Cruzando fronteras y abriendo mercados

Cruzando fronteras y abriendo mercados

Redacción Motor

01:12 p.m. 05 de febrero del 2013

Cuando se cerraron las puertas de comercio que estaban de par en par entre Colombia, Venezuela y Ecuador, la proyección y la dinámica de la industria nacional se vieron seriamente afectadas.

Esos tres mercados en pleno movimiento podrían generar fácilmente un total de 800 mil unidades, una cifra respetable y que les daría la sostenibilidad necesaria a todos los proveedores de las ensambladoras y las posibilidades de crecer y ser competitivos al tener una producción más masiva.

El cierre de las importaciones a Venezuela y las restricciones
en Ecuador desbarataron ese proyecto, pero, a pesar de todo, los colombianos no bajaron la guardia y entendieron claramente, dentro de sus posibilidades, que las fronteras para sus productos están más allá del vecindario.

Lo mismo les sucedió a muchas otras industrias en esos
momentos y a pesar del bajón súbito de sus ventas externas,
han recuperado su ritmo buscando comercio en otras latitudes.

Unas cifras escondidas de las estadísticas generales nos dan un buen ejemplo de lo que ha sucedido. El año pasado, Sofasa vendió en Colombia casi 44 mil unidades. Pero en el exterior colocó 29.430 vehículos, con un aumento del 71 por ciento respecto al 2011, lo que significó un crecimiento del 29 por ciento en su producción total, que ahora trabaja en doble turno.

La camioneta Duster fue su barco insignia en esas ventas, y contra todo pronóstico y el escepticismo de muchos, entre quienes me incluyo, en México se vendieron nada menos que 13.618 vehículos hechos en Envigado.

A Argentina mandaron 7.978, 2.869 a Perú, 2.049 a Ecuador, 1.531 a Chile, 775 a América Central y el Caribe, y 601 a la hermética Venezuela. Los modelos que viajan son Logan, Sandero y Duster.

El portafolio de Sofasa y su política corporativa mundial protegen muy bien el flujo de sus productos hacia otras agencias de la marca, pero de todas maneras no podrían vender de no ofrecer precios y calidad competitivos, cosa que por los resultados queda
comprobada.

Colmotores no es tan activo en el exterior pues solo vendió 1.300 piezas en Ecuador, especialmente camiones y Spark. Pero vendrá con otras velocidades pues ya terminó el montaje de la planta de estampado de piezas para las carrocerías de los Sail y Cobalt, con lo cual da el primer paso fundamental para pasar de ser una ensambladora a una fábrica completa de automóviles.

Además renovó todos sus modelos y seguramente con esa capacidad instalada y la necesidad de amortizarla saldrá de manera más agresiva a buscar compradores internacionales.

Que los hay, como lo prueba Renault. La CCA, que tenía mucha penetración en Venezuela, especialmente con el Mazda 6, con una importadora propia que la representaba, perdió ese mercado por las restricciones del gobierno de Chávez, y su presencia en Ecuador se diluyó. Apenas vendió 120 Mazda 3 en ese país el año pasado.

La situación de esta marca, con material comprado en Japón con un yen carísimo y modelos muy especializados, no le da una
posición competitiva en esos frentes.

Los ensambladores han perdido participación localmente pues son el blanco de más de 30 marcas que operan en el país tras la misma clientela. Pero se están defendiendo y tomándole ventaja y posición a lo que en algunos años será un mercado totalmente
abierto y sin protecciones, como lo diseñan los Tratados de Libre Comercio que vienen galopando.

Enterados de que su vida dependerá de su propia creatividad y desarrollo, se están defendiendo, y esa es una gran noticia
para la industria de autopartes, para el empleo y para la economía nacional en general. Y si algún día el comercio andino vuelve a tener la lógica con la cual se diseñó hace decenas de años, Colombia podría ser un jugador mucho más importante y ganador, pues en estos tiempos de crisis ha sacado las lecciones y estrategias necesarias no solo para sobrevivir o sostenerse, sino para crecer.

RECUADRO:

"COLOMBIA EXPORTÓ el año pasado 30.700 vehículos, de los cuales Sofasa puso la dosis más alta y abrió mercados desde
México hasta Argentina. Colmotores ya tiene lista la planta de estampado. El cierre de los mercados de Venezuela y Ecuador se convirtió en una oportunidad para crecer en otros frentes con estupendas perspectivas".

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.