Correo de los lectores de Revista Motor 605

Correo de los lectores de Revista Motor 605

Redacción Motor

08:18 p.m. 17 de junio del 2014

¿Plomo en la gasolina?

¿En Colombia la gasolina tiene plomo? ¿En qué afecta el plomo al motor? En los carros nuevos, según la advertencia que trae en la tapa del tanque de la gasolina, dice que no se debe utilizar gasolina con plomo.

Alejandra García.

R./ Ninguna gasolina colombiana tiene plomo, desde hace como 20 años... Si tiene plomo, daña de inmediato el catalizador y es altamente contaminante en emisiones. De pronto la de contrabando que venden, sí.

 

El peligro de los bicitaxis

Cuando empecé a ver que por las calles de Bogotá circu­laban bicitaxis que trasportaban personal en cortas distancias, me pareció una buena idea pues es una forma de ayudar a las perso­nas de bajos ingresos que se de­dican a este oficio. Por otro lado, es un medio de transporte que, aparentemente, no genera conta­minación. Pero a propósito de la tragedia de Fundación, que, más que por la imprudencia de algu­nos ciudadanos, fue causada por la falta de vigilancia de nuestros inoperantes entes de control, hoy me doy cuenta de que con los bi­citaxis vamos hacia una situación, no de las mismas magnitudes de la de Fundación, pero sí proba­blemente con heridos graves.

A los dueños de estos apara­tejos les dio por montarles mo­tores, algunos de alto cilindraje, y circulan como Pedro por su casa en andenes, ciclorrutas, vías peatonales, y hasta en contravía por las avenidas principales. Hasta ahora ninguna autoridad ha tomado cartas en el asunto, sin mencionar que las adaptaciones de los motores las están haciendo en talleres de garaje, sin norma técnica alguna, aumentado el pe­ligro que estas débiles estructuras, que se utilizan como carrocería, generan para los pasajeros, en su mayoría madres con sus niños.

Quiero aclarar que no soy ta­xista ni tampoco estoy en contra de este medio de transporte. Pero una cosa son los vehículos de mo­tor, con su respectiva normativi­dad, y otra los vehículos de pedal o impulsión humana, también con su respectiva normatividad. En estas condiciones, estos vehícu­los, lejos de ser amigables con el medio ambiente, se convirtieron en un foco de contaminación y en un riesgo para sus pasajeros.

Bernardo Hernández.

 

Motor pobre en peligro

Tengo un Jeep Comando modelo 1969, motor Willys 4 cilindros. Acabé de repararlo para pasar la revisión tec­no-mecánica y el análisis de gases; le puse un chicler 110 muy económico y el carro se puso lento. Tan pronto pasó la revisión y me dieron el certificado le cambié el chicler por uno 115 y ahora ya trabaja mejor y anda más rápido. La pregunta es: ¿cuál es el riesgo para un motor recién reparado si anda con un chicler muy económico? ¿Es mejor andar con un chicler de más diámetro, pues el carburador recibe más gasoli­na y se desempeña mejor, cierto?

Alejando Ordóñez.

R./ Cuando la mezcla de aire y gasolina está baja en el combustible, el motor se recalienta, pierde potencia y puede tener fácilmente daños en las cabezas de los pistones. El riesgo es igual para un motor rodado o recién armado. Hay que andar con el chicler original del carburador para ese motor, y si no se sabe el número, entonces ve­rificar el tono de las bujías para saber el tipo de combustión que se está dando en las cámaras. Si está todo bien arma­do y la sincronización perfecta, no hay por qué hacer trucos de mezclas para pasar el examen de emisiones.

 

A encender las luces

Le agradezco a MOTOR, en nombre de muchos propietarios de carros, que sea nuestro defensor, hablando y reclamando ante las autoridades por nosotros. Quienes tenemos la fortuna de tener un vehículo, adquirido con esfuerzo, sabemos que no es un lujo sino una necesidad.

Quiero criticar a muchos conductores que irresponsablemente no en­cienden sus luces. Es un defecto que con énfasis hago notar pues deberían estar prendidas desde las 5:30 p.m. hasta las 6 a.m. En cambio, avanzan muy campantes poniendo en peligro su integridad y la de los demás. Fui víctima de un irresponsable, quien a las 5:15 a.m. no llevaba luces y, sin culpa al tomar una arteria de la calle 26, lo golpeé. Tampoco fue un acierto de las autoridades revocar la obligación de tenerlas prendidas en carretera. Viajo permanente por la central del norte y otras, y observo fantasmas avanzando en la oscuridad, principalmente de servicio público.

Jorge Valbuena Moreno.

 

La calentada de los motores

Tengo una duda acerca de por qué a los carros antiguos había que calentarlos y a los modernos no. Tenía entendido que era mientras se calentaba el aceite para que pudiera lubricar. Bajo esa teoría, ¿ahora se calienta más rápido el aceite?

Mario Acevedo.

R./ La realidad es que ningún motor debería calentarse quieto en el garaje y menos los de carburador con el choke, que inundan el motor de gasolina y diluyen el aceite en el momento que más se necesita. La orden es encender y arrancar. Lo que pasa con los motores carburados es que no emparejan rápidamente, como mando usan la inyección que tiene programas y sensores para hacer que la mezcla sea perfecta para cualquier temperatura de encendido. Entonces toca esperar unos segundos, a veces bastantes, a que el motor empareje y deje de toser por las mezclas equivocadas y arrancar. El aceite se demora lo mismo en calentar, y como es multígrado, fluye perfectamente a cualquier temperatura. El sitio clave al cual se necesita subirle la temperatura es el múltiple de admisión, donde a veces hay conductos de agua para acelerar y sostener ese calor en el punto ideal.

 

Coleccionistas

Amigos de la Revista MOTOR, tengo 240 revistas entre los números 320 y 603. Hernán Galán. Tel.: 263 0809, Bogotá, o Cel.: 311 217 1744.

Tengo revistas MOTOR desde 1998 hasta la fecha y las ofrezco a muy buen precio. William Moreno. Tels.: 300 560 7943 / 829 9975.

 

“El chorro de babas"

Respecto al artículo del 4 de junio, no hay palabras para comentar. Siempre que pasa un accidente de esta magnitud, las autoridades hacen y actúan en el momento y mientras pasa la marea. Mi esposa acabó de hacer el curso de conducción y le fue otorgada la licencia para servicio público y servicio particu­lar por dos años. Le están autorizando el manejo de un vehículo de muchos pasajeros sin la menor experiencia. Esto pasa a nivel nacional y con el visto bueno de los entes de tránsito.

Gilberto Sorza.

 

El 'Arranque' de la última edición de la revista MOTOR resume en forma clara la historia de lo que ha venido suce­diendo con el transporte en Colombia. Hace tres años le envié un correo que usted publicó, en el cual preguntaba ¿cuándo el gobierno va a controlar los famosos buses verdes de servi­cio especial? Si recorre la sabana en las áreas de Facatativá, Zipaquirá, Sopó, etc., encuentra unos buses Ford, Dodge y Chevrolet de los años 1965 a 1990 pintados de verde, prestan­do servicio de transporte a los empleados de los cultivos de flores, los cuales hace años deberían estar fuera de servicio.

Acá en Bogotá tenemos una 'bombita' de tiempo y son las chivas turísticas, donde se hacen paseos a La Calera y otros sitios de interés y en las cuales se oye música estridente y se ar­ma la rumba. Vehículos que no son más que modelos muy anti­guos que no prestan ninguna seguridad a los usuarios, así digan que están repotenciados, que tienen motor diésel, frenos de aire y todos los colores, pitos, adornos y gallos que usted quiera. Son vehículos que deberían reposar en la chatarrería o en un museo, si sus calidades lo permiten, sin embargo transitan tran­quilamente por la ciudad con el beneplácito de las autoridades, de las cuales ignoro cómo han expedido los revisados técnicos y cómo han aprobado las calidades óptimas para prestar el ser­vicio de transporte de pasajeros; excluyendo desde luego unos pocos de modelos recientes.

Ojo, señores y autoridades responsables. No esperemos a tener otra tragedia para tomar medidas. Con los accidentes diarios que tenemos con el transporte escolar es suficiente y con la tragedia de los niños quemados es hora de hacer algo y dejar tanta palabrería.

Verbo Antonio Gómez Jiménez.

 

Amén de sus comentarios sobre la venta de gasolina en pimpinas en nuestros pueblos de la costa, permítame acotar lo siguiente. Allá puede decirse que no hay gobierno para contro­lar este contrabando; son verdaderas mafias con automóviles arreglados para traer el producto desde Venezuela, arman caravanas de vehículos, viajan a grandes velocidades y lógica­mente venden el producto aún en las calles de pueblos como Villanueva, La Paz y los que siguen hacia La Guajira.

Nadie ha podido ponerles un 'tatequieto'. Por eso digo que no hay gobierno.

Geltin Aristides Echeverri.

 

Observé en una estación de servicio de El Socorro, Santander, y casi a diario en el 90 por ciento de las estaciones de Colombia, que se expende gasolina para ser transportada para desvare, para las fincas, etc., en botellas, canecas, pimpinas y bolsas plásticas.

Eso es una bomba de tiempo pues el conductor no sola­mente se expone con esta práctica, muy común en nuestro país, a que por el camino se derrame la gasolina, se incendie su vehículo o que por estar pendiente de ella se distraiga y pierda el control del vehículo.

Debería existir una ley que prohibiera en las estaciones de servicio la venta de combustibles, adicional a los tanqueos en reci­pientes no reglamentados para su transporte y almacenamiento. Si esto se controlara legalmente, estoy convencido, no estuviéramos lamentando la muerte de los 33 angelitos de Fundación.

Rafael Antonio Córdoba Ardila.

 

Hay que escanear el sistema

Tengo un problema con un Montero diésel 2008. Apareció un testigo, primero fijo y después quedó in­termitente, y a su vez empezó a bajar el rendimiento del motor y aparece el testigo del 'check engine'. Se revisó la válvula EGR, se limpió, y nada. Parece que es un proble­ma de gases.

Daniel Romero.

R./ Debe ir al concesionario a que le pongan el escáner para ver qué falla muestra, porque si hay un testigo encen­dido debe quedar registro en la electrónica. Eso no es de resolver intuitivamente y menos con los gases, pues si estos están mal, es consecuencia de una falla previa en el motor.

 

La vida de las piezas

Los vehículos son máquinas que están sujetas a desgastes en sus diferentes partes, unas más que otras; unas son visibles y otras ocul­tas, caso en el que el usuario confía en el técnico o concesionario, o simplemente espera a que el vehículo en cualquier momento saque la mano. Muchos centros de servicio también venden repuestos y en la mayoría de los casos parte de las piezas son cambiadas innecesa­riamente y después son vendidas como de segunda. Sería importante hacer una lista de las partes que realmente deben cambiarse teniendo en cuenta el kilometraje u horas de servicio de la máquina, de manera que se pueda tener una guía para no ser objeto de engaños.

Carlos Alberto Ávila V. Neiva.

R./ Sería deseable que eso pudiera hacerse en los automóviles, pero la realidad es que las piezas de mecánica tienen una vida muy incierta debido a que la forma como se usan y el entorno en el cual funcionan varía de dueño a dueño. O hay componentes similares que se instalan en diferentes vehículos y en cada uno tienen una carga diferente y pue­den dar distintos resultados de longevidad. No es como en los aviones, donde la forma de operación es idéntica por los procedimientos fijos que tienen, y obviamente cuando hay piezas de cierto tipo de cargas se cambian horas o ciclos de vuelo por la seguridad, pues en el aire no hay forma de ir al taller. Lo ideal es que todas las personas exijan que les devuelvan las piezas cambiadas; finalmente no son propiedad del taller sino del cliente, y así evitan que tengan una segunda vida cuando sean susceptibles de reventa y hayan sido cambiadas sin necesidad.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.