Correo Revista Motor 623

Correo Revista Motor 623

Redacción Motor

06:01 p.m. 24 de marzo del 2015

A 40 por hora

Me encuentro indignado por un parte que recibí por correo. Venía de Medellín el 11 de enero con mi familia y saliendo de La Dorada ¡no se puede andar a más de 40 km por hora! ¿Qué tal? Mi velocidad fue de 63 kph, pensé que era carretera nacional. El caso mío es solo uno, pero el día que estuve en mi ciudad averiguando sobre ello, me di cuenta de que éramos varios. ¿Y los del resto del país? El parte me llegó dos meses después, lo recibí el 9 de marzo en mi casa en Ibagué, lo echaron por debajo de la puerta. Esto merece una columna fuerte, sentida y autoritaria de su parte hacia la cantidad de bandidos que trabajan para el Estado, ¿no le parece?

Jorge Luis Raful.

 

Antes de desbaratar

¿Qué pruebas se hacen para saber si un motor está para reparar?

Luis Enrique Lemus.

Hay que hacer pruebas de fugas de compresión con un medidor doble apropiado para eso. No de presión simple. Con dichas pruebas podrá saber si hay mucha fuga de aire entre los anillos y los cilindros o, bien, si hay fallas en el asentamiento de las válvulas en la culata. Otra medición importante es la presión del aceite en caliente y en bajas y altas revoluciones. Esto, luego de haber tenido los preavisos de alto consumo de aceite y luego de peligrosos ruidos internos. La primera alarma es saber cuántos kilómetros de uso puede tener, que inevitablemente suman horas de trabajo y desgaste, y luego seguramente el humo azul en el escape irá avisando.

 

SOAT para todos

Su columna de la edición pasada no podía ser más oportuna y es idéntica descripción de lo que estoy viviendo ahora. Estoy en mi casa incapacitado hace un mes, sin producir un peso, por la imprudencia de una peatona que se me atravesó de improviso en plena ciclorruta de la calle 92, donde hay espacio suficiente. A esta señora por fortuna no la atropellé, pero yo sí estoy con fracturas en pierna y brazo. Tengo tres carros guardados en mi casa, el Transmilenio ya era imposible usarlo y andaba en la bicicleta eléctrica asistida, solo para no perder tiempo en los trancones en algunos trayectos cortos. En estos momentos, cuando no me puedo mover, solo escribo con la mano derecha en el celular y leo esta columna que parece sacada de mi cabeza como magia y escrita por usted.

Héctor Forero.

 

Leyendo lo del impacto de las bicicletas en la movilidad, me huele a recitar palabrerías ya gastadas con el único objeto de evadir las responsabilidades obligatorias del Gobierno en cuanto a vías y toda la infraestructura. Quieren estos genios, en actitud arrogante e ignorante, pues las dos van de la mano, mostrar que es el público el culpable por invertir en medios de locomoción más amigables que su mediocre transporte público. Con los datos de venta de autos y motos, a estos personajes del Distrito, Movilidad, IDU no les queda otra alternativa que aceptar la realidad. Tantas transacciones de vehículos solo se deben al resultado de decir ya basta de tanta verborrea barata.

Y, de paso, cabe preguntarles ¿por qué no entienden cuando la gente opta por su movilidad privada? Lo de la bicicletica, vaya y venga, pues no creo ver a ejecutivos y personal de oficina encorbatados y sudados a más no poder entrando a sus lugares de trabajo. O, peor aún, entrando a visitar un cliente, pues parece que no han pensado en esta variable que requeriría que las empresas tengan un área de vestuario o camerino para asearse después de la pedaleada mañanera. Cuando no toca optar por el turco con masaje incluido de Transmilenio y, lo mejor, que va incluido en el pasaje. Sigo insistiendo que todo es evadir responsabilidades, satanizando a los que tenemos vehículo propio, sea moto o auto. Que mejoren primero sus actitudes, pensamientos, ejecución profesional en la gestión pública y, de pronto, tal vez, cuando el infierno se congele, les haremos caso con lo que nos proponen de movilidad alternativa.

Para terminar, ¿no sería bueno que a la Alcaldía, Movilidad, IDU y toda esa colcha de retazos se les diera caducidad de sus contratos por mala gestión o negligencia en el cargo? En la empresa privada, si no trabajamos bien, nos echan. Sería muy bueno implantar esto a modo de revocatoria, y para ya.

Guillermo Jiménez C

 

Cadena destemplada

Tengo un Nissan Sentra B14 modelo 97 con cadena de repartición. Noté que al cambiar el empaque del tapaválvulas, la cadena no estaba templada sino un poco descolgada, ¿esto es normal? También noto que a veces suena al girar, ¿se puede cambiar solo el tensor o algún componente que no la haga sonar? El mecánico me dijo que la cadena estaba bien.

Ricardo Mancera.

Lo que pasa es que el templador se activa con la presión del aceite del motor, y si este está apagado puede darse ese fenómeno, pero en nada afecta el funcionamiento de la repartición. Otros sistemas tienen templador mecánico, pero este trabaja sobre la parte más larga de la cadena y solamente hace una presión adecuada para que esta se mantenga en su sitio sobre los piñones. En los mecanismos de cadena, difiere la tensión con los de correa porque esta sí trabaja muy apretada debido a que sus dientes podrían saltarse fácilmente. Si algo suena, es un probable desgaste mecánico que se debe identificar. No desarmar por desarmar, porque muchos ruidos del motor se confunden. Primero, por ejemplo, suelte la correa de los accesorios y así desconecta la bomba de agua, dirección hidráulica, compresor del aire y el alternador. De esta manera aísla y concreta los posibles problemas.

 

Le baila el termómetro

Tengo un Mazda 6 2010. En los primeros días de diciembre, durante un viaje noté que se recalentó, por lo cual detuve el carro y me di cuenta de que tenía un tanque del radiador con fuga, por lo cual lo llevé en grúa hasta un taller donde se cambió el tanque y también el sensor del termostato, que se había dañado. Hasta los primeros días de enero el carro funcionó normalmente, pero luego la aguja de temperatura del tablero empezó a subir y noté que al revolucionar el carro bajaba su nivel normal. Lo llevé al concesionario donde después de cuatro días de pruebas me dijeron que era “aire en el sistema” y me entregaron el carro funcionando normalmente durante un viaje de aproximadamente 180 km. Luego de unos días, la aguja de temperatura del tablero empezó a hacer lo mismo, se subía pero al revolucionar el motor inmediatamente volvía a su nivel normal. Esto es frecuente en viajes, y lo que me llama la atención es que cuando la aguja sube el carro no bota humo ni se siente recalentado en el motor. Hace más o menos 15 días cambié el radiador y en el viaje de retorno noté que, aunque el problema sigue, en muchas ocasiones la aguja de la temperatura sube más o menos dos rayas y vuelve a su nivel normal por sí sola. Ahora he notado que me consume más agua de la normal y tengo que estar echándole refrigerante al menos una vez a la semana para que no le baje el nivel.

José de Jesús Alonso González.

Los termostatos no tienen sensores. Funcionan mecánicamente al contacto con el agua fría o caliente. Quién sabe qué le cambiaron. Para purgar el sistema, que podría ser una causa, solo se necesita que el motor esté frío completamente y en ese momento quitar la tapa del radiador, abrir el paso de agua caliente al radiador de la calefacción con el botón de mando de la consola, poner el nivel de refrigerante a tope, cerrar el radiador, completar el frasco y encender. Eso no se demora 4 días. Creo que de pronto perdió la plata del radiador, pues la falla que este podría presentar eran fugas, y salvo que esto pasara, no hay que meterle mano. Si alguna vez echa humo y tiene síntomas de fiebre severa, seguramente el motor ya está en crisis. Por lo pronto, haga una prueba de fugas del sistema con la herramienta apropiada porque el agua no debe desaparecer ni bajar de nivel. ¡El refrigerante no se gasta! Revise que el termostato funcione haciendo la prueba en un recipiente con agua hirviente para ver si abre bien, que la bomba de agua no tenga fugas (seguro le dicen que la cambie, pero mientras no fugue, ni tenga ruidos, lo único que puede hacer la bomba es trabajar bien). Hay que ver que el motor no esté generando más calor de la cuenta por problemas de chispa fuera de tiempo o mezcla incorrecta. Es posible que la pera del termómetro marque mal o el instrumento lea equivocadamente. En ese caso, hay que confrontar los datos con un termómetro externo.

 

Una espera de 13 años

Hace 13 años nació mi primer hijo y la alegría de su llegada coincidió con el inicio de la ampliación de la doble calzada en la autopista norte en el tramo Briceño-Tunja-Sogamoso. Por muchos años, semana tras semana fuimos testigos de los rápidos avances de la obra que por su extensión no era nada fácil. Sin embargo, fuimos muy pacientes con los inconvenientes que esta ocasionaba motivados por la esperanza de que algún día viajaríamos hacia el norte de una manera más eficiente y segura. Hoy mi hijo ya está muy crecido, a pocos años de terminar el bachillerato, mientras que aún, por diferentes causas, la obra no se ha terminado, y lo peor es que está causando enormes dificultades en la movilidad, especialmente los fines de semana, para quienes transitamos de regreso a la capital, más exactamente pasando el peaje de El Roble, cuando hay reducción a un carril. Hemos probado regresar a diferentes horas, inclusive tarde en la noche para evitar dicho trancón, pero se presenta hasta las 10:00 p.m. e inclusive más tarde. Me cuesta entender por qué, cuando aparentemente no faltan sino unos pocos kilómetros que atraviesan Tocancipá y Gachancipá, no han podido concretar la adquisición de los predios que faltan para concluir la obra.

¿Dónde está la eficiencia del Estado para hacer las expropiaciones del caso cuando se trata de una obra de prioridad nacional? ¿Cuánto tiempo más tendremos este suplicio al regresar a Bogotá cada fin de semana, cuando esta obra ya debería estar terminada hace rato?

Sergio Uribe Amaya.

 

Aceites para las motos

Hace unos meses compré una Kawasaki Z250. Los mecánicos me dicen que debo cambiar el aceite del motor cada 3.500 km, pero el manual sugiere cada 5.000 km y las especificaciones del fabricante del aceite dicen que su aceite sintético dura 10.000 km. No sé si los mecánicos lo dicen para que compre aceite más seguido o, como argumentan ellos, el aceite que se fabrica o se trae a Colombia no tiene las mismas especificaciones técnicas.

Miguel Cáceres.

Haga lo que dice el fabricante que sabe más que los mecánicos y recomienda esos servicios pensando en la mejor situación de trabajo para sus máquinas. También son mentiras que los aceites sean diferentes, ya que cuando están homologados y son de marcas reputadas su fórmula es absolutamente consistente en cualquier lugar del mundo. Si eso fuera cierto, habría que importar los aceites para todos los vehículos del país. Los aceites sintéticos se pueden usar más horas, pero eso depende de la calidad de los filtros que tenga y de que el aceite sea adecuado para el uso exacto de la moto, ya que muchas de ellas –la mayoría– trabajan con el mismo lubricante para la caja y el motor. Esto genera unas cargas diferentes entre los piñones de la caja, necesita muchos más aditivos antiespumantes, ya que la caja es como una licuadora y también genera limaduras por el roce y enganche de los cambios. Yo me quedo exactamente con lo que manda el manual.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.