Correo de los lectores sobre trámites, quejas y denuncias

Correo de los lectores sobre trámites, quejas y denuncias

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Pico y Placa para una camioneta de pasajeros particular
He tenido, durante cerca de seis años, una camioneta Hyundai H100 de 12 pasajeros con placa particular. Me informaron que este carro era utilitario y que por tener más de seis pasajeros no tenía Pico y Placa; de hecho, lo sacamos todos los días, inclusive el día de no carro, y nunca nos han parado por incumplir la medida. Les agradezco que me informen en qué documento de tránsito hablan acerca de esta excepción, ya que hoy que voy a vender el vehículo el comprador me pide que le informe cuál es ese decreto o ley, en caso de que una autoridad de tránsito lo requiera.
Amanda Higuera

El decreto No. 212 del 7 de julio de 2003 señala algunas excepciones, entre las cuales no está la de una camioneta como la descrita por la señora Higuera. Por lo tanto, este vehículo no está exento de cumplir con la medida de Pico y Placa.
¿(¿) El Alcalde Mayor de Bogotá Distrito Capital, en ejercicio de sus facultades legales, en especial las señaladas en los artículos 38 del Decreto Ley 1421 de 1993 y el parágrafo 3 del artículo 6 de la Ley 769 de 2002. (¿) Que la Administración Distrital expidió los Decretos Distritales 007 de 2002, y el 057 del 10 de marzo de 2003, mediante los cuales se toman medidas para el mejor ordenamiento del tránsito de vehículos en las vías públicas de Bogotá D.C., y se exceptúan algunos vehículos con características especiales de esta medida.
Que desde que se implementó la medida de restricción, la Secretaría de Tránsito y Transporte del Distrito Capital ha permitido la escogencia del último dígito de la placa al efectuar el registro inicial de los vehículos particulares.
Que de conformidad con los informes presentados por la Secretaría de Tránsito y Transporte, en el marco del seguimiento a la medida de restricción, se ha evidenciado el aumento de la entrega de placas con dígitos autorizados a circular en el horario de restricción los días viernes, generando un aumento de vehículos en circulación en este día.
Que de mantenerse esta tendencia se afectaría la naturaleza equitativa de la medida y se podrían generar mayores problemas de congestión vehicular durante algunos días de la semana.
Que de conformidad con las consideraciones mencionadas se hace necesario ajustar la restricción de circulación, a través de la prohibición de la escogencia del último dígito de la placa y de la rotación de la medida por paquetes de cuatro dígitos con cambio anual de ciclo¿.

*Información enviada por la Secretaría Distrital de Movilidad.

Regulación para vidrios entintados
Solicito información para saber hasta qué punto o hasta qué nivel puedo oscurecer los vidrios de mi vehículo. He de aclarar que no cuento con ningún permiso en especial para dicho fin y quiero evitar las multas que acarrea oscurecer los vidrios más allá de lo permitido. Mi vehículo es una camioneta Blazer modelo 1993.
Óscar Chamorro

Esto dice el Código Nacional de Tránsito Terrestre al respecto:
¿Artículo 166. Vidrios oscuros. El Ministerio de Transporte definirá lo atinente a la circulación de vehículos que posean vidrios oscuros de fabricación. El Ministerio de Transporte, mediante Resolución 3777 y 10000 de 2003, reglamentó el uso de Vidrios Polarizados. Para transitar por las vías del territorio nacional con vehículos que posean vidrios polarizados, entintados u oscurecidos, con transmisión luminosa inferior a los porcentajes permitidos, deberán solicitar un permiso ante el Ministerio de Defensa, a través de la Policía Nacional¿.
En cuanto a los niveles de oscurecimiento de los vidrios, el código tiene los siguientes porcentajes, que dicho sea de paso, deben ser de conocimiento de los fabricantes y de los sitios especializados en películas de seguridad y entintado de ventanas, pues las películas deben venir marcadas con el porcentaje de luz que deben dejar pasar: ¿Mínima transmisión luminosa: vidrios delanteros, 70 por ciento; vidrios laterales traseros, 55 por ciento; y vidrios cuartos traseros y quinta puerta, 14 por ciento. Se expedirán los permisos en casos especiales establecidos por la Policía Nacional, entidad que determinará las dependencias ante quienes debe hacerse la solicitud y los requisitos que debe acreditar quien la esté haciendo¿.


¿Hasta cuándo el martirio del límite de velocidad?
Hace pocos días, en la recta posterior al último peaje que baja a Honda desde Bogotá, iba aproximadamente a 100 kph porque estaba adelantando un camión. Me percaté de la presencia del radar pero me tranquilizó el hecho que a mí también me estaba adelantando una BMW X5, que iba, como es de suponer, a mayor velocidad. El agente me hizo la señal de pare solo a mí y dejó que la BM, que llegó primero donde él, siguiera su camino. Entonces tomé la decisión de no parar y ver qué pasaba, aunque yo sabía que era porque tengo un carrito viejito y a uno sí se atreven a amargarle la vida. Al final no pasó nada, me quedé esperando que más adelante me pararan, porque el agente hizo como si llamara de inmediato a otra patrulla, pero al final nada ocurrió. Mal hecho de mi parte, sin duda, pero la actitud del policía... bueno, júzguenla ustedes.
¿Y el congreso que? Claro, como viajan el avión...
Paulo Ramírez

Esta semana entró a último debate el proyecto de ley que pretende subir a 80 kph el límite en vías rápidas de las ciudades y hasta 120 kph en carretera, a juicio de las autoridades de cada municipio. Vehículos estará ampliando esta información.             


Un bárbaro conductor de servicio público
El sábado 3 de mayo tomé el Bus #16677, de placas UDS300, en la Cra. 10 con calle 22. La ruta era la E74, a las 3:35 p.m. El conductor (si es que se le puede llamar así) no conducía sino volaba, con todo tipo de imprudencias. Se pasó semáforos en rojo, cerró a otros carros, etc. En la Calle 100, dos señoras le timbraron para que las dejara frente a la Librería Panamericana y como le gritaron que parara, él las llevo cinco cuadras adelante, y eso porque le hicieron el pare otros pasajeros, una de ellas dijo que lo iba a demandar. Yo le timbré tres cuadras antes de mi parada y sin embargo me dejó tres adelante. Llegué a mi destino a las 4:00 p.m., o sea que gasté 25 minutos y este es un viaje que normalmente dura de 45 a 60 minutos. Es la primera vez que pongo una queja de estas pero, gracias a Dios no paso nada hasta cuando yo me bajé. No obstante, no se justifica que tengan este tipo de asesinos al volante, acabando con el capital de un propietario y la buena imagen de una empresa. Deberían hacer una selección mejor de sus conductores, pues no es el hecho de tener una licencia de conducir sino de ser responsable.
Camilo Perdomo


Cerraron una oreja para poner un parqueadero
Quiero que me expliquen quién es el que da los permisos, con resolución y todo, para que cierren una importante vía para instalar un lucrativo parqueadero. Esto ocurre en la oreja que va por la calle 100 para tomar la avenida 19 hacia el norte, más exactamente detrás de la Clínica Barraquer. Es el colmo que en una ciudad donde lo que hacen falta son vías haya inescrupulosos que se enriquezcan en detrimento del espacio público. Para tomar la 19 hay que seguir por la 100 hasta la 15, que ya está abarrotada de tráfico y con esta novedad terminó de colmarse. Le reclamé al portero de turno que me explique y me contestó en tono desafiante: ¿lea la resolución y de malas si no le gustó¿. Yo me pregunto, ¿acaso una resolución puede pasar por encima de los interese públicos, más aún si se trata del espacio público que tanto defienden las autoridades de tránsito? A todas luces es bien arbitraria la resolucioncita esa. Que alguien nos explique, por favor.
Richard Cardozo


El tema de TransMilenio afecta hasta a los conductores
A las sensatas sugerencias del concejal Lastra contesta el gerente Álvarez, de TransMilenio, que para ellas se requeriría aumentar la tarifa. Y lo que el concejal pide es únicamente mejorar la información en las estaciones, aumentar las frecuencias de los alimentadores, solucionar los problemas de las tarjetas y los recaudos y hacer más amable el sistema. Eso no cuesta nada. Únicamente requiere imaginación y ganas, cualidades que parecen no tener el burócrata de turno y su equipo de trabajo. Caso distinto es tratar de solucionar lo relacionado con el concreto fluido (cuento de nunca acabar) que seguramente necesita inversiones para lograrse, pero que no paga el sistema sino directamente el distrito y los concesionarios. A propósito de las losas, desde hace más de un mes se están arreglando unas en la estación Flores. Solo hay dos o tres obreros que trabajan de vez en cuando en algo que en una semana pudo haberse hecho. Y así ocurre en todas partes de esa malla vial destrozada y perforada en todas partes (¿). ¿Por qué la sensatez es lo que menos utilizan los burócratas distritales?
Eduardo Ortiz


¿El cartel de la doble línea¿
Quiero a través de ustedes protestar por el sistema tan absurdo en que funciona la Policía de carreteras de Colombia. Después de pagar cuatro millones de pesos para lograr que mi carro pasara el examen técnico-mecánico, mientras uno ve unos adefesios mecánicos transitando, decidí irme al Llano, con tan mala suerte que pasando un Clio que iba a 20 kph (lo cual me parece peligroso en una carretera con esas especificaciones, y que además demuestra la impericia del conductor) me captó una cámara, cuya única función es cazar a los bobos que no saben que ahí hay una cámara.
Al retorno pude confirmar lo que suponía y es que es imposible venir de Villavicencio a Bogotá sin pasar la doble raya en algún momento, así uno transite a 10 kph. Me gustaría hacer el trayecto con el comandante de la policía en un puente a ver cómo se las arregla para no infringir la ley. Ahora estoy tratando de pagar el parte y para eso también existen las  trabas más maquiavélicas, me imagino que con el fin de que el parte se duplique.
Me parece mas peligroso estar todo el camino con la tensión al volante de en qué momento cae uno en el cartel de la doble línea que manejar rápido con la concentración en donde debe estar. ¿Hasta cuando el sistema nos va a tratar como si los conductores fuéramos retrasados mentales?
Pedro Roda Fornaguera

Prohibieron el parrillero en Barranquilla
El alcalde Barranquilla sacó un decreto para prohibir el parrillero menor de 16 años, así como de hombres y mujeres; damas en estado de gravidez, etc., debido a la accidentalidad. ¿Cómo ven esa situación?
Javier Ardila, vicepresidente de Asomocol


Denuncia por presuntos arreglos innecesarios
Hace un par de años, al despinchar una llanta en un montallantas a la salida de Bogotá por la calle 80, me dijeron que la llanta estaba partida, al tiempo que le hacían presión por fuera a la llanta y se veía una pequeña grieta transversal por dentro. Me dijeron que había sido por haber cogido un hueco. Además, me dijeron que si la dejaba así, se estallaría y que ellos le podían poner unos parches especiales para arreglarla. Por supuesto acepté y la despinchada me costó 30.000 pesos esa vez. Pasado el tiempo, hace aproximadamente un año me enteré de que a dos familiares y a un amigo les habían dicho lo mismo en el mismo montallantas y que sus reparaciones les habían costado entre 40.000 y 60.000 pesos. En ese momento me entró una duda: ¿será cierto el daño de las llantas o es un engaño?  El pasado primero de mayo fui nuevamente a ese montallantas y en el momento en que llegué le estaban diciendo a un señor exactamente el mismo cuento que yo había escuchado dos años atrás, pero a él le decían que tenía que ponerle cinco parches de 15.000 pesos o si no su llanta explotaría. Él estaba muy preocupado, pues iba de viaje hasta Medellín. Cuando fueron a despinchar mi llanta por un pequeño hueco que tenía me dijeron que la llanta estaba "partida" y que debía ponerle dos parches de 15.000 pesos. Yo no acepté y le dije que sólo pusiera el parche para tapar el hueco; entonces me dijeron que esa no era la solución y que me fuera a otro montallantas. Después de una discusión, aceptaron arreglar mi llanta con el parche de 4.000 pesos. Aún me asalta la duda. ¿Es posible que ese daño de las llantas sea tan frecuente? ¿Es realmente un daño las grietas que los señores del montallantas les enseñan a sus clientes? ¿Es un engaño?
Néstor Romero

 


 
En Bogotá se pagan derechos de ¿huequización¿

Cuando pagamos el impuesto de vehículos existe un rubro que se llama derechos de semaforización. Como sobra el dinero y hay que gastarlo, la solución es poner semáforos donde no se necesitan, y así generar el nombre real a la ¿Secretaría de desmovilización¿. Valdría la pena cambiar el concepto de pago por el de derechos de ¿huequización¿, pues mientras se le hace mantenimiento a la red de TransMilenio con el impuesto de rodaje, la sobretasa de la gasolina y demás impuestos que pagamos aquí, la malla vial de Bogotá (primaria, secundaria, terciaria de barrios y las otras) genera un aspecto de ciudad bombardeada como se observan sus calles. Por último, nos exigen una revisión técnico-mecánica pero no nos habilitan el estado de las vías, que es el que destruye nuestros vehículos.
 
Jairo Pérez Henao

Aquellos tiempos de los ¿chupas¿ y las ¿motas¿
Hace unos años, cuando en Bogotá aún no se había inventado la Cultura Ciudadana, cuando el TransMilenio era ciencia ficción, y cuando los policías de tránsito vestían de azul y se denominaban "chupas" y a las mujeres que desempeñaban ese oficio les llamaban "motas", ocurría un fenómeno muy curioso dentro del trabajo de estos últimos.
Durante el día estaban a la caza de infractores a los que ocasionalmente les aplicaban el comparendo, pero amigablemente y por unos cuantos pesitos dejaban así el asunto, reconviniendo al contraventor como si fueran viejos conocidos, siendo esta elasticidad ética una de las principales causas de su extinción, para pasar el control del tránsito en las calles distritales a la Policía Nacional.
Pero a la hora pico el asunto era a otro precio. Los azules guardaban sus libretas de comparendos, se ubicaban en las esquinas caóticas, se armaban de ruidosos silbatos y sudaban el uniforme tratando de organizar el caótico flujo vehicular, prácticamente por las mismas calles desportilladas con que contamos hoy día. Durante esos momentos, que podían ser horas, no imponían multas ni aceptaban dádivas como las que ofrecen funcionarios de alto turmequé a ciertos laxos y alegres congresistas por pequeños cambios de articulitos. No. En esos momentos respondían con un grande esfuerzo y a punta de pito, insultos y gestos hacían fluir ese inmenso dinosaurio para que circulara por las angostas, insuficientes y resquebrajadas calles capitalinas. Una vez aliviada la congestión, volvían a la fastidiosa rutina con su curioso sistema de pico y placa: según la cara imponían comparendo o cobraban el soborno como quien está haciendo un favor.
Después de la desaparición de los uniformados azules la cosa cambió. La Policía asumió el control de una fiera desconocida para ellos, con rutinas indescifrables y con una preparación que al ojo del ciudadano dejaba (deja) mucho que desear. Lentamente su papel se redujo al de cobradores de impuestos vía comparendo, supongo que reduciendo ostensiblemente la práctica de la mordida, convirtiéndose en una solución fiscal pero una piedra en el zapato de la movilidad, porque es casi cómico verlos cuando tratan de dirigir el tránsito ante situaciones tan frecuentes como las que se dan cuando sale de servicio un semáforo, ubicándose donde estorban, señalando para confundir, pitando para aturdir, desconcentrándose con facilidad, exponiéndose y exponiendo a un accidente y actuando como si sintieran vergüenza de esa condición de coordinadores temporales de tráfico. Esto cuando no se convierten en los guardianes del Santo Grial del Pico y Placa o cuando les da por inventar falsos positivos ante inermes ciudadanos.
Pero hoy veo con un asomo de esperanza que en ciertos sectores, a ciertas horas y con cierto criterio, nuevamente los Agentes de Tránsito se empiezan a convertir en lo que son: en organizadores de tráfico con o sin comparendos, del complicado sistema de movilidad vehicular callejera en el que todos los bogotanos tenemos que ver.
El obrero en el bus, el mensajero en la motocicleta, la secretaria en el taxi, el empresario en el particular importado de Alemania o el jovencito en la bicicleta. Espero que esto no sea el simple y aislado efecto de la aplicación del sentido común de unos cuantos agentes dedicados, sino una política de la Secretaría respectiva, que con este tipo de acciones se pongan del lado del ciudadano para que, pese a nuestra subdesarrollada infraestructura, compartamos la experiencia de la movilidad de una manera menos traumática, ojalá con el compromiso ciudadano de mejorar nuestro comportamiento ante el empeño institucional de un franco y decidido mejoramiento.
Sergio Sánchez Jaramillo

Extravié los papeles del carro, el seguro y el certificado de gases. Las placas son de Mosquera y no sé que hacer.
Jorge Devia

De acuerdo con la normatividad vigente, en este caso el propietario del vehículo puede solicitar un Duplicado de la Licencia de Tránsito, para lo cual deberá presentar los requisitos establecidos en el Artículo 90 del Acuerdo 051 de 1993 y demás normas concordantes, los cuales pueden sintetizarse así:  
Formulario Único Nacional debidamente diligenciado
Copia de la denuncia por pérdida o hurto (...)
Debe verificarse que el propietario no presente multas pendientes de pago por infracciones a las normas de tránsito terrestre.
Este trámite lo puede realizar directamente en la sede operativa de Mosquera que opera Siett Cundinamarca, o en el Punto Fijo de Información y Atención al Usuario ubicado en la Avenida Las Américas No. 31¿20 (Esquina), de Bogotá.
Respecto a la reposición del Soat y el Certificado de Gases, deberá acercarse a las respectivas entidades que expidieron los documentos en atención a que conforme a los registros computarizados que existen sobre la expedición de pólizas y certificados de gases se puedan expedir los duplicados de dichos documentos.
No sobra recordar que la Licencia de Tránsito Original y el SOAT son documentos obligatorios para la movilización del vehículo.
Juan Carlos Zuluaga Rengifo, gerente general de Siett Cundinamarca

¿Qué pasa si no he mandado el carro a revisar?
Quisiera saber qué pasa si a un automóvil se le pasa la fecha de la revisión. ¿Tiene alguna multa o puede presentarse sin ningún problema?
Nicolás

Puede presentarse y no pasa nada. Lo que podría suceder es que lo paren en un retén de la policía y en ese caso sí le imponen un comparendo por no tener el certificado. Pero en lo que respecta al CDA (centro de diagnóstico automotor), no pasa nada.

Felipe perez o.

 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.