Correo de los lectores de Revista Motor 611

Correo de los lectores de Revista Motor 611

Redacción Motor

04:23 p.m. 09 de septiembre del 2014

Técnico-mecánica de cuatrimoto

A comienzo de año compré una cuatrimoto de segunda para realizar paseos 4X4 por la Sabana de Bogotá. Desde esa oportunidad, y tratando de seguir las normas para realizar el traspaso a mi nombre de la cuatrimoto, me han devuelto en tres oportunidades los papeles del SIM, porque no tiene la revisión técnico-mecánica registrada en el RUNT. Yo la haría si en algún CDA de Colombia la realizaran, pero no la hacen porque no tienen pista para este tipo de vehículos.

He puesto derechos de petición y mandado un concepto del Ministerio de Transporte donde dice que este tipo de vehículos no necesita dicha revisión; pero para la gente del SIM dicho concepto no tiene validez. Seis meses después, y con la cuatrimoto al día en impuestos y seguro obligatorio, aún no ha sido posible realizar el traspaso, ni lo será, ya que sin CDA que lo haga nunca quedará subido al RUNT. Recurro a ustedes como última alternativa, para ver si los funcionarios del SIM, del ministerio y de los CDA leen esta problemática y logran ayudarnos a destrabar todos los trámites por culpa de estas leguleyadas.

Sobre eso no hay ninguna claridad en el código y es muy caprichosa su clasificación, pues en principio se considera que son aparatos de recreo o uso agrícola, y no ruedan en vías públicas.

Pero hay unos de esos aparatos con el tamaño y todos los elementos de identificación y seguridad que pueden hacerlo perfectamente y, de hecho, hemos visto algunos con placa. Le sugiero hacer un derecho de petición al Ministerio de Transporte y nos lo hace conocer para hacerle seguimiento y tratar de obtener una posición nacional al respecto.

Distracciones a bordo
Hemos visto el constante avance de la tecnología en la telefonía celular y sus diferentes utilidades como los mensajes instantáneos, redes sociales y navegación guiada. En el sector automotor encontra¬mos múltiples sistemas multimedia que incorporan dicha tecnología de fábrica, pero el punto es que en el servicio de taxis he visto varios vehículos con estos dispositivos instalados ‘aftermarket’, celulares y tabletas, donde los conductores colocan el GPS o las aplicaciones de solicitud de taxis. Me ocurrió con uno de ellos y su tableta, mientras tran¬sitábamos por la carrera 30 hacia el norte. El joven se encontraba muy interesado en sus conversaciones por WhatsApp, pendiente de sus redes sociales y su lista de reproducción en Youtube, más que en la conducción de su vehículo. Al preguntarle por qué lo hacía, la respuesta no fue muy cordial y argumentó que son aplicaciones para trabajar. Si para nosotros los conductores de particulares es prohibido el uso de DVD mientras conduci¬mos, ¿quién controla los taxis que montan estos dispositivos que distraen al conductor?

Eduardo Cárdenas.

La vida de los cinturones
¿Cuándo se debe cambiar el cinturón de seguridad? ¿Por un accidente, por tiempo de uso, por daño en su mecanismo o por política de seguridad de los fabricantes de vehículos accidentados?
José Rivera.
Lo indicado es que cuando el cinturón ha estado sometido a una fuerte tensión en el momento de sostener el cuerpo de una persona a lo largo de una fuerte desaceleración, se cambie pues la cinta puede perder sus características y no funcionar debidamente en una nueva ocasión. Si es el mecanismo de retracción, es mejor cambiar todo porque cuando este se ensambla lo pasan por simu¬ladores para verificar su operación, cosa que uno no puede hacer si trata de repararlo domésticamente. Por tiempo, salvo que la reata haya estado expuesta a contacto con gasolina, líquidos o elementos que la perjudiquen, no tiene fecha de vencimiento. Considero que las aseguradoras deberían incluir el cambio de cin¬turones cuando ordenan reparaciones de vehículos con choques susceptibles de haber causado ese problema, e imperativamente si los airbags se desplegaron.

PÁNICO POR LOS RETENES
Llegamos al punto en que ver unos conos de aviso de retén policial genera pánico, así tenga los docu¬mentos en regla, lleve completo el kit de carreteras y no haya cometido infracciones, pues de alguna parte se inventan el comparendo, además que solo unos pocos retenes se instalan correctamente. Por ejemplo los ponen justamente en curvas o en la parte alta de una pendiente, y tengo en¬tendido que hay procedimientos para que un retén quede bien instalado, como la señalización metros atrás, además del número de vehículos y ofi¬ciales mínimos para poder instalarlo. Ahora es fácil encontrar en carreteras de Boyacá agentes de tránsito de las secretarías municipales, que generalmente son los azules. ¿Estos agentes tienen jurisdicción solamente en su organismo de tránsito o pueden realizar retenes o comparendos en otros municipios distintos o en vías nacionales?

Víctor Manuel Siachoque Corredor. Nobsa, Boyacá.

Chips inútiles
Hace algunos años se ordenó incluir un chip en los taxis dizque para saber cuán¬tos había en Bogotá. También serviría para detectar los ‘gemeleados’, que para nadie es un secreto que existen. ¿Años después se sabe algo? ¿Al menos cuántos taxis hay rodando en la capital? ¿Los datos y estadísticas del SIM sirven para algo? ¿Es cierto que ese adefesio llamado doble calzada a Girardot ya fue terminado? ¿El organismo llamado Simit sirve para algo diferente a recaudar dinero por comparendos? ¿Por qué no existen campañas de prevención vial en el país y solamente se pretende educar lue¬go de cometida la infracción? ¿Alguna vez se ha sabido de alguna entidad de control que haya revisado los incrementos patrimoniales de los policías de tránsito.
Felipe Rodríguez.

Buenos Aires rueda
Con unas ventas que triplican las nuestras, en Buenos Aires los trancones son mínimos, hay buenas vías, civismo y respeto por las normas. Pone el gobierno y ponen los ciudadanos. Adicionalmen¬te tienen un servicio de transporte público bastante aceptable, en vez de recurrir a medidas tipo pico y placa o cargos por congestión.
Ojalá usted fuera el ministro de Transporte, que de hecho estamos estrenando y que tampoco brillará porque por sus vínculos es claro que hace parte de la mermelada.
Pedro Alejandro Jaimes

El desorden en la Costa
En días pasados estuve de paseo por la costa Atlántica y me llamó la atención que los motociclis¬tas son un verdadero caos. La novedad es que en la mayoría de los municipios costeños, ellos no usan casco. ¿Será que el cráneo de los costeños no sufre ante un accidente? ¿Qué pasaría en un accidente con un auto de placas de Cali, Medellín, Tunja o Bo¬gotá y un motociclista de Caucasia sin casco, y que infortunadamente este muera? Importante que esta carta llegue a manos del director de Tránsito de la Policía Nacional y que nos explique esta situación.
Néstor Iván Gutiérrez.

La mezcla del refrigerante
¿Cuál es la razón técnica para que un refrigerante no deba mezclarse con agua? ¿Si el refrigerante se mezcla con agua puede causar daño al sistema de refrigeración del auto? ¿Es posible que al mezclar con agua, el refrigerante pierda sus propiedades?

Édgar Alejandro Ordóñez.

El refrigerante debe mezclarse con agua en una proporción cercana al 33 por ciento de este por un 67 por ciento de agua, aproximadamente, salvo que las indicaciones del producto digan otra cosa.

Hay unos que vienen premezclados para agregar directamente, pero son la minoría pues a nadie le interesa vender esa cantidad de agua que la gente tiene en la llave de su casa o en el taller. El refrigerante es altamente recomendado pues tiene una mejor transferencia de calor, por ende baja ligeramente la temperatura de funcionamiento del motor, a la vez que sube el punto de ebullición, lo que es favorable en caso de un recalentamiento, pero no debe usarse para tratar de curar problemas de este tipo. Además, protege las partes del motor y la bomba de la corrosión, especialmente las de aluminio. No use refrigerante en motores con mangueras viejas porque las afecta; cámbielas primero, lo cual no es mala prevención.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.