Correo de los lectores de Revista Motor 607

Correo de los lectores de Revista Motor 607

Redacción Motor

08:02 p.m. 14 de julio del 2014

Maniobra inútil

Por la vía Bogotá-Girardot, en los peajes los funcionarios venden el boleto de la estación siguiente, por ejemplo, en Chinauta le venden de una vez el de Chusacá, y de regreso lo mismo.

Pero esto no sirve de nada; de todas maneras tiene uno que aguan­tarse tremendas filas para pagar o entregar el recibo. Al preguntarle a uno de los empleados qué beneficio tenía este pago anticipado si no hay opción de pasar más rápido, este me sugirió ponerle alas al carro. Buena sugerencia, pero por ahora imposible de aplicar.

Édgar González D.

 

La policía no da ejemplo

En Colombia es práctica común violar las normas de tránsito para colocar multas por violarlas.

Aquí, dos perlas que ilustran estas situaciones:

1. Los agentes de tránsito que andan en moto tran­sitan entre los carros, sin tener prendidas, al menos, las luces azul y roja. Hace algún tiempo, un funcionario de tránsito dijo: "es que ellos están autorizados para hacerlo, porque si no, no llegarían a tiempo a ninguna parte".

2. Hay un retén que hacen con alguna frecuencia los guardas azules del tránsito de La Ceja, en la vía a La Unión. Este retén lo hacen en una corta recta, tan corta que estaba señalizada con línea amarilla continúa, muy cerca de una curva, mal señalizado y sin bermas, por lo que los carros que paraban quedaban obstaculizando la vía y creando un alto riesgo de accidente. Lo que es peor, colocando en riesgo la integridad e incluso la vida de los agentes. Los demás carros tenían que cambiar de carril y adelantarse en zona de línea amarilla continúa. Al pre­guntarle al supervisor por qué estaba colocando multas por violar las normas de Tránsito si ellos mismos estaban cometiendo gravísimas violaciones a las normas de trán­sito, este solo atinó a ponerse bravo.

Comentario extra:

El botiquín de primeros auxilios no sirve para nada. Si se quiere atender a una persona en la vía, hay que contar con una ambulancia y mucho más equipo. Un par de pas­tillas contra el dolor y desinfectantes no cambian nada en caso de un herido. De hecho, los heridos no deben ser atendidos en carretera. Lo máximo, un torniquete para disminuir el sangrado.

Juan Carlos Oberndorfer.

 

Lo malo es trampear la revisión

Veo con tristeza el golazo que nos metió el Gobierno al implantarnos la famosa revisión técnico-mecánica, pues está claro que no es ga­rantía de que el vehículo no sufrirá un accidente, dado que el mismo apagado y parqueado no es un peligro para nadie. Es un peligro, si quien lo conduce está bajo efectos del alcohol, drogas, sueño, no tiene conocimientos de conducción o el dueño es negligente en cuanto a mantenimiento y repuestos. Me explico: la mayoría de los colombianos preparamos el vehículo para dicha revisión y lo llevamos al taller para sus arreglos pertinentes, pero solo para eso, pues muchos tienen su carro configurado a su gusto: chicleres más grandes o más pequeños, según el cliente; llantas prestadas, pues muchas veces no hay para el tendi­do nuevo, y farolas de otro, pues la luminosidad según el CDA no cumple con la norma, etc. Una vez pasada la revi­sión se devuelven y queda el vehículo como estaba antes de esta. Lo único que garantiza es un comparendo si no la tiene vigente. Sé que tumbar este negocio es muy difícil, pues los dueños de los CDA han hecho una inversión de cientos de millones que el Gobierno no pagará, sin contar el número de desempleados que aumentaría, bajando aún más la popularidad de nuestro presidente.

Pero algo se debe hacer para que dicha revisión técnico-mecá­nica sea revisada.

Javier Herrera. Neiva, Huila.

R./ Yo creo que lo peor de cuanto usted cita es hacerle trampa a la revisión y burlarla con elementos prestados. Esa mala fe acaba con cual­quier medida que es beneficiosa para el parque automotor.

 

¿Tiempo o kilometraje?

Llevé mi Optra 1,4 modelo 2006 con 40.000 km a la revisión, y el operario me dijo que ya debo cambiarle la correa de repartición, aunque por ki­lometraje sea a los 60.000 km. Por los años, ¿ya es necesario hacerlo? Me gustaría conocer su opinión.

Cielo Rambal.

R./ A diferencia de la mayoría de las partes del automóvil que se cambian por kilometraje, la correa de repartición merece otra rutina de mantenimiento. Cámbiela ya, porque esos materiales con caucho se dete­rioran no solo por el uso sino además por el contacto con el medio ambiente. El ozono los va cristalizando, como pasa con los empaques, cuchillas de limpiaparabrisas y otras piezas con caucho.

Es un componente muy crítico y débil en esos motores, y si se revienta la correa se lleva buena parte de las piezas del motor.

 

Coleccionistas

Ofrezco 575 ejemplares de MOTOR entre la 1 y la 605, más las ediciones especiales.

Jesús Beltrán, Tels.: 311 262 3046 / 625 4871.

 

Dudas interesantes

Hace 15 días compré un Chevrolet Esteem modelo 2002. El propietario anterior le tenía el resonador en el tubo de escape, el cual decidí mandar a quitar y poner el silenciador por dos motivos: primero, porque no aguanta­mos el sonido ensordecedor que provocaba dentro de la cabina del vehículo, y segundo, porque he sabido que ese tipo de elementos ocasiona sanciones.

Lo extraño de lo anterior es que noté una disminución en la fuerza del vehículo; ¿tendrá que ver algo el hecho de haberle quitado el resonador?

La segunda: ¿En qué artículo del Código Nacional de Tránsito encuentro la prohibición de instalarle a un vahícu­lo unas líneas, deportivas o decorativas, de diferente color sobre la carrocería? La pregunta ya que un agente de tránsito nos multó porque en la licencia de tránsito no se discriminaban los dos colores.

Óscar González.

R./ En teoría pura, un escape con salidas más directas debería generar alguna potencia adicional, pero en la práctica es tan poca la diferencia, si la hay, que es difícil percibirla en el uso diario. Lo que suele suceder es que el ruido es muy engañoso y uno cree que va más rápido o el motor camina más porque hace más escándalo. Buena actitud haber quitado ese resonador.

El color del vehículo debe corresponder en un todo a lo que dice la tarjeta de la matrícula, y si los adornos que le pusieron cambian mucho su aspecto, pues hay una infracción porque se torna com­plicada la identificación del vehículo, por ejemplo, en caso de accidente o comportamientos anormales.

 

Trabajo del termostato

Tengo un Renault Mégane 1,4 2006 y cuan­do se enciende y está frío, el termostato demora en abrirse, la temperatura su­be por encima de lo nor­mal y luego se normaliza. A partir de ese momento la temperatura permane­ce estable independiente de las exigencias que se le hagan al motor o el tiempo de operación. Cambié el termostato y se solucionó el problema por dos semanas y volvió a presentarse. ¿Qué pue­de estar pasando?

Carlos Restrepo.

R./ Así trabaja el ter­mostato: cuando abre, el agua caliente pasa de una por el termómetro y sube la temperatura, sube en el indicador y luego baja cuando el agua circula por todo el circuito y se estabiliza. Precisamente, ese funcionamiento es la comprobación de que el sistema está bien.

 

Presión en el radiador

Mi papá adquirió hace poco una camioneta Chery Van Pass modelo 2012. Quien la vendió, antes de entregársela le cambió la tapa que viene en el vaso recuperador, que tengo entendido tiene unas libras de presión, que el manual dice son 14, y el señor le puso una de 11 libras. Nos dimos cuenta al otro día que presentaba goteo el radiador. Se mandó a reparar, pero me pare­ció extraño que la parte superior e inferior del radiador estaban rotas y las reemplazaron por piezas de cobre, cuando tengo entendido que los radiadores vienen hechos en aluminio. Otra cosa que también me parece extraña es que reempla­zaron la tapa del vaso recuperador por una de 9 libras, y para sorpresa mía me di cuenta de que el vaso recuperador viene con un desfogue de una manguera larga y delgada que sale de este, pero sin conexión en ninguna parte.

Investigando en Internet y en varios diagramas de la Revista MOTOR, al vaso recuperador solo lo conectan 2 mangueras, una gruesa que viene del radiador y otra delgada de retorno, pero esa de desfogue me parece que debe estar conectada a alguna parte y los mecánicos la dejaron suelta. Todas estas dudas se manifestaron al otro día de la reparación, cuando al guardar la camioneta en el garaje comenzó a recalentarse y botar agua en grandes cantidades por el desfogue, o manguera suelta que antes mencioné. Apagamos enseguida el motor y nos dimos cuenta de que en el vaso recu­perador subía y bajaba el nivel de agua rápidamente, hasta que bajó completamente. Al siguiente día completamos el nivel del agua antes de encender el motor y siguió reca­lentándose y botando agua por el desfogue al poco tiempo de poner­la en marcha. ¿Será que además de reparar el radiador debimos ponerle una tapa de 14 libras como dice el manual? ¿El termostato tendrá que ver en esto también? ¿El desfogue del vaso debe ir conectado a alguna parte del motor o al radiador, y así no botaría agua?

Jorge A Montenegro.

R./ El primer problema es el cambio de tapa, que debe ser de 12 o más libras, porque si no hay presión en el sistema, el agua hierve a 100 grados a nivel del mar y a menos grados a la altura de Bogotá, por ejemplo. Al hervir se producen vapores o burbujas de aire en las partes calientes del motor y de in­mediato se genera el recalentamien­to. Cuanto mayor sea la altura de uso del motor, más presión necesita en la tapa. El arreglo del radiador se deriva de la mala calidad del ele­mento original, aunque es raro que se den fugas simultáneas en ambas tapas. Efectivamente, la única forma de reponer esas tapas plásticas es haciéndolas en cobre, y como van grafadas con el panal de aluminio, funciona el injerto final si está bien hecho. Hay que retomar todas las conexiones como manda el manual del taller de ese vehículo o copián­dolas de otro que esté completo. No en todos los motores eso funciona igual, por lo cual hay que seguir el funcionamiento original de cada uno. Pruebe el termostato desmotándolo y colocándolo en una olla con agua hirviendo a ver si abre.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.