Se creó un ente especializado para detener el robo de carros en Colombia

El pasado 17 agosto entró en vigencia el decreto 3110 del 2007, mediante el cual el Gobierno busca aunar esfuerzos y generar políticas claras en contra de este flagelo.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

¿Consejo Nacional de lucha contra el hurto de vehículos, partes, repuestos y modalidades conexas¿. Así se llama el nuevo organismo creado por el Ministerio del Interior y de Justicia, que será el responsable de ¿diseñar la política pública y coordinar la consecución de recursos técnicos y financieros¿ para ayudar a poner en cintura a quienes ¿se la tienen velada¿ al sector automotor.

Ese consejo lo presidirá el ministro o el viceministro del Interior y de Justicia, y estará integrado por funcionarios del Ministerio de Transporte y la Dirección Nacional de Estupefacientes; los directores de Aduanas, el CTI, la Dijín, la Unidad de Seguridad y Justicia del Departamento Nacional de Planeación y el director general operativo del DAS.

También formarán parte los presidentes de Fasecolda, Asopartes, Fenalco y la Andi, así como el gerente general del Instituto Nacional de Investigación y Prevención de Fraude (Inif), que será el encargado de la secretaría técnica del organismo.

Documento base
Según el informe, la acción de la policía fue determinante para bajar los índices de robo de vehículos (se redujo un 24 por ciento en Bogotá, entre el 2005 y el 2006).

Sin embargo, el reporte, llamado ¿Fundamentos de política pública para la formulación de un plan nacional contra el hurto de vehículos, partes, repuestos y modalidades conexas¿, elaborado por el Instituto Nacional de Investigación y Prevención de Fraude (Inif) para el Ministerio del Interior y de Justicia, dice que la lucha contra ese flagelo debe mantenerse en constante impulso.

¿Es por ello que se acentúa la necesidad y la importancia que tiene para la sociedad colombiana la creación de un plan nacional de lucha contra el hurto de vehículos, en el que se formulen estrategias, se realicen estudios y se efectúen gestiones de coordinación interinstitucional, que optimicen las intervenciones de las entidades públicas y privadas (¿)¿, añade.

Jairo Libreros, consultor encargado del proyecto del Inif realizó una serie de entrevistas con las principales entidades públicas y privadas que están directamente relacionadas con el estudio del fenómeno y, a partir de sus respuestas, elaboró un documento base que sirvió para redactar el nuevo decreto.

Sonaron, pese a todo
Como anécdota del proceso, los encuestadores encontraron que, al momento de solicitar información más detallada, las instituciones públicas cancelaban las reuniones o las atrasaban, porque ¿ninguna de ellas quiere compartir su papel misional con otras instituciones por temor a perder reconocimiento de su gestión o terminar subordinadas a otra entidad, sea pública o privada¿.

Sin embargo, y después de muchos ¿ires y venires¿, de encontrar las virtudes y los defectos de todos aquellos que tiene que ver con el estudio sobre el robo de vehículos, se propuso la creación de ¿una instancia colegiada que se encargue de la discusión, elaboración e impulso de los temas nacionales relacionados con el hurto de vehículos.

Cada uno de los entrevistados (Dijín, Sijín, Fiscalía, Fasecolda, Fenalco, Asopartes¿) lanzó propuestas acerca de lo que debe ser el control al robo en el sector automotor y se sinceró acerca de los vacíos que aún subsisten en su labor.

Finalmente nació, el 17 de agosto pasado, el decreto 3110 del 2007, que le dio vida al ¿Consejo nacional de lucha contra el hurto de vehículos, partes, repuestos y modalidades conexas¿.

¿QUÉ PROPONEN LAS AUTORIDADES?
Policía Nacional (Dijín). Para enfrentar mejor este delito, es necesario poner en funcionamiento el Número de Identificación Vehicular (VIN) con el fin de que pueda hacerse un mejor seguimiento y control a los automotores y las autopartes, y realizar un cruce de información entre diferentes entidades públicas y privadas del país para conocer y confrontar datos útiles en las investigaciones.

Policía Metropolitana de Bogotá. Hay poca colaboración del sector privado para enfrentar el hurto de autopartes. Dice que ¿si no se vendieran salvamentos (carros que han sido dados por el asegurador como pérdida total, por hurto o daño) o si concentrara más su venta, se podría hacer mayor control al flujo de autopartes.¿ Propone la penalización de la venta de repuestos de segunda, la reducción de aranceles para esas piezas, el endurecimiento de penas para delincuentes y más campañas preventivas.

Alcaldía Mayor de Bogotá. A través de su Sistema Unificado de Violencia y Delincuencia (Suivd), considera importante dar más apoyo a los pactos de Convivencia y Seguridad Ciudadana contra el mercado ilegal de autopartes y unir esfuerzos con Fasecolda, la Cámara de Comercio, la Inif, la Administración de Aduanas, Asopartes y la Policía Metropolitana, con el fin de diseñar estrategias conjuntas.

Fiscalía General de la Nación. Es la entidad más criticada, pues se encontró que, aunque sus funcionarios están comprometidos con el tema del robo de vehículos y autopartes, desconocen sus implicaciones y alcances y suelen generar políticas desde el escritorio, sin coordinarse con la Policía Judicial. En consecuencia, propone un mayor trabajo en equipo entre los fiscales y entre estos y las demás entidades encargadas del delito.

OTROS ¿PRIVADOS¿ INVOLUCRADOS
Fasecolda: reúne a las aseguradoras del país y tiene una cámara dedicada exclusivamente a los vehículos, que identificó cinco tipos de siniestros: pérdida total daño (PTD), pérdida parcial daño (PPD), pérdida total hurto (PTH), pérdida parcial hurto (PPH) y responsabilidad civil. Lo que más afecta a las compañías de seguros y a los propietarios de vehículos es el PTH.

Tiene tres estrategias claras: patios únicos para llevar todos los vehículos recuperados; establecer una red que conecte a diversas entidades para compartir datos útiles y establecer convenios con la policía para reducir ese delito.

Asopartes: lidera iniciativas para reducir el robo de vehículos y partes, ¿como pactos de seguridad en Bogotá, apoyo jurídico en la redacción de textos legales y cabildeo para lograr consensos administrativos interinstitucionales entre las autoridades encargadas de la investigación penal¿.

Propone crear una gran bodega de almacenamiento de partes hurtadas recuperadas con el fin de facilitarles a las autoridades sus operativos de rescate de autopartes. También considera que debe haber mayores sanciones penales para quienes cometen este delito.

Fenalco está interesada en el hurto de vehículos porque afecta directamente a muchos de sus asociados. Dice que es urgente eliminar la corrupción en ciertas entidades públicas, poner en marcha medidas para controlar el mercado de partes hurtadas y cumplir las normas hechas para enfrentar el hurto de vehículos y delitos conexos.

Cámara de Comercio de Bogotá: cuenta con una base de datos sobre delincuencia de todo tipo en Bogotá, suministrada por la Policía, con la que realiza un informe semestral sobre la problemática. En cuanto al hurto de vehículos, impulsa campañas preventivas y dicta talleres de autoprotección.

La entidad creó recientemente una mesa de trabajo con Colfecar y la Dijín para revisar las cifras de piratería terrestre y, junto a él, creó un programa llamado Vías Seguras para trabajar en la seguridad vial de la ciudad.

FRASE
¿Debe haber un trabajo de concientización en las principales 100 ciudades del país, exigir sistemas de seguridad para los vehículos, no excarcelar a los delincuentes, penalizar la receptación de partes robadas y establecer un mayor control en el comercio de vehículos¿.
Fasecolda

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.