Correo de los lectores sobre trámites, quejas y denuncias

Correo de los lectores sobre trámites, quejas y denuncias

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Empleado público con ínfulas de paramédico
El pasado 11 de agosto, a eso de las 8:30 de la mañana, fui testigo de un hecho insólito en la calle 72, entre carreras 5 y 7, sentido oriente-occidente.
Mientras varios conductores esperábamos el cambio de semáforo, un 'carro de emergencia' hizo sonar su sirena para que le diéramos paso. Como suele suceder en estos casos, de un momento a otro nos vimos envueltos en un 'corre-corre' para solidarizarnos con el herido, el policía, el bombero, o quien fuera que tuviera afán de llegar a tiempo¿ ¡Cuando nos percatamos de que se trataba de un vehículo de servicio técnico de la ETB!
Resulta que ahora los bogotanos no solo tenemos que 'mamarnos' las incómodas y ruidosas motos de los escoltas y las 'ambulancias-correo', que suenan sus sirenas para llevar cartas, encomiendas y regalos a domicilio (rara vez transitan con heridos), sino a cualquier pelmazo, que le da por utilizar una licuadora (luz de emergencia) en el techo y hacer retumbar la sirena que le instaló el mecánico amigo al vehículo oficial asignado. 
Sobra decir que no le dimos paso y, como respuesta, él jamás apagó la chicharra. Muy por el contrario: aceleraba y desaceleraba su motor, como tratando de decirnos, "les voy a echar el carro encima". Se puso en verde y el 'paramédico telefónico' arrancó como alma que lleva el diablo por la 72 hacia abajo¿ pero con la sirena apagada. Evidentemente le incomodaba tener que esperar el cambio de vía.
¡No sabía que los técnicos de las empresas de servicios públicos también podían pasarse por la faja las normas mínimas de convivencia vial para 'llegar a tiempo' a su trabajo! Estamos hechos, pues¿
Abelardo Londoño


Precisiones sobre conversión de motores Diesel a gas
Leyendo su artículo sobre las conversiones para motores Diesel me gustaría aclarar algunos puntos y agregar otros: para convertir los motores Diesel a gas, existen varias tecnologías o sistemas que reemplazan desde un 20 por ciento hasta un 100 por ciento el Acpm por gas.
De las más conocidas, se pueden nombrar las de sistema ¿dual¿ o mezcla de dos combustibles que trabajan simultáneamente. En estas conversiones no se modifica el motor ni sus principales componentes.
Estas conversiones, a su vez, se dividen en dos: las que reemplazan combustible Diesel por gas (del 50 al 90 por ciento) y restringen el flujo del primero, y las que ahorran Acpm mediante la adición de hasta un 30 por ciento de gas. Esta es recomendada para vehículos de carretera o para rutas largas.
Otra forma de conversión es de 100 por ciento a gas, la cual sí modifica el motor, los pistones y la(s) culata(s). A esta conversión sí hay que adaptarle las bujías, ya que al no existir Acpm, necesita una chispa que encienda el gas. No pueden trabajar alternativamente con los dos combustibles.
La conversión 100 por ciento dedicada a gas es recomendada para vehículos urbanos, de rutas fijas o donde quede plenamente garantizado el suministro de este combustible.
H. Walter Kaemmerer


Mintransporte 'le pisa la manguera' al de Cultura y Turismo
Está perdiendo el tiempo el Ministerio de Cultura y Turismo con el lema ¿Vive Colombia, viaja por ella¿. El mismo Ministerio de Transporte se lo está saboteando. Transitar por las carreteras de ¿Locombia¿ da locura, por no poder andar. Antes daba miedo físico coger carretera por temor a las pescas milagrosas. Ahora hay temor a la línea amarilla y al amigo policía que se embosca para atalayar veloces, pedir papeles y ¿clavar¿ multas. No le están haciendo caso al General Moore algunos miembros de la institución; no son todos, la mayoría (de agentes) son buenos amigos en carretera, pero hay uno que otro que daña la imagen de la institución y presume que controlar el tráfico es pedir papeles y poner multas en vez de procurar agilizarlo ordenadamente. Todo se ha dicho, todo se ha escrito, pero no paran ni cinco de atención los señores Ministros; ya da hasta pereza viajar. Mejor nos quedamos en casa; para gastar plata en multas injustificadas habrá otros más bobitos.
Fabio A. Ribero Uribe

Se presume culpable, a menos que se demuestre lo contrario
Hace unos días obtuve mi primer -e injustificado- comparendo después de llevar conduciendo más de 20 años sin problemas. Según el agente que me detuvo, yo realicé un giro a la izquierda sobre una avenida principal. Desde luego, si este hecho hubiera sido real, no tendría ninguna objeción.
Presenté mi apelación en la Secretaría de Movilidad, donde después de hacer fila y esperar por dos días enteros y ¿luego de un careo con el agente de tránsito y de presentar mis descargos¿ fui finalmente declarado culpable y tuve que pagar.
Mi reclamo ante el asesor jurídico y el agente de tránsito no era por tener que pagar una multa, sino porque me parece muy grave tener que aceptar que uno violó una ley (aceptar un delito que no se cometió).
Imaginémonos ser culpados de una falta grave que pueda llevarnos a la cárcel, solo porque no se tienen testigos o pruebas que verifiquen lo contrario.
Mi pregunta concreta es, ¿para qué sirve la Secretaría de Movilidad si solo le preocupa recoger el dinero de las multas? ¿Para qué sirve el supuesto derecho de apelación si uno como ciudadano lleva siempre las de perder, pues no tiene cómo demostrar que no cometió un delito? Partamos de la base que pesa más la palabra de un policía que la de un ciudadano común y corriente.
Según las leyes, todos somos inocentes hasta que se nos demuestre lo contrario. ¿Será entonces que ahora uno debe viajar para donde vaya con dos o tres acompañantes que en caso dado juren que uno no cometió ninguna falta? ¿Será que los señores policías no son ante todo humanos y pueden también equivocarse, metiendo de paso en líos a gente inocente?
¿Es verdad que los agentes de tránsito deben cumplir con una cuota mínima diaria de comparendos, razón por la cual están a la caza de infractores pudiendo por la prisa y el estrés cometer equivocaciones?
¿Quién protege en estos casos a los ciudadanos honestos e inocentes que creo somos la gran mayoría?
Darío Pinilla


Abuso de la policía
Salí de mi casa (barrio Cedritos) a mi trabajo; tomé la vía del caño hacia el norte (que está en pésimas condiciones) y en la esquina de la 147 con el caño, hay un cruce que hoy es permitido, debido a que la calle 147 costado norte esta en reparación. Los trabajadores de la obra colaboran organizando el tráfico y dando vía para tener acceso a la avenida del caño hacia el sur.
Este cruce lo realicé debido a que seguí varios automóviles que lo estaban haciendo, y durante 15 días he venido observando este desvío. Cuando estaba cerca de la paralela de la autopista con calle 146, me paró una patrulla de la policía, exigiéndome una requisa de una manera agresiva y me amenazaron que me llevarían a un CAI porque ese cruce estaba prohibido, o se llevarían mi vehículo en una grúa y me pondrían un comparendo (no eran policías de tránsito). Me pidieron papeles, pase, cédula, me preguntaron dónde trabajo, dónde vivo, etc. Yo les comenté que vivía en este barrio y que conocía este cruce y que estaba autorizado. Ellos me comentaron que si yo sabia más que ellos y que me callara, e insistían en llevarme a un CAI (no se el porqué de la amenaza, ¿acaso da para tanto hacer un cruce supuestamente indebido?). Después de unos minutos me devolvieron mis documentos y me dijeron que me pondrían un comparendo para que aprendiera a no hacer esos cruces y que si no me lo ponían, yo seguiría haciéndolo. Luego de unos minutos resolvieron entregarme mis documentos y pude seguir mi camino. 
Si este cruce no está autorizado, ¿por qué no han puesto señales de tránsito para indicar lo contrario? ¿Por qué hay una persona de la obra organizando y guiando el cruce?
Nosotros los propietarios de vehículos somos la gallina de los huevos de oro sobre la cual el Estado se basa en leyes para cobrar cualquier multa o impuesto de gasolina mientras que Ecopetrol gana billones de pesos para llenar sus arcas. Ahora también tenemos que aguantarnos al abuso de la policía cuando quieren mostrar su poder y autoridad.
No le dejo mi nombre por temor a que estos tomen represalias, pero vivo muy cerca de la antigua carrera 25 con calle 144.
OVV

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.