Correo de los lectores sobre trámites, quejas y denuncias

Correo de los lectores sobre trámites, quejas y denuncias

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

El Buick verde de Gaitán
Muy interesante el articulo del Buick 47 verde de Jorge Eliécer Gaitán. Soy coleccionista y lo más similar que he encontrado es un Buick 49 verde de la firma Franklin, de edición limitada. Se encuentra en D&D Hobbies. Dirección: Marcelo T. Alvear 1621. Teléfono: 4812-8837, Buenos Aires (Argentina). www.deydehobbies.com.ar.
Hans Charry

En casa de herrero¿
¿Cómo es posible que un CDA incumpla con tantas normas de seguridad con sus empleados? Hay varios CDA completamente cerrados, en donde la ventilación es casi nula y los operarios sufren de enfermedades respiratorias, pues se exponen al monóxido de carbono, sin ninguna protección, ocho 10 y 16 hasta 16 horas diarias. 
Por otro lado, muchos de esos centros tienen personal con nada de conocimientos mecánicos y, en más del 60 por ciento de los casos, los carros son rechazados por un mal diagnóstico.
Ricardo Mosquera


Dos porteros violaron mis derechos
En días anteriores a los hechos que daré a conocer por este medio, fui multado por un policía (cuyo nombre me reservo por motivos obvios), que sin ningún escrúpulo y con su lenguaje cifrado, me solicitó dinero para ¿no inmovilizar el vehículo", ante lo cual respondí negativamente. Por lo mismo, me impuso una multa por llevar, supuestamente, las luces apagadas a las 7:30 de la noche, en la calle 26 con carrera 7.

Luego de esto quise hacer justicia y acudir al procedimiento para impugnar la multa. Me dirigí al Supercade de Movilidad e, investido de gran orgullo y confianza en que el sistema funcionaría, con mayor razón porque soy abogado y he litigado en otras ramas del derecho, traté de hacer valer mis derechos.

Fui atendido por dos funcionarios que celebraron la audiencia y, con gran amabilidad, cordialidad y atención, me explicaron que yo estaba perdido, pues era mi palabra contra la del policía, y la del segundo vale mucho más que la mía. Ante esto sólo asentí con la confianza de contar con dos testigos, mi copiloto y un pasajero. Dado que se practicaron ambos testimonios, confié en que ¿tumbaría¿ una multa arbitraria y que podría continuar con el proceso disciplinario conducente a lograr la destitución de un policía. Pensé que lograría hacer justicia.

No obstante, la audiencia tuvo que ser postergada, debido a que el agente que había impuesto la multa debía hacerse presente para controvertir las pruebas que había presentado. Con gran expectativa, acudí el día fijado para la nueva cita (viernes 3 de abril).

Entonces fui sorprendido por la manera en que se violaron mis derechos y los de otras personas en la misma situación: al momento en que entré, me dirigí a la zona ¿B¿, donde se practican estas  audiencias, pero -para mi sorpresa- una un policía y dos porteros me impidieron entrar.

Ante mi reclamo, el policía me dijo: ¿No va ha ser atendido, no importa que tenga cita para la audiencia¿. Cuando le manifesté que estaba violando mis derechos y que si se celebraba esa audiencia yo no podría interponer los recursos contra la decisión de primera instancia, el agente me respondió: ¿Pues le tocará traer a un abogado¿.

En ese momento, aunque el policía que impuso la multa no se presentó a la audiencia, me declararon contraventor, no obstante haber aportado pruebas que descartaban mi responsabilidad. Pese a mi calidad de abogado, no tuve nada que hacer. ¡Fui vencido por dos porteros y un policía arrogante!

Pero lo sorprendente no cesa aquí: el viernes fui testigo de la manera en que a las personas se les solicitan documentos o copias de los comparendos, en plena audiencia. Al momento de abandonar el edifico se les impide ingresar nuevamente. Mientras tanto, el funcionario concluye la audiencia y resuelve sin la presencia del contraventor, negándole de esta manera sus derechos a interponer recursos y contradecir las pruebas o argumentos.

Pongo de presente esta situación al medio de comunicación para que lo haga conocido y juntos, logremos que los derechos de los ciudadanos en general sean realmente garantizados.
Jorge Cárdenas

En Bogotá reina la anarquía
Viví en España los últimos cuatro años, volví a Bogotá hace seis meses y quedé sorprendido la decadencia de todo el sistema de movilidad. Ya todos sabemos la ineptitud de las administraciones en cuanto a ese tema, en especial la última, y creo que la actual será igual.

Pero es sorprendente la falta de autoridad que reina en la ciudad en cuanto a Policía de Tránsito: los agentes ya no se ven por ningún lado. Solamente salen a la hora del pico y placa a cazar infractores, pero donde se necesitan, ninguno está o en ocasiones aparecen en grupos de tres o cuatro, charlando en medio de un atasco, sin el mayor asomo de preocupación por ayudar a resolverlo.

Por eso mismo la gente abusa y la gran mayoría de conductores irrespeta todas las normas: se ven carros parqueados en la NQS y las autopista Sur y Norte; muchos andan sin ¿stops¿ (¿dónde esta la revisión técnico-mecánica?); giros indebidos por montón; los camiones andan por los carriles rápidos¿ solo por mencionar algunas barbaridades, que veo los días que salgo en el carro.

La verdad se que todo va a seguir igual, pero necesitaba comentarle a alguien y hacer público mi asombro por tanta anarquía al volante¿ y qué mejor que ustedes. Gracias por su atención.
Mauricio Arias

La Boyacá, cada vez más lenta
¿Quién esta detrás de la planeación de las vías? A veces da risa las soluciones de la Secretaría de la Movilidad de Bogotá, que lo único que logran es reducir la velocidad. ¿Cuál es la política de instalación de semáforos? ¿Para qué hacer vías rápidas, para luego obstaculizarlas?

Me gustaría que le dieran una mirada a la avenida Boyacá, de la 134 a la 170. Originalmente se construyó, con mucha visión, una vía de cinco carriles. Sin embargo, con el desarrollo se han empezado a instalar semáforos, haciéndola más lenta.

El punto y la razón de mi correo es que se han instalado semáforos con cruce a la izquierda, sin señalización, y la luz se encuentra en el carril izquierdo, que en teoría es el carril rápido. Los conductores que van por ese carril y no conocen de esta barbaridad, se ven enfrentados, o bien a frenar súbitamente, o bien a cruzar inmediatamente al carril del lado derecho.

Teniendo en cuenta que también existen semáforos para cruzar a la derecha, y que muchas veces se encuentra uno con una volqueta por ese carril, esta vía puede ser bastante lenta. Además de las entradas a la derecha, como la de Carulla de la 145, que es lenta y forzada.

Finalmente, la 170 con Boyacá es la entrada y salida de tractomulas de la ciudad, que vienen de sur a norte. Sencillamente esta vía no está preparada para darles giro y velocidad a estas moles.

Como la idea no es solo criticar, propongo que se limite el paso de volquetas, camiones y tractomulas a los dos carriles de la derecha, y que a los cruces a la izquierda se les hagan las bahías correspondientes y suficientemente largas para recibir los vehículos que hacen este cruce. Adicionalmente, señalizar con anticipación estos cruces. El solo paso de la 138 con Boyacá ya es de doble fila, así no se permita oficialmente.
Juan Pablo Segura

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.