Correo Revista Motor 615

Correo Revista Motor 615

Redacción Motor

05:24 a.m. 04 de noviembre del 2014

Motores calientes

Tengo un Chevrolet Chevy 2 automático modelo 2009, cuya aguja de la temperatura permanece siempre en la mitad del control y nunca baja, más bien sube y el ventilador prende constantemente, no importa si el clima está frío o no. Esto no sucede con mi otro carro, un Chevrolet @ctive mecánico 2004, aún con el mismo motor. Me dice el mecánico que el Chevy es un carro caliente y su sistema es así.

¿Puedo estar tranquilo?

Mario Soto Correa

Carreta… No hay motores ni calientes ni fríos. Todos, el suyo hasta los de Fórmula 1, trabajan en un rango de temperaturas muy similar, entre 80 y 95 grados, porque están regulados por un termostato. Los de esos carros como el suyo suelen andar en 93 grados (mejor dicho, deben).

Los termómetros en los tableros no siempre tienen las mismas escalas; los 90 grados pueden estar en el centro o a la derecha, eso es caprichoso.

El ventilador prende de acuerdo con los cambios de temperatura del motor, que tiende a subir en las paradas, y entonces activa el paso de aire. Puede ciclar cuantas veces sea necesario y eso depende del rango de la pera que lo controla. Si hasta la fecha no le ha pasado nada, es porque todo está ok. Su pregunta nos generó el interés de hacer un informe al respecto que aparece en este mismo número.

 

Indispensable

Un hijo mío tuvo problemas con el termostato del carro y los mecánicos se lo hicieron suprimir, diciendo que simplemente andaría un poco frío y que lo demás no importaba. Pregunto, ¿para que lo fabrican entonces?

Enrique Alfonso Riveros.

Esa pieza no debe suprimirse porque el motor tiene que trabajar a una temperatura controlada por el termostato, y según esta, el computador calibra la mezcla. Si anda frío, el computador asume que necesita ‘choke’, agrega más gasolina de la usual, diluye el aceite y precipita el desgaste del motor.

 

Líos del transporte

Una vez más las autoridades distritales ceden al chantaje del gremio transportador, que durante muchos años ha tenido gran influencia en el Concejo y no ha permitido que nuestra ciudad tenga un transporte digno para los bogotanos. ¿En dónde quedan los derechos de los usuarios? Ahora se rasgan las vestiduras con las supuestas pérdidas por los ‘colados’, pero no informan de los miles de millones que ingresan por saturación del sistema, en el que la inversión por mantenimiento es mínima y la plata va directo para los transportadores. El Distrito y Transmilenio se pasan por la faja incluso sentencias de la Corte (agosto de 2011) y no han trabajado eficazmente por mejorar Transmilenio, y con el SITP no hay la más mínima esperanza de que los usuarios de vehículo usen el transporte público.

Juan Manuel Cuervo.

 

Defraudados con las carreteras

Se te olvidó mencionar las obras de la doble calzada que hace más de 5 años dejaron literalmente tirada entre Briceño y Gachancipá. Y, bueno, nada de qué hablar, ni para qué seguimos sufriendo mencionando el camino real de la Séptima, entre La Caro y la Calle 180, denominada hace décadas dizque ‘Central del Norte’; y la trocha del norte, que algunos descaradamente llaman dizque ‘autopista’. Y en lugar de construir una verdadera carretera alterna al Llano y la Orinoquia, por El Guavio o por el Sisga, o siquiera dignarse en mejorar las condiciones de la trocha Sogamoso-Yopal, van a destruir el Valle de Sopó construyéndole dizque una 4G que conectará a Cáqueza con Briceño, para congestionar más la única carreterita que conecta a Bogotá con Villavicencio... ¡En fin!, como decía una tía: “such is life in the tropics”.

‘Chelo’ Caldas.


Qué bueno es leer lo que muchos no podemos decir. Le remito lo que escribí al director de la revista Semana: “En su artículo de la edición 1.694 incluyeron esta frase que me llamó la atención: “y hasta dudas sobre la gestión de la firma interventora”; es la primera vez que yo veo que en un medio de comunicación mencionan al interventor como posible implicado en algún acto de corrupción, falla o incumplimiento en una obra.

En todo ‘carrusel’ de contratación hay cuatro actores esenciales: un político, un funcionario, un contratista y un interventor: ¿por qué nunca mencionan al interventor como posible causante de las irregularidades? En la famosa pirinola de Mockus el único que pone es el contratista; todos los demás ganan. Ahí está la ‘cascarita’ para que resbale el interventor. A veces sospecho que hay complicidad en el silencio de algunos comunicadores.

Vicente Cardona Grajales. Neiva, Huila.


Muy acertado el artículo de MOTOR 614 del 22 de octubre. Le pido su opinión frente a la Autopista del Sol en el tramo Villeta-Guaduas. Parece que la licencia ambiental no fue pedida en su oportunidad y sin consultar a quienes pudieran verse afectados por la obra; fallaron en el estudio de suelos; han nombrado comisiones y tribunales de arbitramento, y la conclusión, cero. Este tramo quedó más embolatado que el problema con Comsa. De aquí a 2020, ¿si nos dará Dios licencia de ver terminada esta obra? Desde luego que la inauguración si será presta, tal como sucedió con el Aeropuerto de Rionegro, que lo inauguro el Dr. Turbay cuando faltaba mucho por terminarlo. Así seguiremos, como con el metro que quieren hacer subterráneo, cuando los terrenos no lo permiten. Descartan el tren aéreo porque no da caché político, perjudíquese quien se perjudique.

Gabriel Vanegas.


¡Felicitaciones por el artículo “Las carreteras las hacen los abogados”! Lástima que por su diplomacia no pueda ser más duro y directo para decirles a los funcionarios responsables que, de buena o mala fe, están robando al pueblo y permitiendo, por no exigir a los pícaros, que sigan con su jueguito de no cumplir los contratos y dejar vencer los términos en las demandas.

Enrique Alfonso Riveros Camelo.

 

Uso indebido del diésel

¿Por qué dejan los motores diésel prendidos todo el tiempo? ¿No es un desperdicio de combustible y un desgaste de motor innecesario?

Mauricio.

Total, así es. No tiene ningún sentido ni necesidad hacerlo. pues lo único que se logra es contaminar el ambiente, gastar máquina, deteriorar el aceite y quemar combustible. Es muy frecuente en los camiones pesados que dejen el motor encendido supuestamente para que se enfríen los turbos, pero estos, una vez que el motor esté en marcha mínima, a los pocos minutos llegan a una temperatura constante a la cual se puede y debe apagar el motor. Muchos lo dejan andando para que el aire acondicionado de la cabina funcione, y esta sería una baja justificación.

 

Aditivos para la gasolina

He visto que algunas personas aplican aditivos en las estaciones de gasolina previo al tanqueo. Estuve leyendo la marquilla de uno de estos productos y dice que favorecen en cuanto al rendimiento por el octanaje que añade al combustible, limpia inyectores y mejora el rendimiento en consumo. Pero he preguntado a algunas personas y dicen que si no lo he usado antes, es mejor no hacerlo porque limpia la gasolina y puede tapar los inyectores rápidamente.

Álvaro A. Vergara Bedoya.


Quisiera saber si los aditivos para gasolina sirven y si limpian los inyectores, o si por el contrario causan algunos daños.

Jairo Cortés N.

Primero que todo, pensaría que es totalmente impropio que en las estaciones vendan esos aditivos tanto de aceite como de gasolina, pues en el fondo se le indica al cliente que el producto básico que expenden tiene deficiencias cuando este tiene todas las garantías y homolo¬gaciones que no ofrecen los aditivos. Segundo, el mayor octanaje, si es que lo aumentan, no genera ninguna mejora de rendimiento en los motores, salvo que sean muy especiales y de altísima relación efectiva de compresión que requieran un combustible de mayor resistencia al encendido, como es la extra. El mayor octanaje se requiere para evitar el pistoneo de un motor, una vez que sus reglajes de chispa, calor y mezcla son perfectos, y en ese caso el mejor aditivo es el siguiente rango de gasolina, o sea mezclar extra a la corriente, lo cual es perfectamente válido y compatible, o usar extra pura. Si el motor no tiene una relación de compresión que lo amerite, requisito que disminuye con la altura de operación de la máquina, lo más probable es que el rendimiento baje, pues la extra será más dura y difícil de prender. Luego mejoradores de octanaje no son mejoradores de rendimiento, y muchos de esos productos contienen el tetraetilo de plomo, que daña los catalizadores. Sobre la limpieza de los in¬yectores, creo que si el motor está funcionando bien es porque estos no tienen mugre, y cuando esto sucede la falla es inmediata, caso en el cual lo correcto es desmontarlos y limpiarlos con ultrasonido. Si agrega esos disolventes que dicen tener los aditivos en el tanque, pues lo lógico es pensar que si hay mugre o películas de la gasolina pegadas en el tanque, las líneas, la bomba y los filtros, y se desprenden, estos residuos llegan a los inyectores y los tapan ya que allí hay unas mallas muy finas donde se estancarían y pueden bloquear la entrada de gasolina a las boquillas.

 

Indisciplina social

Viví en Bogotá de 1960 a 1963, y desde esa fecha la malla vial de la ciudad ha sido un desastre, además de que el tráfico ya era bastante enredado. Considero que una de las grandes causas es la indisciplina social, no solo en Bogotá sino también en otras ciudades, y se necesitaría un Mockus que nos educara para respetar las normas de tránsito, el derecho del otro, el afán que en lugar de ayudar demora más, en fin, aquellas cosas pequeñas que la mayoría no respetamos y que contribuyen al caos. Ejemplo de ello es no coger con anticipación el carril para voltear, el uso de direccionales –que ya nadie sabe para qué son–, el ocuparnos de otras cosas en lugar de estar atentos al semáforo, el esperar unos segundos para que quien desea entrar al carril lo pueda hacer, etc., etc. En cuanto a la plata perdida, da la impresión que los Moreno y los Nule existen desde hace muchos años. Es triste ver hasta dónde está llegando la socie¬dad, pues los que nacen con ‘cuchara de oro’ quieren más y más todos los días, sin importar los medios para lograrlo.

León Sanín Vásquez

 

¿Mejores filtros de aire?

Deseo emplear un filtro de alto flujo K&N 3” (adaptación) para un vehículo Fiat Punto 1,8. Quisiera saber si ello traerá consecuencias negativas al motor o, como en la mayoría de foros indica, consecuencias positivas.

William Ramírez.

Primero, hay que estar seguro de que compra un filtro original, pues hay muchas falsificaciones y es un producto muy crítico para la vida del motor. Las diferencias de precio se lo dirán. Segundo, ese cambio será benéfico en la medida que el filtro que tiene originalmente el vehículo sea dwe un diseño pobre y restrictivo, lo cual es altamente improbable. Esos filtros que venden, en teoría, deben permitir una mejor admisión de aire al motor, que es el principio para obtener más potencia, pero hay que estar seguros de que sí detienen la mugre y de hacerles el mantenimiento que obligan sus instrucciones, como la limpieza y agregado de un aceite especial más o menos cada mes, dependiendo del uso. Generalmente, este cambio de filtro implica tomar el aire en otro sitio del compartimento del motor donde es más frío y con esto se mejora la densidad de la carga de admisión y ahí sube ligeramente el rendimiento. Este conjunto de cosas suma, pero la mejora no es algo importante, apenas de un 1 a un 3 por ciento, si todo juega a favor.

 

Publicidad sobre los consumos

Compré un Chevrolet Sail sedán 2014 con la expectativa del ahorro en combustible, pues su publicidad habla de 60 kpg en promedio. La realidad es que en el caso específico de mi carro el seguimiento al consumo presenta un comportamiento muy variado, unas veces da 27 kpg, otras 33 y otras 37. Lo máximo ha sido 47 kpg en carretera. Presenté reclamación al concesionario y le realizaron pruebas de consumo de un galón y de recorrido de 190 km, comparado con otro carro, y dio un comportamiento similar entre 39 y 40 kpg. Me prestaron un carro igual a los que tienen en demo, lo entregaron con el tanque lleno y recorrió solo 29 kpg en cinco días hasta cuando el tanque se agotó totalmente; con lo cual concluyo que la promesa de 60 kpg es falsa. ¿Qué puedo hacer? Me siento engañado, pues vendí un Kia New Rio 1.600 con mejor desempeño en fuerza y consumo de gasolina. ¿Pongo una queja a la SIC o a la liga del consumidor, o qué hago?

Germán Gallego.

Los datos de consumo responden a pruebas en labora¬torio bajo parámetros internacionales, pero son apenas una referencia porque el gasto depende del tipo de manejo, el terreno, el estado del motor y varias otras variables que son imposible de predecir. Puede presentar la querella, pero en la práctica no es sostenible porque el vendedor tiene los resulta¬dos de laboratorio, que son los que sustentan su publicidad, y en cambio las variables del manejo de cada persona son muy complicadas de puntualizar. Las pruebas que hizo sustentan esta apreciación que aplica para todas las marcas.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.