Se creció la clase C de Mercedes Benz, más dinámica y con menos peso

La quinta generación de este automóvil es un vehículo más largo, más ancho, pero de la misma altura del modelo que remplaza a partir de esta semana en Colombia.

Redacción Motor

05:10 a.m. 03 de junio del 2014

Imágenes de los nuevos Mercedes Benz

Sin embargo, su comportamiento dinámico es superior y su peso se redujo en 100 kilos. Viene con motores de 1,6 y 2 litros y un rango de potencia de 154 y 210 caballos. Se ofrecen tres ejecuciones: C180 Limited Plus, C200 Exclusive y C250 AMG Line, desde 91,9 millones de pesos.

Desde hace 21 años, el ca­rro más popular y vendido de Mercedes Benz es el Clase C. En estas dos décadas acumula cinco generaciones, se han vendido 8,5 millones de unidades, y de la familia anterior, que estuvo vigente entre 2007 y el año pasado, se factura­ron 2,5 millones. Es decir, este carro es la columna vertebral de la marca alema­na, por ello es el crisol donde se funden todas las innovaciones, tendencias y estilos que definen y marcarán sus vehí­culos de los próximos años.

Por esta razón, el carro de la quinta generación del Mercedes Benz Clase C se reinventó, de principio a fin, y llega como un sedán que rompe con la tradi­ción estilística de la marca, agrupando valores como la elegancia, el lujo y el equipo y mejorando su comportamien­to dinámico y el confort, tanto en espa­cio como en manejo.

Estas palabras se traducen en cifras matemáticas precisas. El nuevo Clase C es 9,5 centímetros más largo y 4 cm más ancho frente a la cuarta genera­ción, y mantiene la misma altura. Así, mide 4,98 metros de largo, 1,81 de an­cho y 1,44 de alto, lo que lo lleva a tener una mejor postura deportiva y a contar con un mayor espacio interior, pues su distancia entre ejes se estiró 8 centíme­tros hasta llegar a 2,84 metros.

A pesar de este mayor tamaño, el peso total del carro es casi 110 kilos menor respecto a su predecesor. Esto se debe al aumento en la utilización del aluminio en la conformación de su cha­sis, que pasó de ser de un 10 por ciento a un formidable 50 por ciento. En esta arquitectura no solo se halló mayor li­gereza sino también mayor resistencia torsional, lo cual, además de proteger más a sus ocupantes, se traduce en un dócil comportamiento del Clase C para inscribirse en las curvas con precisión quirúrgica aunque quien vaya al vo­lante no sea un experto. Además tiene un centro de gravedad más bajo y un mejor perfil aerodinámico, dos ingredientes que le dan un sabor de­portivo único y permiten una con­ducción más intuitiva, además de menor consumo de gasolina. Y era lógico que si con el nuevo diseño querían atraer un público más ju­venil y deportivo, a esta estructu­ra de avanzada le correspondiera lo mejor de los trenes motrices y la suspensión para que su aspec­to no fuera solo una máscara sino que también hubiera concordan­cia entre cuerpo y mecánica.

El nuevo Clase C que llega al país estará animado con tres diferentes motores de 4 cilindros para gasolina y los mismos escalones de potencia. El carro de entrada lleva un mo­tor de 1,6 litros y 154 caballos de potencia y 250 Nm de torque, que se vuelven muy interesantes pues están disponibles desde las 1.200 vueltas, por lo cual se espera una buena aceleración en este carro. Pa­ra el segundo motor se aumenta su capacidad a 2 litros y con esto se dispone de 184 caballos de potencia y un torque máximo de 300 Nm al mismo número de vueltas. La edi­ción tope del Clase C será la C250, que tiene el mismo motor pero más animado con un paquete tecnológi­co AMG que le permite entregar 210 caballos y 350 Nm de torque.

Para acabar de afinar el conjunto motor, todos los motores tendrán acoplada la transmisión automática de 7 velocidades, 7G-Tronic Plus, que puede ofrecer un manejo seu­domanual, con levas en el volan­te, lo que permitirá una altísima eficiencia en consumo y al mismo tiempo un comportamiento muy deportivo y preciso. Esto también se explica con una cifra, pues el más rápido puede hacer de 0 a 100 en 7,3 segundos, y la velocidad tope del que menos corre es de más de 220 kilómetros por hora. Verda­deras flechas y más que suficiente animación para un carro familiar por excelencia.

Pero para complacer no solo al público joven que busca mayor di­namismo sino también a los más puristas de la marca, el confort de marcha tiene un nivel destacado y un trabajo de ingeniería en el que se combinaron ambas necesidades: ve­locidad y suavidad. Para ello se hizo una carrocería con mayor índice tor­sional –de nuevo gracias al masivo uso del aluminio– y se modificó el sistema de suspensión en el eje de­lantero, al cual se le incorporaron cuatro brazos que permiten una ca­si total perpendicularidad de las ruedas sobre el pavimento y así se maneja con total precisión en cada giro del volante y se aprovecha al ciento por ciento el agarre de las llantas.

Pero si alguien necesita un ma­nejo aún más atlético puede pe­dir una opción que baja la altura del vehículo 15 milímetros; o para quien necesita mayor comodidad está también de forma adicional el sistema neumático Airmatic, que ajusta de manera electrónica los amortiguadores y ofrece 5 diferen­tes estilos de conducción.

Por supuesto, la seguridad del nuevo Clase C está a la altura de su configuración mecánica. Cuen­ta con 7 airbags en la cabina, un enorme arsenal de asistencias para detener el vehículo –denominado Adaptive Brake–, entre las cuales están el ABS, el frenado de emer­gencia, función de secado de los frenos en condiciones de lluvia y control de arranque en pendientes, control de tracción, control de esta­bilidad, desacople de los pedales en caso de accidente y otros sistemas de serie, entre ellos el interesante Attention Assist, que monitorea el nivel de atención del conductor pa­ra sugerir una pausa.

Y para que el viaje a bordo tenga la misma elegancia, hay asientos con diferentes reglajes y ajustes con mandos eléctricos, un volante con mandos satelitales, sensor de lu­ces y de lluvia, aire acondicionado bizona, sistema de audio y entrete­nimiento con una pantalla HD de 7 pulgadas para conexión con Blue­tooth y navegación por Internet, solo si el vehículo está detenido; la opción de un GPS Garmin y la función Start&Stop del motor para reducir el consumo de combustible, así como un perfecto trabajo de insonorización.

En fin. El nuevo Clase C de Mercedes Benz se creció en todos los sentidos, di­mensiones y propósitos, y aunque no vie­ne con todo el arsenal tecnológico, por cuestiones de costos se organiza en tres versiones: la que apunta al público más joven, y es la oferta de entrada, en 91,9 millones de pesos, denominada C180 Limited Plus, que cuenta con el motor 1,6 y se distingue por la estrella en la parrilla y el techo corredizo. Un segundo escalón lo hace el C200 Exclusive, que llega en 117,9 millones de pesos y exteriormente se reconoce por la estrella encima del ca­pó y el marco de la parrilla más clásico y cromado. Y por último está el C250, que viene con el paquete AMG y llegará en poco tiempo a un precio de 151 millones. Así está la nueva Clase con la cual se reju­venece aún más la marca alemana.

Imágenes de los nuevos Mercedes Benz

Escultura deportiva

Este sedán tiene una pinta deportiva inocultable y toda la fuerza muscular la transmite su frontal, cuyo capó es más largo de lo normal y retrasa el habitá­culo en una postura muy atlética combinada con la importante inclinación de los parales. Además, la estética cambia según la parrilla, pues la más depor­tiva, C180 Limited Plus, tiene el logo de gran tama­ño integrado a la parrilla, mientras que la edición C200 Exclusive es más conservadora y clásica.

Reforma habitacional

La reforma estilística también tocó el interior del carro. Aparte de los materiales de mayor calidad y ter­minaciones finas, llaman la atención los asientos más envolventes y la adecuación de la consola central, a lo largo de la cual se acomodan simétricamente elemen­tos como las rejillas redondas de ventilación, el freno de mano, la pantalla digital y la palanca de cambios, de aspecto novedoso, en un conjunto muy llamativo, al punto que alcanza hasta los apoyabrazos en un solo elemento integral.

Head Up Display

Esta proyección sobre el parabrisas se estrena en este vehículo, pero por el mo­mento no estará disponible para Colombia. Con este dispositivo el conductor tiene acceso a información vital de conducción, como la velocidad, límites, autonomía y otros datos que se proyectan en el parabrisas, sin necesidad de despegar la vista de la carretera.

DATOS
Apelando al estilo ya visto en el clase a, el CLA y la GLA, Mercedes Benz busca que también el Clase C tenga nuevos clientes más jóvenes. De hecho, más del 60 por ciento de los compradores que adquirieron autos con este nuevo lenguaje de diseño se montaron por primera vez en la marca.

Para dar gusto a los más conservadores está la nueva parrilla con lo más vanguardista en aerodinámica, pues tiene levas que se cierran para mejorar su penetración aerodinámica. Solo en la versión C200 Exclusive.

El coeficiente de rozamiento del Clase C es de 0,24 cx, lo cual es sorprendente si hablamos de un sedán. Este logro aerodinámico también se acompañó de una notable reducción de ruidos al interior de la cabina.

Entre los sistemas de seguridad más interesantes está el Collision Prevention Assist Plus, que evita los choques por alcance contra un vehículo que esté detenido y cuando se circula máximo a 40 kph, o bien entre dos carros en movimiento hasta una velocidad de 200 kph.

Con la reducción del peso en la estructura de aluminio también se logró un consumo de combustible 20 por ciento menor que en el modelo predecesor y se mejoró la protección interior en caso de impacto.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.