Siguiente
El 'facelift'

Correo de los lectores de Revista Motor 610

Correo de los lectores de Revista Motor 610

Redacción Motor

02:53 p.m. 26 de agosto del 2014

Buena mecánica

Quiero felicitarlos por los artículos de mecánica: ‘Qué tan bravo es su motor’, ‘¿Se ‘tiene’ su carro?’, ‘¿Dos o cuatro discos de freno?’, e ‘Inyección directa’; pues este tipo de notas le dan un toque más técnico y la convierten en un excelente medio de información, actualización e incluso aprendizaje para los interesados en el mundo de los motores, el cual es bien complejo y se encuentra rodeado de gran cantidad de mitos y falsedades que requieren ser desmentidos por fuentes serias de información como esta revista.

 

Lo normal es violar las leyes

“En Colombia es práctica común violar las Normas de Tránsito para colocar multas por violarlas”.

Aquí, dos perlas que ilustran estas situaciones:

Los agentes de tránsito que andan en moto transitan entre los carros sin tener prendida al menos la luz azul y roja. Hace algún tiempo, un funcionario de Tránsito dijo que ellos están autorizados para hacerlo, porque si no, no llegarían a tiempo a ninguna parte.

Un retén que hacen con frecuencia los guardas azules del tránsito de La Ceja, en la vía a La Unión, lo montan en una corta recta, tan corta que estaba señalizada con línea amarilla continua, muy cerca de una curva, mal señalizada y sin bermas, por lo que los carros que detenían que­daban obstaculizando la vía, creando un alto riesgo de accidente; lo que es peor, colocando en riesgo la integridad y la misma vida de los agentes. Al preguntar­le al supervisor por qué estaba colocando multas por violar las normas de tránsito si ellos mismos estaban cometiendo violaciones a esas normas, solo atinó a ponerse bravo.

El botiquín de primeros auxilios no sirve para nada. Si se quiere atender una persona en la vía, hay que contar con una ambulancia y mucho más equipo. Un par de pastillas contra el dolor y desinfec­tantes no cambian nada en caso de un herido. De hecho, los heridos no deben ser atendidos en carretera, lo máximo sería un torniquete para disminuir un sangrado.

Juan Carlos Oberndorfer

 

Dudas interesantes

Hace 15 días compré un Chevrolet Esteem modelo 2002. El propietario anterior le tenía resonador en el tubo de escape, el cual decidí mandar a quitar y poner el silenciador por dos motivos: pri­mero, porque no aguantábamos el sonido ensordecedor que provocaba dentro de la cabina del vehículo y, segundo, porque he sabido que ese tipo de elementos ocasiona sanciones.

Lo extraño es que noté una disminución en la fuerza del vehículo, ¿tendrá algo que ver el hecho de haberle quitado el resonador?

¿En qué artículo del Código Nacional de Tránsito encuentro la prohibición de que a un vehículo no se le puedan instalar unas líneas, deportivas o decorativas, de diferente color sobre la carrocería? Un agente de tránsito nos multó porque en la licencia de tránsito no se discriminaban los dos colores".

Oscar González

En la teoría pura, un escape con salidas más directas debería generar alguna potencia adicional, pero en la práctica es tan poca la diferencia, si la hay, que es difícil percibirla en el uso diario. Lo que suele suceder es que el ruido es muy engañoso y uno cree que va más rápido o el motor camina más porque hace más escándalo. Buena actitud haber quitado ese resonador. El color del vehículo debe corresponder en un todo a lo que dice la tarjeta de matrícula y si los adornos que le pusieron cambian mucho su aspecto, pues hay una infracción porque se torna complicada la identificación del vehículo, por ejemplo, en casos de accidentes o comportamien­tos anormales.

 

Felices con la colección

"Como es costumbre, cada quince días los fanáticos de los autos en Colombia disfruta­mos de la revista MOTOR y el pasado martes 13 de agosto vimos la noticia de la segunda colección de ‘Los carros más queridos de Colombia’. Con emoción vemos que la colección incluye uno de los modelos 4x4 representativos de Suzuki en Colombia. Nuestro consentido, SJ 410, toda una insignia de la marca, trayendo a nuestra memoria las hazañas otrora de los modelos 4x4 de Suzuki como los LJ 80 y Samu­rai, hermanos menores del SJ.

 

Presión en el radiador

Mi papá adquirió hace poco una Chery Van Pass. Quien le vendió la camioneta antes de entregársela le cambió la tapa que viene en el vaso recuperador, que tengo entendido tiene unas libras de presión. El manual de la camioneta dice que son 14 libras las que necesita el motor y el señor le puso una de 11 libras, pero nos dimos cuenta al otro día que presentaba goteo el radiador.

Lo mandó a reparar y resultó que las partes superior e inferior del radiador estaban rotas y las reemplazaron por piezas de cobre, cuando tengo entendido que los radiadores vienen hechos en aluminio.

También me parece extraño que reemplazaron la tapa del vaso recuperador por una de nueve libras y me di cuenta de que el vaso viene con un desfogue, es una manguera larga y delgada que sale de este pero sin conexión en ninguna parte. Investigando en Internet, solo al vaso recuperador lo conectan dos mangueras, una gruesa que viene del radiador y otra delgada de re­torno, pero los mecánicos la dejaron suelta. Al otro día de la reparación, guardando la camioneta en el garaje, comenzó a recalentarse botando agua en grandes cantidades por la manguera suelta que mencioné. Nos dimos cuenta de que en el vaso recuperador subía y bajaba el nivel de agua rápidamente hasta que se bajó completamente. Completamos el nivel del agua antes de encender el motor y sigue recalentándose y botando el agua por ese desfogue al poco tiempo de ponerla en marcha.

¿Será que además de reparar el radiador debimos poner una tapa de 14 libras como dice el manual? ¿El termostato tendrá que ver en esto también? ¿El desfogue del vaso debe ir conectado a alguna parte del motor o el radiador, así no botaría el agua?

Jorge A. Montenegro

El primer problema es el cambio de tapa, que debe ser de 12 o más libras porque si no hay presión en el sistema, el agua hierve a los 100 grados a nivel del mar y a menos grados a la altura de Bogotá, por ejemplo. Al hervir se producen va­pores o burbujas de aire en las partes calientes del motor y de inmediato se genera el recalentamiento. Mientras mayor sea la altura de uso del motor, más presión necesita en la tapa. El arreglo del radiador se deriva de mala calidad del elemento original y efec­tivamente la única forma de reponer esas tapas plásticas es haciéndolas en cobre y como van grafadas con el panal de aluminio, funciona el injerto final. Hay que retomar todas las conexiones como manda el manual de taller de ese vehículo o copiándolas de otro que esté completo. No en todos los motores eso funciona igual, por lo cual hay que seguir el funcionamiento original de cada uno.

 

Maniobra inútil

Por la vía Bogotá-Girardot en los peajes le venden a uno el peaje de la estación siguiente y de regreso lo mismo, pero esto no sirve de nada, pues tiene uno que aguantarse las tremendas filas para pagar o entregar el recibo. Al preguntar a uno de los empleados qué beneficio tenía el pago por anticipado, sin opción de pasar más rápido, este me sugirió ponerle alas al carro.

Buena sugerencia, pero por ahora imposible de aplicar.

Édgar González D.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.