los accidentes que han ocurrido últimamente. Tratando de resolver el problema se busca reducir la velocidad en los pocos tramos que la vía lo permite montando policías acostados, solución que lo único que genera es cambiar la causa de los acci­dentes, especialmente porque no hay ningún tipo de previsión al construir estos obstáculos. No hay señalización, no se pintan y se fabrican con dimen­siones que no obedecen a ningún criterio técnico.

Ante la sorpresiva presencia de uno de esos obstáculos no pude evitar causar daño a mi vehícu­lo. Presenté la queja ante el Invías, pero, como suele suceder en este país, la queja fue direccionada ha­cia el “ente competente”.

Esta carretera está pidiendo una ampliación hace bastante tiempo: no tiene berma, es muy angosta, hay alto tráfico de vehículos, tiene trans­porte de carga, ciclistas y motociclistas que salen a pasear a altas horas de la noche a velocidades poco recomendables. Para colmo es usada como pista de pruebas de muchas escuelas de enseñanza de conducción. Cobran uno de los peajes más caros existentes y solo invierten dinero en construcción de policías acostados; en 19 kilómetros, a partir de Patios, hay 18 policías acostados, casi uno por kilómetro.

Hay soluciones más adecuadas, menos peligro­sas y más efectivas que un policía acostado, pero al parecer no existe en nuestros diseñadores de vías un poco de inteligencia y conocimiento para buscar soluciones reales a los problemas.

¿Cuándo será que en este país tendremos carre­teras con diseños seguros?

Gabriel Daza.

 

¿Ha transitado últimamente por la vía La Calera-Sopó? Pues la doble línea amarilla, trazada y tachonada, está en casi el cien por ciento del trayecto. Las señales de límite de velocidad están puestas aleatoriamente y a menos de 100 o 50 me­tros con cambios abruptos del límite, y hay más de 15 policías acostados en medio de la vía. Los poli­cías viven a la caza de los vehículos, y en cambio las motocicletas sí pueden adelantar en doble o triple línea, por la derecha o la izquierda, libremente.

Los ciclistas van a sus anchas, a veces con carro escolta, hay camiones y tractomulas a uno por hora... y no­sotros los conductores somos los castigados.

Diego Rozo.

 

A propósito del anuncio de la terminación de la mal llamada autopista Bogotá-Girardot, tengo los siguientes comentarios:

Afirman que “entregan la vía”, cuando en rea­lidad se está poniendo en servicio una colcha de retazos, con demarcaciones parciales, con separa­dores en tierra amontonada, carriles paralelos con desniveles de más de dos metros y sin barreras de contención. Hay zonas expuestas a continuos de­rrumbes, pasos restringidos por obras inconclusas, delimitadas en el tema de seguridad por los lla­mados maletines y el repetido aviso al borde de la carretera, con más de diez años, ‘Zona en estudio-falla geológica’.

En cuanto a los puentes peatonales, sin estudio ni diseño, pueden observarse moles de concreto en construcción con columnas pegadas a la berma de la carretera y vigas de acero de más de veinte toneladas tiradas a los bordes de la vía desde hace meses, que ponen en peligro la vida de los usuarios.

Para zonas de alta accidentalidad el recurso tecnológico es poner los policías acostados, que obligan a frenar intempestivamente, y quienes no conocen su ubicación terminan estrellados. Las estadísticas de los accidentes muestran que es peor el remedio que la enfermedad. ¿Es legal poner este tipo de barreras por parte del concesionario? ¿Obedece esto a falta de control tecnológico y operativo de la Policía de Carreteras?

Sufrimos más de 10 años con su ejecución, con un retraso superior a cinco años, y quienes regular­mente usamos la vía, sin ser ingenieros, concluimos que la falta de planeación, de diseños y de inter­ventoría en los materiales utilizados, se traduce en tener la peor concesión vial del país.

Gabriel Melendro Galvis.

 

Secuelas de una anillada

“Poseo un Toyota Tercel 1995 de carburador. Mi mecánico dijo que a pesar de tener tan solo 200.000 km tenía que anillarlo. Se anilló y luego de haberlo sincronizado más de dos veces, jalonea aunque ya esté caliente –como si estuviera frío–. ¿Esto puede ser por el anillado?”

Robert Tolosa

R./ El motor no se debe reparar porque el mecánico crea sino porque la máquina lo necesita y ella misma da síntomas precisos como el consumo excesivo de aceite, golpe­teos internos y baja presión en los cilindros, así por encima. Con esa cantidad de kilómetros a cuestas es muy correcto suponer que ya hay desgaste en los cilindros y están ovalados, por lo cual poner anillos nuevos y redondos nunca va a compensar ni el material perdi­do ni mucho menos va a asentar en los cilindros pues las formas no coinciden. Razón por la cual anillar siempre es un remiendo muy temporal, a no ser que sea en un motor con muy poco uso y por un daño puntual. Yo le sugiero cambiar la instalación de alta antes de mirar más cosas y, obviamente, si no se cura, entrar a revisar toda la puesta a punto del motor.

 

Vigencia del pase

En la edición del 9 de abril pasado, en respuesta a una pre­gunta del señor Gabriel Vanegas sobre el vencimiento de las licen­cias de conducción de personas mayores de 60 años, respondie­ron que tenía que renovarla a los 60 años, y de allí en adelante cada 5 años.

Esto se contradice con el artículo 9, numeral b, del decreto 019 de 2012, donde dice textual­mente que los mayores de 60 años deberán renovar la licencia en el año 2017. Dice así:

a. Los conductores de servicio particular con edad inferior a los 60 años, deberán realizar la renovación de la licencia en 10 años siguientes contados a partir de la expedición del Decreto 019 de 2012.

b. Los conductores de servicio particular con edad entre 60 y 80 años, deberán realizar la reno­vación de su licencia en 5 años contados a partir de la fecha de ex­pedición del Decreto 019 de 2012.

c. Los conductores de servicio particular con edad superior a 80 años deberán realizar la renova­ción de su licencia en 1 año a par­tir de la expedición del Decreto 019 de 2012.

d. Los conductores de ser­vicio público de edad inferior a 60 años continúan realizando la renovación de la licencia cada 3 años y los conductores con edad superior a 60 años continuarán anual .

Por favor aclarar esto para evitar más confusión de la que ya existe sobre este tema.

Anamaría Gutiérrez.

R./ Tiene toda la razón sobre este punto: si tenía una licencia vigente al 19 de enero de 2012, debe renovarla en el 2017. Pero si el pase tiene categoría de servicio público, que a mucha gente se la expidieron sin consultarle ni explicar­le, algo muy abusivo, deben respetarse las fechas de vencimiento y proceder de acuerdo con la norma de renovar cada cinco años si es mayor de 60.

 

Normas olvidadas

Quisiera saber cómo nos puede ayudar para que vuelvan a ser obli­gatorias ante tránsito y transporte las siguientes normas:

Chaleco reflectivo para las motos: Resulta que yo vivo en Duitama, Boyacá, y hacia las afueras, en carretera, la gente de las motos ni siquiera prende las luces en la noche. Aquí en Boyacá hacen lo que quieren y nadie les pone control. Hay muchos accidentes con las motos.

Luces prendidas en carretera en el día: Cuando hubo esa norma se evitó mucho accidente.

Uso de cinturones de seguridad en los puestos de atrás: Ya ni si­quiera el tránsito obliga o hace comparendos cuando no se utilizan los de adelante.

Había leído que a partir del 2013 ningún carro nuevo se podía ven­der en Colombia sin los airbags, pero he visto que siguen vendiéndo­los sin esta seguridad.

No entiendo por qué quitan normas tan buenas que evitarían mu­chas muertes, y sí dejan otras que no son tan relevantes.

Leonardo Roncancio Aguilar. Duitama, Boyacá.

 

Cobro por congestión

La ampliación de las horas valle por lo menos en tres horas como que está en los propósitos del alcalde (e) Rafael Pardo. Lo del cobro por congestión es el exabrupto más mal pensado, toda vez que no pasará en el Concejo. Lo que sí debería ser más severo es la prohibición de parquear vehículos de reparto en el día y dejar esta la­ bor para la noche, como ocurre en las capitales del mundo organiza­ das. Gracias por la inclusión de mi queja en relación con la vigencia de los pases, pues todavía no se ha legislado sobre lo que serán los pases definitivos.

lng. Gabriel Vanegas Cantor.

 

La principal razón de los líos de movilidad en Bogotá es la falta de control en la entrada de carros nuevos. Todo el mundo compra carro y todos los días entran niñeras llenas de autos. Si hicieran control creando una especie de plan de chatarrización de carros de ciertos modelos, muy seguramente no saldrían a la calle cientos de ellos. Además han pasado décadas y seguimos con las mismas vías. Es el colmo. Por otro lado, la razón del trancón de la Autosur radica en la falta de un puente en el semáforo del Terminal del sur.

Arcenio Avendaño Cruz.

 

MOTOR es mi única esperanza. Soy una persona mayor y necesito mi carro. ¿Podrán hacerle comprender al gobierno (señor Pardo) el atropello que hacen al cobrarnos 12 meses de impuesto al vehículo para que lo usemos solo 6 meses o poco más? Si las vías fueran utilizables y la policía controlara los mal parqueados en las avenidas (muchos carros oficiales y escoltas) no se necesitaría pico y placa. ¿por qué será que eso tan simple no se les ocurre? Si los funcionarios tu­ vieran que usar sus carros y pagar impuestos, situación cambiaría?

Leer la columna del director es un consuelo.

María R.de Barragán.

 

Coleccionistas

Vendo mi colección de MOTOR. Incluye números extras y otras publicaciones. Está en impecables condiciones. Fabio Daza. fadaxa@gmail.com

 

Ofrezco la colección completa de revistas MOTOR, desde mayo de 1995 hasta la fecha; muy eco­ nómica y en buen estado. Cel. 315-362 9114, repema@hotmail.com

 

Vendo 320 Revistas MOTOR en buen estado. Desde noviembre de 1996 hasta mediados del 2013. Están incompletas. Jonhattan Ramírez. Tel. 313 4990667.

 

Ofrezco 460 revistas MOTOR. Henry González, Tels. 252 7165 y 314 314 3132.

 

600 ediciones

Quiero felicitarlos por llegar a los 600 nú­meros de su revista. Es una meta grande para cualquier publicación, y MOTOR, por lejos, es la mejor de estas no solo por la calidad de la revista sino además por su contenido muy agradable y con infor­mación muy detallada de lanzamientos, mo­delos, datos técnicos y mucho más. Por eso y por haber prendido en muchos de sus lectores la chispa del amor por los autos y el mundo del automovilismo, les estoy agradecido. Es más: solo tenerla en las manos, leerla, ver las fotos, soñar con ese carro que que­remos y también aprender a querer el que tenemos, recibir informa­ción precisa sobre cada modelo de carro, los acertados editoriales que deberían ser tenidos en cuenta más por los "expertos" del gobierno, por ser una fuente confiable, es un placer. Y gracias a ustedes el mer­cado de vehículos en Colombia es un mercado maduro, conocedor, que cada día crece.

Arnol Sierra.

 

Mecánicos confundidos

“Tengo un Hyundai Elantra 2.0 automático, modelo 2002. Siempre tiene buen comporta­miento y muy buena fuerza, pero en varias subidas inclinadas el carro se apaga y en un parquea­dero, después de frenar al subir la rampa, se encendió el testigo de la gasolina y no subió a pesar de acelerar. La batería está nueva y me han dicho que se deben cambiar la instalación de alta y las bujías. ¿Será esto o el motor?”

Caros Linares

R./ Creo que nada de lo que le han dicho es válido. La batería dañada tiene un síntoma claro: el motor no da arranque, no gira pa­ra encender. De ahí en adelante, si el alternador carga, descarte esa historia. La instalación de alta no se daña simultáneamente en to­dos sus cables y salvo si es el de la bobina o de alimentación central que puede tener su carro, el mo­tor falla pero no se apaga. Igual sucede con las bujías. El testigo de la gasolina pudo encender al estar el carro inclinado y con bajo nivel en el tanque momento en el cual la bomba pudo quedar sin combustible.

 

Encendido rebelde

“Mi automóvil es un Logan Dynamic 2009, de caja mecánica. Al encenderlo por primera vez no arranca, hay que darle ‘start’ dos veces y que bombee gasolina y ahí sí. Lo han revisado y dicen que el encendido no es, pues el escaneo sale normal. Otros dicen que es la presión de la gasolina pero no le han dado con el chiste”.

Sandra Zuleta

R./ El encendido no debería ser porque luego arranca bien. El escaneo no es el diagnóstico único para esos problemas porque solo lee parcialmente algunas funciones electrónicas. Hay que hacer un procedimiento concien­zudo. Primero, en frío colocar el medidor de presión de gasolina, que es un manómetro especial y no la intuición del mecánico y observar si la lectura es la que corresponde. Luego ver si el sensor de temperatura del motor está mandando la señal, que debe ser en frío. Chequear el filtro de la gasolina y así ir excluyendo con las herramientas y con los manua­les en la mano las posibles causas de esa demora.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.